El gobierno aplica terrorismo de Estado

El escabroso camino electoral está minado de una preocupante conflictividad que no tiene precedentes en Venezuela. La desigualdad social, la pobreza y la confrontación política exacerbada por el propio gobierno, alimentan la apatía electoral y la desesperanza. La ciudadanía está paralizada.

El llamado poder electoral brilla por su ausencia ante la necesidad de una fecha para las elecciones presidenciales y es el parlamento nacional, en la persona de Jorge Rodríguez quien se reúne con los partidos políticos para elaborar un cronograma electoral.

Surge entonces una pregunta: ¿para que carajo existe un poder electoral o CNE si el Parlamento nacional es el que está asumiendo el cronograma para las elecciones presidenciales?

Por dónde se mire, el gobierno en su desespero trata de crear un clima desfavorable al ejercicio del voto, pues sus cálculos numéricos indican que 8 de cada diez Venezolanos rechazan al actual presidente que es su candidato.

Ahora bien, aunado a la imposición de una "consulta de cronograma Electoral" entre chavistas y serviles tarifados, se persigue, reprime y encarcela a líderes de la oposición con posibilidades de derrotar a Maduro y al chavismo.

Hoy existen más de trescientos presos políticos en Venezuela. El más reciente, es el caso del secuestro de Rocío San Miguel, defensora de los derechos humanos y parte del equipo de la candidata inhabilitada María Corina Machado.

Lo más grave de esta situación es que sin prueba alguna y sin los debidos procedimientos legales, se priva de libertad no solo a Rocío San Miguel, sino también a su familia, prohibiendoles la salida del país y con régimen de presentación.

El gobierno es experto en crear el miedo y el terror, y ante cualquier amenaza ha su permanencia en el poder, no tendrá el menor escrúpulo para impedirlo. Las intimidaciones, persecuciones, acusaciones y detenciones, son apenas una muestra de la capacidad del gobierno para asegurarse el triunfo electoral sin necesidad de elecciones. De modo que con semejante terrorismo de Estado para acallar a la opinión pública, se reduce la posibilidad de realizar elecciónes competitivas que generen confianza en el electorado, estimulando la abstención en la población y de esta manera gobernar durante seis años más.

¡ Cosas veredes que no crederes !



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1171 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: