Operación pieles rojas nuevo milenio

Si no actuamos a tiempo, las lamentaciones serán demasiado tarde cuando ya no habrá nada que hacer. (José Tejada Maury).

La dolorosa extinción de los pieles rojas en país del norte del continente americano, aun cuando haya pasado cientos de años, jamás podrá ser borrada de la historia y se seguirá teniendo presente debido a que se trata de gobernantes prepotentes, mezquinos, racistas, supremacistas y genocidas y a pesar que nos incomode el término o la expresión no podemos desclasificarlos de verdaderos y peligrosos "terroristas", ya que esta expresión existe en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española y tiene aplicación en las diferentes lenguas o dialectos de los diferentes países y de sus culturas. Es decir, el término no puede ser arrogado por una potencia supremacista para endilgárselo a otros cuya forma de pensar o su gobierno no se someten a su lineamiento, ya que es más terrorista quien así asume tal parecer o condición, para así imponer su arbitraria e irreflexiva torpeza para cometer acciones infrahumanas y de violencia a nombre de la desacreditada libertad de los pueblos y a culmen de su prostituida democracia.

No sólo la guerra fue contra las pieles rojas para extinguirlos de la faz de la Tierra, también cometieron atrocidades contra los mapaches.

En 1861, el ejército de Estados Unidos comenzó una guerra contra Jerónimo con la intención de acabar con él y sus incursiones. Para lograr su objetivo, durante diez años las tropas norteamericanas perpetraron atrocidades de todo tipo contra las poblaciones apaches. En supuestas reuniones de paz, el ejército de EE. UU. asesinó a sus caudillos y les impuso como condición para poder salvar sus vidas la reclusión de su tribu en reservas.

Dentro de las nuevas estrategias ese plan de extinción y apoderamiento de territorios se ha venido ejecutando a todo lo largo de nuestra historia.

Utilizan a supuestos "filántropos" hoy convertidos en "pitonisas" para vaticinar una supuesta hambruna, mientras ejecutan acciones depredadoras para destruir la alimentación de los pueblos del mundo.

Atacan a la ganadería tradicional para imponer sus búfalos "perfeccionados genéticamente", ordenan sacrificios masivos de animales y destrucción de alimentos. Nos inventan falsas pandemias cuando les conviene paralizar la productividad con el fin de doblegar a la OPEP a bajar la producción de barriles de petróleo.

Se imaginan dentro de su paranoia que son los salvadores de la humanidad, cuando en forma hipócrita se dedican a sembrar miedo terror a lo largo y ancho del planeta, inventan farsas crisis climáticas mientras para justificarlas se dedican a efectuar toda clase de acciones depredadoras para justificar sus mentiras , se creen los seres perfectos , son depravados y genocidas, han usado armas de destrucción masiva y sembrado desolación y cuando se sienten acobardados buscan la solidaridad mundial a través de sus medios basura para ganar indulgencia vociferando que una guerra nuclear sería el fin de la humanidad, situación que no manifestaron cuando tenían el monopolio y la decisión de sembrar miedo, desolación y terror y usarla contra ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki .Lo más lamentable de esto es que Japón siga arrodillado y servil a quien tanto daño les hizo y siga aliado para pretender destruir a países que no son de su agrado.

Aterrorizan al mundo cuando un país busca su soberanía alimentaria para con sus desinformaciones acabarle la productividad.

Desprestigian especies nativas como el caracol que sería una fuente proteica para solucionar la hambruna en algunas regiones del planeta.

Desprestigian a las abejas a través de sus medios estercoleros (abejas africanas: asesinas) y al no lograr sus objetivos obligan a usar pesticidas para que la alimentación nativa y orgánica vaya desapareciendo, mientras a través de contratos leoninos(TLC: Tratados de Libre Comercio) nos llenan de basura tóxica de sus "alimentos y semillas certificadas" las cuales vienen esterilizadas con el objetivo de controlar la alimentación para así ir reduciendo a las poblaciones, para cuando ellos invadan hacerlo de la forma más elegante y decente y no emplear las estrategias de violencia utilizadas contra los piel rojas, apaches y otros.

Donde está su presencia ocurren cosas extrañas e inexplicables para el sentido común y para el mundo académico: desapariciones, robo de niños, tráfico de órganos, aberraciones, descomposición de la sociedad, devengamiento y degrada miento moral, estupefacientes y cantidad de situaciones que destruyen al ser. Como decían mis abuelos:" la maldad en pasta". Academia al servicio de la mentira con sus "especialistas 2 entre magísteres y PhD. Desaparece el raciocinio y se reemplazan a la bibliografías de biblioteca los medios corporativos que incesantemente difunden mentiras ,fraudes y engaños para sostener sus mercados basuras y depredadores.

El mundo académico, el político y la sociedad en general sólo se arrodillan ante estos bandoleros que se creen y se sienten amos y dueños del conocimiento. Sólo ellos son los únicos dueños de la verdad que imponen a los genuflexos e idólatras ignorantes que los ven como dioses, cuando la historia los señala como criminales de la peor calaña.

La guerra por la liberación del mundo de una madriguera de los nazis fascistas en Ucrania destapó algo que los medios arrodillados callaron, como ha sido el descubrimiento de laboratorios para guerra biológica y bioterrorismo. De eso no se ha vuelto a hablar.

Que nos dejen en paz, que se vayan de nuestros territorios para que la naturaleza vuelva a reverdecer, los ríos se recuperen y la agricultura nativa tradicional vuelva a florecer, que las aves, los peces y todas las especies puedan vivir libremente y en paz como lo es el propósito de la existencia, vivir la vida en armonía y no con el germen de la envidia por el progreso de nuestros pueblos , que las nevados recuperen sus nieves, que no se sigan secando los ríos y quebradas y que por favor no nos contaminen más los suelos, el agua y nuestros territorios .El plan piel roja nuevo milenio debe ser erradicado a través de la voluntad libre y soberana de nuestros pueblos, porque se mantiene vivo con otros matices.

Son tan descarados que no tienen vergüenza ni les importan los epítetos ya que consideran que sus crímenes y todas las acciones perversas son bienaventuranza para la humanidad.

¡No más por favor, ya basta, lárguense de nuestros territorios, parásitos infernales ¡



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1976 veces.



José de Jesús Tejada Maury

Investigador científico y escritor

 jotema044@gmail.com

Visite el perfil de José de Jesús Tejada Maury para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas