Vejez en nuestro país ha llegado a la suprema precariedad

Unos cuantos días estuve, como decimos coloquialmente, echando cabeza, para poder plasmar unas cuantas líneas sobre la longevidad o vejez, pues llegar a viejo, causa un sin número de interrogantes, positivas y negativas, comienzo por recordar la letra de una canción de un llanero de Cojedes, mi tocayo Teo Galíndez, cuyo título es: ‘’En Verdad Vale la Pena Llegar a Viejo’’. Recuerdo, que, en una ocasión, ya yo pasaba de los 60. mi hijo Vladimir, que tiene pasión por el canto y la música, cantó esta y me la dedicó en un reencuentro en San Cristóbal, siempre la tengo presente, por lo menos canta y toca el cuatro, y además de la música llanera también canta otros géneros, aunque se fue por el oficio de comerciante, que en el correr del tiempo entrelazó con la profesión de Abogado, hoy, profesión casi neutra como otras tantas, ante la situación crítica de nuestro país, con más rigor desde hace unos ocho años, y con el virus mundial, nos terminamos de complicar.

Recuerdo también a mi hijo Einstein, que, en mi cumpleaños 80, me dedicó la canción de Piero ‘’Mi Viejo’’, con mariachi y todo, él, profesional de las artes navales, debió retirarse por la puerta grande e irse con su esposa e hijos a buscar otros derroteros en otra latitud, hasta ahora ha logrado objetivos y metas trazadas, las que logró aquí en nuestra patria y se le desmoronaron; por eso emigró, pero también por las variables tan comprometedoras que nos acecharon a todos, los viejos ya no podíamos irnos, y aquí estamos aguantando los vendavales, porque la edad se nos vino encima, y, solo resignados a vivir los designios de la naturaleza, pues estamos más cerca del sepulcro. Recuerdo y agradezco mucho al equipo de APORREA, que publicó mis testimonios, vivencias y pensar en mis 80 años, así como a mi hermana Zonia, y demás familia por ese alto que hicieron para acompañarme en este año crucial de la vida. Nuestras expectativas siempre se cifraron en que llegaríamos a viejos con anhelos muy lejanos de tener que sufrir el despojo de todos nuestros derechos de seguridad social, ganados con luchas y sacrificios, durante nuestros años de trabajo, recuerdos me pasan cuando aún trabajaba en la Administración Pública, y fui testigo de las luchas de los adultos mayores por una jubilación y una pensión, que permitiera pasar una vejez con la atención médica, las medicinas, y que los emolumentos fueran a satisfacción acorde a los tiempos y sus variables.

En verdad vale la pena llegar a viejo, aunque cueste trabajo como la canción de ese gran compositor y cantor, sin, embargo es un orgullo, llegar a viejo mi hermano, poco a poco caen encima los inviernos y veranos, esa hermosa juventud se va marchando, la fortaleza se pierde, la vista se va opacando, el tiempo no se detiene, poco a poco el cabello se va blanqueado, esa hermosa juventud del hombre se va marchando, pero hay que seguir el rumbo que el destino le ha marcado. Algunas coplas o letra de esa canción, que nos da ánimo, pero que, nos encontramos con fuertes barreras para una vejez tranquila, sosegada, sin esperar ser un mendigo del Estado, quien por ley debía retribuir lo indispensable para la mayor suma de felicidad posible.
Y refiere que es un orgullo tener a los hijos, nietos y la vieja a su lado, que la brisa que ha pasado no vuelve por esos lados, prosa poética sin duda, pero encierra realidades, como la de llegar a viejo no es nada fácil, cuantos tropiezos nos hemos encontrado en la vida, y todos fueron vencidos, llegamos a viejos con la esperanza de que un Estado para el que trabajamos, nos retribuyera, lo que aportamos para la jubilación y la pensión, hubo logros sin duda, la Ley del Seguro Social que comenzó en 1944, en 1946 reformada, hasta 1966 que se elabora una nueva ley, pero manteniendo parámetros de beneficio social que desde sus comienzos tenía, y se fortalecieron los beneficios, con las pensiones y otras mejoras, que a pesar de ser ley, se dificultaba que se cumpliera a cabalidad.

Por esas razones los viejitos debieron lanzarse a las calles en décadas de finales del siglo pasado para luchar por el pago justo de sus pensiones, nunca por cierto incrementaron los montos a pesar de las constantes variables socio-económicas, siempre alegaban crisis económica, y las crisis o los platos rotos siempre ha sido sacrificio de la clase trabajadora, sin embargo aún el Hospital del Seguro Social brindaba atención aunque no fuera integralmente, la verdad que, siempre las luchas, por convencer a los gobiernos de turno para atender todo lo relacionado con las justicia social, y lo concedido por leyes de trabajo y las mismas del IVSS; nunca fueron tareas fáciles, siempre las negativas, indispensable era exigir y hasta protestar, aún con los riesgos represivos.

Uno mismo como funcionario por más de 28 años en el otrora MSAS, organizamos un Sindicato de Empleados Públicos cuyas luchas eran por el médico, las medicinas, sueldos y salarios justos, convenciones colectivas, pues trabajando en el Ministerio que brindaba salud, no teníamos esos beneficios, a duras penas los gobiernos de turno fueron soltando riendas, pero a costa de muchos sacrificios, pues recordemos el arrebato de las prestaciones sociales y en agenda la eliminación del Seguro Social, hubo cambios de gobiernos por crisis, y las promesas para el rescate de las prestaciones, mejorar la ley del Seguro Social, y en la nueva CRBV, lo sabemos se sentaron las bases para jubilaciones, pensiones, seguridad social integral, comenzaron pues, a restablecer reivindicaciones enajenadas, que hoy tenemos nuevamente enajenadas.
De repente otra fuerte crisis, y, quienes pagamos los platos rotos, los trabajadores activos, jubilados y pensionados de la Administración Pública, las justificaciones llovieron, guerra económica imperial, luego bloqueo económico imperial y sus aliados, también contribuyeron a profundizar la brecha los liderazgos de partidos contrarios al gobierno, juntos en pugna radical, dieron armas al enemigo, y, el gobierno de la llamada ‘’Revolución Bolivariana’’, que obtuvo una bonanza petrolera, y hubo dinero para hacer de Venezuela una Potencia, eso quedó en los planes y programas de la patria, el dinero se volvió sal y agua, porque no se invirtió en progreso reproductivo, como era sembrar esa bonanza petrolera con el fin de acabar con la dependencia imperial o foránea, crear fuentes de empleo, fomentar la industria agro-alimentaria, superar esas viejas rémoras como ha sido costumbre histórica, pero nada nos hundimos nuevamente en el Excremento del Diablo, lo sentenció el Padre de la OPEP cuando se derrochó la primera bonanza petrolera en década de 1970.

A MIS 82 AÑOS MI MENTE NO LOGRA ADMITIR TANTA REGRESIÓN DE LO QUE POR LEY NOS PERTENECE
Hoy día, con los pocos de nuestra generación, que uno logra hablar, la coincidencia es recíproca en el sentido de considerar como inauditas las medidas tomadas por el Gobierno Nacional, en nombre del Estado, para soslayar nuestros derechos sociales, económicos, la seguridad social y los beneficios que nos aportaban: el seguro colectivo de HCM, seguros de vida, funerarios, pagos de honorarios médicos, medicamentos, hospitalización en clínicas privadas, porque los hospitales públicos desde hace muchos años (décadas), dejaron de atender en forma integral al pueblo y mucho menos a trabajadores de la Administración pública, ni siquiera el que fuera el Hospital del Seguro Social, que desde hace unas cuantas décadas también dejó de atender, incluso a sus asegurados, la atención sigue siendo precaria, así esté contemplada en la Ley Máxima y sus leyes derivadas, y, que también en los constantes discursos gubernamentales se hace alarde de la gratuidad de la salud pública, la realidad es otra, cuantas veces se van a morir menesterosos en camas hospitalarias de esas Instituciones, cuyos objetivos se cumplieron a medias en épocas idas, ahora solo para encontrar cama y esperar la muerte, salvo que la familia pueda costear medicinas costosas, que no las hay en hospitales, no porque ahí no haya personal médico y paramédico aún con vocación de servicio que atiendan, sino que no hay incentivos, dotaciones, además de los míseros sueldos y salarios de los trabajadores de la salud.

SÍ NO FUERA POR NUESTROS HIJOS TAL VEZ MI COMPAÑERA Y YO ESTUVIÉRAMOS EN EL INFINITO…
Los dos exfuncionarios públicos, servimos 25 y 33 años, jubilados y pensionados, menos mal que el Dios de la Naturaleza nos apuró los males, los dos fuimos objeto de delicadas cirugías por enfermedad, contábamos aún con el Seguro de HCM, colectivo, el mío, y la tenía a ella, porque esta como exfuncionaria incapacitada, pensionada del Ministerio de Salud, antiguo MSAS, no tenía esos beneficios, mientras yo como jubilado primero del Ministerio de Planificación, luego de Finanzas, contaba con todos esos beneficios, y los dos nos beneficiamos, de cirugías de ojos, columna, vesícula etcétera, la última vez que fue en 2016 que me sometí a una cirugía, ya el Seguro HCM, no cubría una operación de más de cinco millones de bolívares, mi hijo que como Hidrólogo en PDVSA, tenía ese beneficio, su seguro me cubrió la cirugía de la próstata, que por cierto se complicó y estuve en Terapia Intensiva, y se gastó más de los presupuestado.

Pero fue el último beneficio, pues mi hijo ya pensaba renunciar a PDVSA, porque también fue víctima del despojo de sus beneficios reivindicativos y ya no le alcanzaba para mantener a su familia, por eso se fue del país, hoy cuando puede nos da la manito, como una hija y su esposo, que viven cerca de nosotros y nos auxilian, otra hija Ingeniero , también se fue del país junto con su esposo, ingeniero él, cuando pueden, tienden una manito, un granito y otro granito ayudan a subsistir; otro hijo que cuando pudo nunca escatimó en ayudar, pero la crisis lo fue descapitalizando, profesional, comerciante y que tenía su vida bien planificada y sus ingresos le alcanzaban para ir reinvirtiendo y obteniendo mejores condiciones de vida, pues hoy tiene que trabajar al doble para apenas subsistir con su esposa e hijos, y, así como uno, cuantos millones de viejos, de jóvenes siguen batallando para sobrevivir, si no fuera por esas ayudas, imposible cubrir necesidades con míseras jubilaciones y pensiones.

UN PAÍS PRIVILEGIADO POR LA NATURALEZA CON TANTAS RIQUEZAS DERROCHADAS NO SEMBRADAS

Si los líderes gobernantes de los últimos 63 años, que, según propaganda de imagen, se hicieron calificar de grandes demócratas, de bastiones fundamentales de la ciencia política y por ende de la gobernabilidad democrática, salvadores de la República, lucharon contra la última dictadura porque según ellos, era una tiranía y no admitía la libre confrontación de ideas políticas, esto solo era posible en ‘’DEMOCRACIA’’, y estos líderes sin excepción de ideologías políticas o religiosas, prometieron al pueblo o la sociedad venezolana gobernar conforme a la ley suprema y demás leyes, promesas múltiples que hicieron en sus ‘’PLANES DE LA NACIÓN Y PLANES DE LA PATRIA’’, evaluaciones no admiten, porque muy poco de lo contemplado para el bienestar, pan trabajo, libertad, y la mayor suma de felicidad posible, han sido realidad, por el contrario naufragaron en capitanear el barco de la República.

Las evidencias son tantas, que solo estamos hablando del soslayar de la CRBV, la LOTTT, en materia laboral, porque al privarnos de beneficios que eran ya derechos legales, nos han sometido a una regresión de casi un siglo, es decir quedamos neutros, en cero beneficios laborales, las luchas de 1930, que a pesar de la dictadura de Gómez, por lo menos los Maestros logaron organizarse y conseguir reivindicaciones y después en 1936 con la primera Ley del Trabajo, se comenzaron a dar beneficios a la llamada otrora clase obrera con contrataciones colectivas, y luego las luchas de empleados públicos que algunos avances logramos, para que, de la noche a la mañana un Ministro anuncie una Resolución o Decreto de Despacho, que la Convención Colectiva y todo los derechos que activos, jubilados, pensionados devengábamos en retribución legal y por el trabajo de tantos años de servicio y los pagos descontados para que en la vejez pudiéramos vivir, no como ricos o con mucho confort, pero sí con jubilaciones, pensiones, sueldos y salarios tal cual contempla la LEY SUPREMA, que permitiría cubrir las principales necesidades de alimentación, vivienda, pagos de servicios públicos, que no son gratuitos como quieren hacer ver, que se pagaba poco, pero se pagaba, porque ahora están siendo aumentadas sus tarifas, y muchas veces los servicios no satisfacen a plenitud.

En ese sentido, yo, ciudadano con derechos y deberes constitucionales, por lo menos tengo el deber y derecho de elevar estas quejas ante los responsables del Ejecutivo Nacional y Poderes con competencias constitucionales para que cumplan con las leyes, pues estos derechos adquiridos no pierden su legalidad, por el contrario se va acumulando una deuda por pagos congelados al margen de la CRBV, son acreencias que no prescriben, y desde el 2017, tienen compromisos que dejaron de honrar con la clase trabajadora, activa y pasiva de la Administración Pública; pensarán que el Estado es omnipotente, que goza de plena inmunidad y está salvo de cumplir sus compromisos legales. ¿Será el Estado o los altos funcionarios? Que, según la CRBV, tienen competencias, responsabilidades y deben responder por sus omisiones, ante la misma CRBV, que dice: (art.139), que el ejercicio del Poder Público acarrea responsabilidad individual por el abuso o desviación del poder o por violación a esta Constitución o de la ley. Pues lo que vivimos es violación a las leyes.

REPÚBLICAS ENCOMENDADAS POR EL LIBERTADOR PARA LA GRANDEZA PERO PRESAGIÓ LA ANARQUÍA…

Como expresara Bolívar cuando asumía la Administración de Colombia, ‘’En vez de encontrar una República que gobernar, he hallado un esqueleto que reformar, dejé a Colombia, si no rica, al menos con crédito, y ahora la encuentro empeñada y pobre: esto sería lo de menos si la discordia no la dividiera y las pasiones no la precipitaran. ‘’Haré lo que pueda en bien de la nación’’, la época de hacer milagros ha pasado ya’’.
Y de Venezuela Bolívar escribe a Urdaneta. Ya no queda duda de lo que tanto hemos dudado con respecto a Santander. Ya está visto que Venezuela y yo somos el blanco: mis amigos son tenidos como enemigos de la patria y la libertad: se me presenta como un tirano y ambiciosos porque procuro los intereses del pueblo; se me insulta y aborrece porque he evitado la guerra civil en Venezuela y ahora que esta arde en el Sur, la soplan para que nos consuma…¿Veremos por tierra el edificio de la Patria, derribado por la mano de la envidia? No se equivocó Bolívar, traiciones desde el miso Congreso, la cizaña predominó por parte de los traidores, que no podían admitir que la gesta emancipadora se consagrara desde su nacimiento, era menester frenar los avances republicanos, y bien lo sentenció el Libertador ya en su lecho de enfermo, con sus sabias frases, que plasmó para advertir de las malvadas intenciones de quienes fingieron estar de su parte, ‘’Cuando cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al Sepulcro’’ esta uníón no ha ocurrido en 200 años y así sigue la Patria hasta nuestros días. Recordemos aquellas frases ‘’He arado en el mar’’ o aquella: ‘’La anarquía os devorará’’.

EN LA CRBV EL CAPÍTULO V DE LOS DERECHOS SOCIALES Y DE LAS FAMILIAS EL ARTÍCULO 80 LA ANCIANIDAD

El Estado garantizará a ancianos y ancianas el pleno ejercicio de sus derechos y garantías. El Estado con la participación solidaria de las familias y la sociedad está obligado a respetar su dignidad humana, su autonomía y les garantizará atención integral y los beneficios de la seguridad social, que eleven y aseguren su calidad de vida. Las pensiones y jubilaciones otorgadas mediante el sistema de seguridad social no podrán ser inferiores al salario mínimo urbano. A los ancianos y ancianas se les garantizará el derecho al trabajo, acorde con aquellos y aquellas que manifiesten su deseo y están en capacidad para ello.

Uno dentro de sus elucubraciones, su pensar en lo mejor para todo el conjunto de habitantes de un país, como el nuestro, lee los planes, las leyes, y en lo profundo del pensar, no encuentra razones por las cuales los gobiernos a través de sus líderes hayan incumplido con los fundamentos esenciales para el progreso de un país con todos los recursos y materia prima para dar a su pueblo, lo que prometieron. Nos imaginamos e interpretamos que, según estos preceptos constitucionales, y, siendo puntuales en relación con el bienestar de los ‘’adultos mayores’’ o ancianos, hayamos llegado a un estado de ‘’PRECARIEDAD’’, pues ni tan siquiera JUBILACIONES Y PENSIONES acordes a la ley, mucho menos lo de seguridad social. Cuando debiéramos tener por lo menos en cada Entidad Federal o Estados, ‘’CASAS U HOGARES PARA ANCIANOS’’, estas dotadas de todas las instalaciones indispensables para albergar y proporcionar felicidad a ancianos y ancianas: bibliotecas, talleres para desarrollar oficios sencillos, ejemplo: carpintería, zapatería, costura y otros, incluso terrenos para pequeñas granjas donde se produzca para el sustento de dichas casas, teatro acoplado a sus necesidades y capacidades de quienes hayan trabajado el arte pero adecuados para que quienes, aun puedan trabajar y aportar para el autofinanciamiento de sus casas hogares o ancianatos.

Pero nada, quienes gobiernan y aspiran a gobernar, se olvidan de los viejos, al punto que en el 2015 se habló mucho de ir recortando los presupuestos para las subvenciones de los longevos, la OMS, el FMI, un Primer Ministro Japonés, y, otras Instituciones privadas y de Estados se pronunciaron que los recursos ya no daban para pensiones, medicinas y sostenimiento de los seniles en el mundo, mucho se dijo, hasta escribimos en APORREA en el 2015 con datos de declaraciones de funcionarios o personeros de los distintos entes que se pronunciaron en contra de gastos para inactivos, tanto que recordamos en España, intentaron modificar las pensiones y las edades para otorgarlas y así en otras partes, los viejos de ambos sexos y edades se lanzaron a protestar, no obstante muchos fueron hasta despojados de sus viviendas en España.

Acaso no es una paradoja semejantes intenciones, sacrificar lo humano, para incrementar los gastos en armas de destrucción masiva, en tecnología para el mal, hasta agotando la Naturaleza extrayéndoles sus recursos naturales en forma indiscriminada y desequilibrando ecosistemas, todo para el súper dominio por medio de la guerra y sus inventos de destrucción, hasta la guerra biológica, bacteriológica, química, psicológica y hasta espacial, para esos menesteres los obnubilados del mundo disponen de todos los recursos económicos e invierten en ciencia al servicio de la autodestrucción, hasta nuestros pequeños países disponen de los recursos de la naturaleza para el armamentismo, porque las pugnas por el poder y su hegemonía ideológica prevalecen ante aquello de dar la mayor suma de felicidad posible.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1424 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social