Binóculo Nº 438

¿Reforma del Poder Judicial?

Una de mis afirmaciones y por las que he debatido por años, es que hay dos perversiones que son inherentes al sistema capitalista y que en tanto no se combata, no se aborden en profundidad y en serio, no es cierto, ni que habrá revolución y mucho menos que habrá socialismo. Son dos perversiones que en su esencia son la base y la consecuencia de todas las demás; y, además, la razón única por la que se produce la injusticia social. Una, es la propiedad de la tierra, y es algo que debe investigarse desde el principio. No de la forma que se hizo, quitándole veinte hectáreas a un pobre diablo o un pequeño productor que a sangre y sudor levantó lo que tenía. Me refiero al poder de la tierra como tal, a los suprapoderosos que son dueños de miles de hectáreas de tierra cuyo origen, con toda seguridad y en su gran mayoría, es producto del robo, la incautación, el saqueo, y etc.

La segunda perversión es el derecho como arma para someter "jurídicamente" a los pobres. Este derecho romano, jamás estará derecho. Siempre se torcerá a favor de los ricos y los poderosos; y por supuesto, a favor del Estado. Pero siempre estará en contra de los pobres. Y no puede ser de otra forma, porque el derecho fue creado por los propietarios de los medios de producción para someter "legalmente" a aquel que protestara, a aquel que reclamara sus derechos. Porqué pretender que ese derecho estaría a favor de los pobres.

Esos son los dos tropiezos fundamentales que tiene cualquier deseo de hacer una revolución. Los que, una vez reconceptualizados, reestructurados, con nuevas teorías, más adaptadas a la realidad, permitirían que avanzara la sociedad hacia algún camino. Lo demás es pura paja.

Traigo el tema a colación porque Nicolás acaba de anunciar la creación de "… una Comisión Especial para la conducción de la Revolución Judicial en todo el Sistema de Justicia venezolano".

Destacó el presidente que dicha Comisión estará presidida por el diputado Diosdado Cabello, (quien no es abogado), la vicepresidencia estará a cargo de la diputada y primera combatiente, Cilia Flores, (quien sí es abogado y de las buenas); y la secretaría Ejecutiva, estará en manos de la doctora y magistrada del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Lourdes Suárez Anderson, presidenta de la Sala Constitucional del máximo tribunal.

"Ellos tres serán núcleo inicial de esta Comisión Especial, que tomará las riendas de una Revolución Completa de la Justicia… En las próximas horas anunciaremos la conformación completa de esta Comisión Especial que tendrá que rendir cuentas al Consejo de Estado", Dijo Maduro.

Y además destacó que esa Comisión Especial tendrá un plazo de 60 días para que solucione de manera profunda, de raíz, con justicia y sin impunidad, cualquier condición de hacinamiento en los centros de detención preventiva del país y regularice el paso a centros penitenciarios de todo el personal y detenidos que estén siendo juzgados por los tribunales. Lo cual es imposible, agrego yo.

"60 días estamos dando, cayendo y corriendo. Por eso hablo de una revolución profunda y acelerada", sentenció el dignatario.

El Mandatario Nacional dijo que la primera gran conclusión del Consejo de Defensa realizada este lunes, es la necesidad que posee Venezuela de hacer la revolución profunda y acelerada del Sistema de Justicia, que se inicia a partir de este lunes, para readecuar y actualizar todas las leyes para una justicia eficaz, a tiempo, y que Venezuela tenga un Estado robusto e instituciones que respondan.

"Y tenemos cómo hacerla, sabemos y queremos hacerla y la vamos a hacer", concluyó Nicolás.

Bueno, deseos no empreñan. Como diría Chávez.

El Poder Judicial es tal vez la institución más podrida del país. Todo el mundo lo sabe, no es un secreto. El nivel de cinismo y de inmoralidad llegó a tales niveles que usted ve a jueces, alguaciles y secretarios negociando con los familiares de los detenidos en cualquier pasillo de un tribunal o del Tribunal de Justicia, en el caso de Carabobo. Un detenido que no tenga dólares para pagar, su traslado, su prisión, su llevada ante los jueces, queda a la buena de Dios. Las cárceles venezolanas están llenas de presos que no saben por qué están allí. Hay presos que llevan años en la cárcel sin que le hayan dictado sentencia. Es parte de las aberraciones de un sistema judicial podrido en lo más profundo, con una metástasis que ha sido indetenible.

Y, además, está claro que el Poder Judicial tiene que reiniciarse, desde el principio, y que eso pasa incluso por reformar todo el sistema penitenciario, que está igual de podrido.

El mundo judicial es una putrefacción total. Chávez lo sabía e intentó meterle la mano y no pudo. Las mafias internas boicotearon todo.

La propuesta de Nicolas y su exigencia en la concreción de los hechos, serían un paso trascendental para el avance de este proceso. Pero estoy creyendo que parte de los asesinos de Chávez, estaban allí en el Poder Judicial.

Es mi opinión que todo eso no pasará de un simple deseo, aunque mi aspiración más profunda es que ocurra. Con ello podríamos decir que arrancamos un proceso y que vamos a la revolución.

Caminito de hormigas…

Celebro que mis amigos y camaradas, los profesores Dalia Correa, Ofman Bolívar y Carlos Niño, hayan decidido postularse a cargos de elección. Son trabajadores, formados, estudiosos, verticales y sobretodo honestos y comprometidos con este proceso que algunos se empeñan en llamar revolucionario. Ellos tienen todo mi apoyo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 593 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: