Diario de una Cuarentena: Capítulo Ciento Setenta y Siete

Sobre el tema de los emigrantes de Venezuela

He podido comprobar cómo gente de la que uno menos se espera, se toma la gentileza de leer tus modestos aportes, e incluso sugerirte temas. La presente entrega de esta columna tiene que ver precisamente con esto que estoy señalando acá.

Hace algunos días pude toparme con el correo electrónico de una persona identificada como Luis R. López, quien textualmente me señaló lo siguiente:

"Pana, escribes mucho del covid, ta bueno, haber cuando escribes de los emigrantes exiliados que vivimos fuera del pais, soportando agresiones, vejaciones y demás, y que como en mi caso, estamos lavando pocetas en Mexico. Un saludo bolivariano..."

Y acá está mi respuesta para ti estimado Luis.

En primer lugar, lamento mucho que estés en México lavando pocetas, porque seguramente debes ser parte de todo un ejército de profesionales que han salido del país debido a la difícil situación que estamos atravesando, pero obedeciste tú a la campaña que nos venden que todo lo que está en el exterior es mejor que la del propio país, que Venezuela. Y por tus cortas líneas, seguramente estas pasando muchas más penurias allá que aquí.

En segundo lugar, debo informarte que tengo dos hermanos que son emigrantes: Uno es contador público, casado y sin hijos hasta ahora, y está en Chile y el otro se fue con su esposa e hijos y vive en Perú, incluso tuvo una hija allá. Por lo tanto, afortunadamente a ambos les va muy bien en los destinos que eligieron y no se quejan. Es en ese sentido que he tratado de sentir empatía por el tema de la emigración de muchos de mis compatriotas y connacionales de esta Patria que los vio nacer.

En tercer lugar, hace dos años y medio ya, me correspondió ser ponente en la Feria Internacional del Libro en mi país (FILVEN), que en el año 2018, casualmente estuvo dedicada a los migrantes: El tema de mi exposición se llamó: Derechos Humanos y Migración: Argumentos legitimadores para la injerencia e intervención de los Pueblos". Esa ponencia me correspondió hacerla en La Casa Amarilla, sede de nuestra Cancillería en el denominado salón Antonio José de Sucre, lo recuerdo claramente como si fuera ayer.

En aquella oportunidad y durante ese foro, aproveché para aclarar las connotaciones que se le adjudican a los términos, "migrantes y refugiados", que suelen ser usados por los operadores políticos y los conglomerados mediáticos para tergiversar la información. Señalé que el fenómeno migratorio es evidente cuando una determinada población abandona voluntariamente el lugar donde reside, fundamentalmente por razones de carácter económico o de carácter social. "El tema de los refugiados es mucho más delicado y complejo, de acuerdo al artículo 1 del Estatuto de la Comisión de Naciones Unidas para los Refugiados; un refugiado es aquella persona que por motivos políticos, ambientales, o razones de guerra, es forzado a abandonar su país de origen e impulsada a buscar protección en otro Estado". Bajo esta definición negué que exista una crisis de refugiados en relación al tema de la migración venezolana. Al mismo tiempo, alerté sobre el peligro que representa, en el ámbito comunicacional, involucrar a la institucionalidad de las Organización de las Naciones Unidas para malinterpretar ambos conceptos.

También en ese coloquio aproveché para debatir sobre los fenómenos migratorios de otros países de la región.

"Algunos países y gobiernos olvidaron ciertos y determinados fenómenos, como el caso de la instauración de la dictadura de Augusto Pinochet y con el derrocamiento del presidente Salvador Allende, que muchos chilenos adoptaron a la República Bolivariana de Venezuela como un refugio, sin ninguna muestra de xenofobia por parte nuestra, es importante hacer este inciso porque esta batalla también es cultural también.

Otro ejemplo claro que deja en evidencia "la infame guerra del terror", es la caída de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, que muchos consideran que fue un autoatentando para legitimar ataques a siete países como Irak, Libia, Siria, Sudán, Somalia, Líbano e Irán en años posteriores. Esto generó como consecuencia "el gran drama de la crisis de migración que algunos pretenden invisibilizar de ciudadanos africanos y sirios hacía Europa, y que se mantiene hoy en día.

El tratamiento hacía los migrantes en aquella oportunidad fue cruel e infame, el cual es característico en estos modelos de desarrollo. El 7 de noviembre de 2018, el Gobierno Bolivariano de Venezuela reconoció la condición de refugiados a 35 ciudadanos extranjeros durante la conmemoración de la Comisión Nacional para Refugiados; 28 de ellos colombianos que si viven una crisis de persecución y por ende humanitaria.

Son sólo estas muestras para un botón sobre difíciles situaciones de emigrantes que algunos no gustan comentar, pero que me permito hacerlo para ilustrarte querido Luis que no es una responsabilidad exclusiva del actual gobierno que encabeza Nicolás Maduro la situación que puedes estar viviendo.

Ojalá la puedas solventar y que, más temprano que tarde, vuelvas a tu patria si así es tu deseo.

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1354 veces.



Juan Martorano

Abogado, Defensor de Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiteros y Tutiteras Socialistas. Www.juanmartorano.blogspot.com , www.juanmartorano.wordpress.com , jmartoranoster@gmail.com, j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar , cuenta tuiter e instagram: @juanmartorano, cuenta facebook: Juan Martorano Castillo. Canal de Telegram: El Canal de Martorano.

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: