Pildoritas 108 (año VIII)

Verdugos disfrazados de víctimas

Ahora cuando se habla de derechos humanos en la ONU, y nuestro Presidente obrero Nicolás Maduro ha desmontado de forma magistral las matrices de opinión nacionales e internacionales que pretendían presentar al gobierno venezolano como violador de los mismos derechos, se imponen reflexiones que busquen colocar en su justo lugar cada cosa y muestren cómo quienes aquí acusan a la revolución de acciones violatorias, son quienes precisamente lo han hecho, actuando como verdugos del pueblo, en múltiples acciones que no solo se pueden enumerar en detalle, sino de las que han quedado pruebas físicas, testimoniales y documentales irrefutables.

¿O es que acaso el golpe de estado que secuestró y casi asesina al Presidente de la República más legitimo a lo largo de la Historia republicana de este país, no fue una violación flagrante a los derechos humanos del primer mandatario, pues lo ruletearon, lo incomunicaron, le calumniaron hasta más no poder y tuvo que venir el verdadero dueño de los destinos de esta Patria, a rescatarlo en una primera acción histórica de la unidad cívico militar como una creación, que estoy seguro, nunca imaginó iba a ser la base para la reconstitución constitucional y así escribir una página más, como tantas, de la grandeza del pueblo venezolano?.

¿Es que lo que sucedió previo y a posteriori de la instalación de la dictadura más breve de la historia mundial, cuando utilizando francotiradores para asesinar a mansalva, antes con el fin de achacarle las muertes al gobierno y así justificar el golpe, durante en la cacería de brujas contra todo lo que les oliera a chavistas, no es una clara violación del derecho más sagrado que es el de las vida?

¿Es que el criminal paro petrolero de más de sesenta días que colocó en cero la economía, no fue una violación múltiple de derechos humanaos, como el derecho a la vida, a la alimentación, al libre tránsito, a la educación, a la salud, a la libertad de comercio etc., todo por parte de una derecha que se ha convertido en verdugo implacable, obediente de la misión que el imperio le ha fijado para que le abone el terreno y así venir a sembrar destrucción y muerte como en Irak, Afganistán, Libia y ahora intentándolo en Siria, y ponerle la mano a nuestras riquezas, la principal, nuestro petróleo, como era antes de la llegada de la Revolución?

¿Es que los once muertos y decenas de heridos cuando el más claro ejemplo de la vergüenza, la desfachatez y la mediocridad, mandó a su gente a matar con la infeliz frase “vayan a descargar su arrechera, no es un ejemplo más de la violación de los derechos humanos de un grupo de inadaptados políticos contra la mayoría del pueblo?

¿Es que las consecuencias de la llamada “Salida”, con muertos (43) y cientos de heridos, no están ahí pidiendo justicia contra la irracionalidad de quienes, escogidos por el imperio, han pretendido adueñarse del poder en esta Patria, y esas consecuencias no son perfectos ejemplos de violación de los derechos humanos que se pueden identificar como la más aberrante forma de violencia, matando e incendiando a mansalva ciudades enteras, encerrando contra su voluntad a numerosas familias y aplicando asesinatos selectivos?

Pues bien todo lo anterior, aunque lo quieran adornar a través de los medios que poseen los enemigos de la patria y sus verdugos, están allí, como pruebas inalterables, que dejan bien claro de qué lado se ha generado la violencia, acompañada con violación a los derechos humanos de la mayoría, establecen de qué lado están las victimas y quiénes son los victimarios, por lo que no se entiende cómo es que en un foro internacional como la ONU, la OEA o cualquier otro, se maneje siquiera la posibilidad de ver la historia al revés, o el mundo como decía Galiano, lo cual se entiende sólo cuando se llega a la conclusión, que el poder del imperio es tan grande, su capacidad de mentir tan inmensa, que con su enorme aparato financiero y mediático, puede truncar la realidad.

Por ello, muy bueno que nuestro Presidente Obrero en una demostración de capacidad de síntesis, de expresión oral que bien podrían envidiar muchos académicos, que por fuerza nos hace pensar qué sería de este país, si fuese el majunche lechero quien estuviese en su lugar, convirtiéndonos en el hazmerreir universal, dejara claro cuál ha sido la verdad de los hechos y no inventando historias, sino con pruebas incuestionables en la mano, que en otro país ya hubiesen servido para aplicar, con todo rigor, la justicia no sólo al llamado monstruo de Ramo Verde y unos pocos, muy pocos más, sino como en el santuario y paraíso de la derecha mundial, sucede, estarían todos pagando, no una sino varias cadenas perpetuas.

Pero así es la vida, es la eterna lucha entre la verdad y la mentira, entre la maldad, el odio y el amor, verdad y amor que a la final van a triunfar, por lo que debemos luchar sin descanso, quienes de verdad amamos esta patria, decidimos meterle el hombro, cada quien desde su trinchera al legado del Comandante Eterno y sabemos lo que un gobierno de derecha representaría para el futuro de este pueblo.

El 06D es una oportunidad para demostrarlo, pero no es la única, alternativas hay, la Revolución está blindada y así como hemos superado ataques inclementes, estaremos en capacidad de superar los que vengan, pues si Bolívar y Chávez fueron hombres que se movieron entre las dificultades, nosotros que somos sus hijos, no podemos hacerlo diferente.

¡Venceremos, como sea!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1969 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: