Cuidado con los cantos de sirena de los que ya se entregaron, a otro perro con ese hueso

Jubilación prematura

Domingo , 05 de junio de 2022.- El tema me picaba desde hace tiempo en la ñema de los dedos de ambas manos, ya que es un concepto y un valor muy arraigado en la psiquis colectiva de muchos de nuestros conciudadanos.

Sobre todo, a los que por razones de edad y de presión social y de la familia, ya nos toca, dicen ellos, y que nosotros, los afectados, nosotros que aún estando enteritos, nos empatuflamos antes de tiempo y paramos el tren de una vida plena, y así, casi automáticamente, terminamos creyéndolo y actuando como se nos impone.

Vemos entonces, este extraño fenómeno, de jubilados y jubiladas prematuros, algunos en el fin de sus cuarenta, de sus cincuenta o sesenta quienes en plenitud de sus condiciones, con experiencia y fuerza comprobadas, pasan a formar parte del ejercito de reserva del país, en mi concepto, personalísimo, de forma prematura a menos que estén enfermos.

Algunos porque están cansados o por seguir la corriente que los arrastra o simplemente por flojera, vaya usted a saber por qué?

Jubilación o retiro, como también se le llama, fulana o fulano no están haciendo nada, están retirados, ah y eso de que no hacen nada no suele ser cierto, sus hijos e hijas suelen endosarle algunas diligencias o actividades con los nietos.

Se retiran ya sea porque formalmente les toca retirarse de acuerdo a las normas institucionales que nos rigen, que seguramente deben ser y en su momento serán sometidas a una exhaustiva revisión o porque eso es lo que casi todo el mundo hace a nuestra edad, así razonan mecánicamente.

Un amigo, mayor y estudioso por demás, de esos que no se retiran nunca, lo que hace es trabajar, me insiste que es un asunto eminentemente cultural, que responde a una concepción del mundo y de la vida que él llama etapista.

Así es la cultura en que nos ha tocado vivir, razona.

La vida es una sucesión de etapas perfectamente definidas y que debe ser vivida de acuerdo al código establecido, al pié de la letra, sin protestas, ni incomodidades de ningún tipo y en casi perfecta aceptación y felicidad infinitas, esa es la norma.

Pero recuerda, me aclara, que hay en este planeta que nos contiene, otras culturas que permiten y promueven la creatividad de sus adultos mayores sin enterrarlos en vida ni someterlos a una paralización indefinida, manteniéndolos prácticamente esperando solamente morirse, mirándose pasivamente las caras.

Y les añado: no se les olvide que casi todo está diseñado para que colguemos las armas antes de tiempo, entonces, atentos y despiertos.

Cuidado con los cantos de sirena de los que ya se entregaron, a otro perro con ese hueso.

A los que estamos dentro de ese rango les digo: no se dejen engañar, caminen a su ritmo pero caminen, pónganse moscas, defiendan sus derechos, manténganse activos y no se dejen someter.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 979 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad