Encarcelamiento masivo y racismo en Estados Unidos

Hace muy poco escribía yo sobre el sistema de prisiones en los Estados Unidos. Pero después de leer la introducción del libro de Michelle Alexander “El nuevo Jim Crow: encarcelamiento masivo en la era del daltonismo” y una entrevista suya, creo que hay que escucharla directamente a ella. Lo que siguen son extractos de su entrevista con Bill Moyers publicada en Reader Supported News este 25 de Diciembre pasado. Seguramente se trata de uno de los libros que marcarán un antes y un después en ese país. No sólo por la claridad de la denuncia, por la contundencia con que lo expone, sino porque se propone, ¡nada menos!, que organizar la lucha y abolir ese sistema penitenciario y legal.

 

Michelle Alexander hunde el bisturí hasta llegar a un tumor que siempre ha corroído la sociedad estadounidense: el racismo. Como mujer negra conoce bien el problema y muestra porqué la gente blanca, incluida la gente trabajadora blanca, continúa siendo racista. Cierto que para ella creo que lo trata como una reforma dentro del sistema. Pero tal reforma representaría en realidad un choque con el tipo de sociedad capitalista extrema y neoliberal realmente existente en nuestros días y seguramente llevaría muchas otras implicaciones de carácter revolucionario. Vale la pena pues ver el debate y la lucha que se está fraguando en el seno de la sociedad estadounidense. La política neoliberal capitalista está extendiendo su infección por todos los países y continentes. Y tenemos que saber que en cada país, incluido el más imperialista, hay resistencias y luchas. Conocer es aprender.

Alfons Bech


Introducción

 

"Más del 60 por ciento de las personas en prisión son ahora las minorías raciales y étnicas. Para los hombres negros en sus treinta años, uno de cada diez está en la cárcel o prisión en cualquier día dado. "

 

Debido a la guerra de 40 años contra las drogas y obtener políticas de sentencia difíciles, la población carcelaria estadounidense se ha disparado desde alrededor de 300.000 en el 1970 a más de 2 millones en la actualidad.”

 

The New Jim Crow: encarcelamiento masivo en la era de daltonismo” acababa de publicarse. La última conversación que tuvo con Bill con su autora, Michelle Alexander, hace tres años y medio. Es una obra de erudición que expone cómo la guerra contra las drogas, las duras sentencias mínimas obligatorias y el racismo, han convergido para crear un sistema de castas en este país muy parecido al que en virtud de las leyes de segregación de Jim Crow (las leyes de Jim Crow fueron unas leyes estatales y locales en losEstados Unidos promulgadas entre 1876 y 1965, que asignaban la segregación racial en todas las instalaciones públicas por mandato de iure bajo el lema "separados pero iguales" y se aplicaban a losestadounidenses negros y a otros grupos étnicos no blancos en los Estados Unidos- Wilkipédia). El libro se convirtió en un éxito de ventas e impulsó una amplia conversación sobre la justicia y la desigualdad en América - inspirando a un importante crítico a llamarlo "la biblia del movimiento social."

 

MICHELLE ALEXANDER:... ¿Alguna vez has sido condenado por un delito grave? Por supuesto, no importa si has sido condenado por un delito grave hace unas semanas o 40 años atrás: durante el resto de su vida, serás etiquetado como un delincuente y luego objeto de discriminación legal. Para el resto de tu vida. ...Pero lo que he aprendido, con los años de trabajo con muchas personas que han estado encarcelados y formando una estrecha amistad con muchas personas que han sido liberadas de la cárcel, es que no es sólo difícil, es a menudo imposible (volver a la vida normal). Que te hayan puesto en libertad saliendo de la cárcel, a menudo con tal vez 20 $ en su bolsillo. No tienen dónde dormir.

 

Intentas volver a casa, a lo mejor a tu familia que vive en una vivienda pública. Tu familia corre el riesgo de desalojo en muchos lugares si simplemente permiten incluso que vuelvas a casa. Los criminales pueden ser excluidos de la vivienda pública. Las familias enteras pueden correr el riesgo de desalojo si permiten que personas con delitos graves vuelvan a casa con ellos.

 

...En un número creciente de Estados en realidad están esperando que devuelvas el costo de su encarcelamiento. Y el reembolso de todas estas tasas, multas y costos judiciales puede ser una condición de tu libertad condicional o vigilada. Y entonces, si eres uno de los pocos afortunados, de los pocos que incluso se las arregla para conseguir un trabajo salido de la cárcel, hasta el 100 por ciento de tus salarios pueden ser embargados para pagar todos los honorarios, multas, costas judiciales.

 

BILL MOYERS: Cómo se explica esto, teniendo en cuenta que se trata de una sociedad que celebra las segundas oportunidades, para los políticos en particular, una sociedad que se construye en torno al tema de la renovación, de nacer de nuevo y, sin embargo, ¿no se extiende ese mismo acto de perdón a las personas que han pagado por sus pecados?

 

MICHELLE ALEXANDER: Bueno, nosotros decimos que somos una sociedad que apoya las segundas oportunidades. Pero, en realidad, no lo somos. Y creo que la razón - para entender completamente lo que ha pasado en este país con respecto a la encarcelación en masa, tienes que mirar hacia atrás al menos 40 años para ver el movimiento por la ley y el orden que nació en medio del movimiento de derechos civiles.

Ya sabes, cuando los defensores de derechos civiles comenzaron a violar las leyes de segregación; y sentarse en los mostradores de almuerzo en los mismos sitios que los blancos; y eliminar la segregación en los trenes y autobuses que violan lo que creían que eran las leyes injustas, los segregacionistas dijeron "Esto está llevando a la ruptura del respeto por ley. Necesitamos ley y orden en este país ". Y el llamado a la ley y el orden fue una respuesta directa al movimiento de los Derechos Civiles y el no violento de desobediencia, civil, a los manifestantes que estaban comprometidos en él.

 

Pero este movimiento por la ley y orden comenzó a tomar vida propia. Así los índices de criminalidad comenzaron a aumentar en las zonas urbanas, algunos políticos comenzaron a decir: "Este aumento de la delincuencia es un síntoma de esta actitud de anarquía que se está extendiendo a través de la nación. Tenemos que ser duros. Tenemos que tomar medidas enérgicas. Necesitamos ley y orden”.

 

BILL MOYERS: ¿Cómo han contribuido condenas mínimas obligatorias a eso?

 

MICHELLE ALEXANDER: Bueno, las penas mínimas obligatorias aseguran que recibirás la condena más dura posible en virtud de la ley. Eso es la sentencia mínima obligatoria. Por que poder se desplaza al fiscal de modo que los fiscales pueden entonces decirte: "Bueno, o aceptas tu culpabilidad o vas a obtener una dura sentencia mínima obligatoria." Y da a los fiscales la facultad de animar las ofertas de declaración de culpabilidad. Como sabes, en el sistema federal, creo que del 97 a 98 por ciento de todos los casos dieron lugar a una declaración de culpabilidad, no a un juicio, porque la gente está aterrada de enfrentarse a estas sentencias mínimas obligatorias severas. Y la ley asegura que depende de la fiscalía y no el juez. Y ya sabes qué clase de condena recibes. Las sentencias mínimas obligatorias tienen mucho que ver con el aumento exponencial de nuestra población carcelaria en los Estados Unidos.

 

Hoy en día, incluso en esta era de Obama, en este tiempo de la supuesta igualdad para el color, ahora hemos creado un sistema de encarcelamiento masivo, un sistema penal sin precedentes en la historia del mundo. Contamos con la más alta tasa de encarcelamiento en el mundo, y superamos incluso las tasas de los regímenes altamente represivos como Rusia, China o Irán. Y la mayor parte del aumento en el encarcelamiento en los Estados Unidos han figurado entre la gente de color empobrecida que, una vez que son arrastrados por el sistema, luego son despojados de los mismos derechos supuestamente ganados en el movimiento de derechos civiles. Y, sin embargo, el tema de la encarcelación en masa ha sido uno que raras veces ha sido suscitado.

 

BILL MOYERS: ¿Hay una investigación que confirma que la reacción está en contra de los criminales negros o en contra de los criminales en general?

 

MICHELLE ALEXANDER: Bueno, la hay. Hay una enorme cantidad de investigaciones que sugieren que la reacción y el impulso punitivo no fue simplemente en respuesta a la delincuencia sino que estaba relacionado mucho más profundamente con las actitudes raciales, los temores y angustias raciales. Y, de hecho, el estratega político que concibió el movimiento duro de la guerra contra las drogas utilizó deliberadamente no tan sutiles llamamientos racistas y lenguaje de código racial con el fin de tratar de explotar tanto los prejuicios y estereotipos raciales conscientes e inconscientes para obtener beneficios políticos. Es la estrategia sureña (se refiere a las leyes racistas llamadas de Jim Crow, ndt).

 

BILL MOYERS: Por la cual Richard Nixon fue elegido presidente.

 

MICHELLE ALEXANDER: Sí, sí. La base de la estrategia sureña estaba utilizando este tipo de código racista consiguiendo llamamientos duros en cuestiones de delincuencia y de bienestar para atraer a los blancos pobres y de clase trabajadora. En particular en el Sur donde estaban preocupados, amenazados, resentido de muchos de los logros de los Afro-Americanos en el movimiento de derechos civiles.

 

Y para ser justos, creo que tenemos que reconocer que entre los blancos pobres y de clase trabajadora realmente su mundo fue sacudido por el movimiento de los Derechos Civiles. Ya sabes, los blancos ricos podían enviar a sus hijos a las escuelas privadas, dar a sus hijos todas las ventajas que la riqueza puede ofrecer. Pero los blancos pobres y de clase trabajadora en el Sur, muchos de los cuales estaban luchando por la supervivencia, eran desesperadamente pobres, a menudo analfabetos. Ellos eran los que podrían tener que enviar a sus hijos a través de la ciudad para ir a una escuela que creían era inferior. Fueron ellos los que, de repente, se vieron a la vez obligados a competir para trabajos limitados con todo este grupo de personas, a las que se les había enseñado toda su vida a creer que eran inferiores a ellos. Y este estado de cosas sí creó una enorme cantidad de miedo, de resentimiento, ansiedad y una enorme oportunidad política.

 

BILL MOYERS: ¿Y ahora? ¿Cómo ve usted el presente?

 

MICHELLE ALEXANDER: Bueno, yo lo veo más claramente en el debate sobre la inmigración. Hoy vemos este miedo a los inmigrantes que cruzan la frontera para tomar puestos de trabajo, para tomar los recursos educativos y los que van a vaciar la base fiscal de su condado. Estos temores de que están llegando para tomar lo que tu estás liderando y va a ser conducido a un nuevo movimiento para actuar duro. ¡Vaya duro con ellos, con los inmigrantes que han violado la ley cruzando la frontera! Y esta ola de punición ahora dirigida hacia los inmigrantes está llevando a la misma clase de indiferencia hacia su humanidad básica que hemos visto en la guerra contra las drogas y el alcanzar una reacción dura que llevó al surgimiento de la encarcelación en masa. Quiero decir, si se quiere, que la raza se ha utilizado como una cuña una y otra vez a lo largo de la historia estadounidense para dividir a las clases más bajas. Y para crear un entorno en el que las personas pobres y de clase trabajadora están en el mismo hoyo, luchando unos contra otros.

 

Pero eso no quiere decir que la totalidad o incluso los blancos más pobres o de clase trabajadora estén abrigando resentimientos racistas conscientes. Yo sé que hay gente de esa por ahí. Seguro. Pero creo que gran parte de ella se encuentra en el inconsciente, los estereotipos y los miedos y prejuicios que todos tenemos dentro de nosotros que son explotados en estos momentos en los que grupos son usados como chivos expiatorios y los temores están avivados, dando como resultado la aparición de estos nuevos sistemas. Quiero decir, estamos teniendo la deportación en masa hoy y, al mismo tiempo, estamos teniendo el encarcelamiento masivo.

 

BILL MOYERS: La deportación masiva, hay que decir, por un presidente negro.

 

MICHELLE ALEXANDER: Por supuesto. Es una de las grandes ironías. Así como es una ironía que la mayor escalada de la guerra contra las drogas fue durante la presidencia de Clinton, al que muchos afroamericanos llamaban nuestro primer presidente negro.

 

BILL MOYERS: Recuerdo eso.

 

BILL MOYERS: Es una gran ruptura de la democracia que afecta a más personas que los afroamericanos en prisión o los inmigrantes que son deportados. ¿Estás diciendo que el sistema se ha roto?

 

MICHELLE ALEXANDER: Por supuesto. Todo el sistema se ha venido abajo. Y realmente pienso en la raíz acerca del fracaso de nuestra parte para desarrollar un consenso moral sobre cómo nos tratamos unos a otros. Ya sabes, es por mi interés que tengo que cuidar. Si me preocupo por un joven en activo, que tiene 25 años de cadena perpetua por un delito menor relacionado con drogas. Si me preocupo por él y preocupo por su humanidad, ¿no debería yo también importarme igual una joven que está frente a la deportación a un país que apenas conoce y había vivido sólo como niña y apenas puede hablar el idioma? ¿No debería yo estar igualmente preocupada por su destino también?

 

¿No debería yo estar igualmente preocupada por una familia cuyos seres queridos fueron asesinados simplemente por aviones no tripulados en Afganistán? ¿No deberían importarme igualmente todos? Esa realmente fue la insistencia del Dr. King en el final de su vida: que debemos cuidar de los vietnamitas tanto como cuidamos y amamos a nuestra gente en casa.

 

Por lo tanto, creo que debemos comprometernos con la construcción de un movimiento de derechos humanos en este país, un movimiento de derechos humanos para la educación, no el encarcelamiento; para empleos, no cárceles. Un movimiento que ponga fin todas estas formas de discriminación jurídica de las personas que salen de prisión, la discriminación que les niega los derechos humanos fundamentales al trabajo, a la vivienda, a la educación, a la alimentación.

 

BILL MOYERS: ¿No crees que esto donde quieres ir te conduce a la práctica política?

 

MICHELLE ALEXANDER: No. Creo que el sistema, tal como está diseñado hoy, es la cantidad de dinero que influye quién es elegido o incluso a quien tiene una oportunidad de ocupar un cargo en los Estados Unidos hoy en día. Pienso que la forma en que el sistema está diseñado actualmente no permite que se produzca ese tipo de cambios en las políticas. Vamos a tener que construir un movimiento que cambie la naturaleza de la propia política, que toma el dinero y la profunda influencia del dinero de la política y que consiste en un ganar o perder, donde el ganador se lleva todo.

 

Hoy en día contamos con los demócratas y los republicanos batallando para que la gente de se una a su campo y pensando que, de alguna manera, a través de esta guerra demonizar a la oposición, que vamos a llegar a soluciones que realmente beneficien a todos. Creo que eso es profundamente equivocada. Vamos a tener que ser más creativos en cómo hacemos la democracia en los Estados Unidos. Pero comienza creo, con la gente en sus comunidades organizadas en torno a las cuestiones que más importan para ellos.

 

BILL MOYERS: ¿Estás hablando de casos sobre comunidades en guetos que, cuando el desempleo es alto, las familias están en peligro, las escuelas se caen a pedazos y hay muy pocos sistemas de soporte de vida? ¿Cómo se organizan?

 

MICHELLE ALEXANDER: Es increíblemente difícil. Increíblemente difícil. Pero no es imposible. Estoy inspirada por gente como Susan Burton, por ejemplo. Ella es directora ejecutiva de una organización en Los Angeles llamada Una Nueva Forma de Vida. Y Susan es una mujer afro-estadounidense que se hizo adicta al crack y la cocaína después de que el Departamento de Policía de Los Angeles Oficial atropelló a su hijo de cinco años de edad. Si Susan hubiera sido de clase media, clase media-alta, ella podría haber tenido un buen plan de salud y podría haber sido capaz de obtener buenas drogas legales para ayudarle a hacer frente a su depresión y su dolor.

 

Pero las cosas fueron diferentes para Susan. Ella se convirtió en adicta al crack y la cocaína y pasó 15 años entrando y saliendo de la cárcel. Cada vez que salía era incapaz de conseguir un trabajo o incluso el acceso al tratamiento farmacológico. Fue un ciclo completo de entrar y salir durante 15 años. Finalmente obtuvo acceso a un programa de tratamiento de drogas privado, se pudo limpiar, se le dio un trabajo y decidió dedicar su vida a garantizar que ninguna otra mujer nunca tenga que pasar por lo que ella ha pasado.

Ahora Susan dirige cinco casas de acogida para mujeres que han estado encarcelados en Los Angeles, proporcionándoles un refugio que necesitan desesperadamente, el apoyo, la búsqueda de trabajo, la reunificación con sus familias. Pero más allá de eso, ella es parte de “Todos o Ninguno” y está organizando personas encarceladas en California y en todo el país para exigir la restitución de sus derechos civiles y humanos básicos.

 

BILL MOYERS: Bien, tomemos California. El ex gobernador Schwarzenegger dijo que habían estado invirtiendo demasiado en las cárceles y no lo suficiente en las escuelas. Pero, en última instancia, resulta que lo que él proponía no era del todo minimizarlas. Se privatizó la prisión por lo que su responsabilidad fue trasladada a corporaciones con fines de lucro. Y te pregunto ¿qué ocurre cuando hay un afán de lucro para enviar a la gente a la cárcel?

MICHELLE ALEXANDER: Bueno, cuando hay un afán de lucro, esto asegura que cada vez más personas se encerrarán y permanecerán encerradas con el fin de que las empresas mantengan sus márgenes de beneficio. Ya sabes, la mayor empresa de prisión, la compañía de prisiones privadas en los Estados Unidos, The Corrections Corporation of America, envió una carta a 48 gobernadores, básicamente, con una oferta: vamos a comprar sus prisiones estatales a cambio de una promesa, una garantía, de que van a mantener estas cárceles llenas con al menos el 90 por ciento de su capacidad.

 

Este tipo de acuerdos e incentivos no son de interés público. Lo que sería en el interés público es un compromiso para la reducción de la delincuencia a fin de que vaciaran nuestras prisiones. Pero, en cambio, las prisiones privadas quieren un compromiso por parte de los gobernadores estatales de que estas cárceles se mantendrán llenas por todos los medios necesarios, lo que prácticamente garantiza un alto nivel de compromiso por parte de los políticos para conseguir estas duras medidas, penas obligatorias, la guerra contra las drogas, para tener así las camas de las prisiones llenas.

BILL MOYERS: De hecho, Arizona, Oklahoma, Louisiana, y creo que Virginia, todos han privatizado las cárceles, que se mantienen entre el 95 y 100 por ciento de ocupación, ya que han garantizado la ocupación a la industria privada. Incluso si la tasa de criminalidad baja.

 

MICHELLE ALEXANDER: Por supuesto. Por supuesto. Y, sabes, y eso es lo que es más preocupante, es que van a insistir y han insistido en mantener sus camas llenas incluso si las tasas de criminalidad son relativamente bajas. Y hoy en día las tasas de delincuencia están a nivel nacional en mínimos históricos. Pero los índices de encarcelamiento son los más altos de lo que nunca han sido.

 

BILL MOYERS: Bueno, algunas personas argumentan que la tasa de delincuencia a nivel nacional se ha reducido porque hemos sido capaces de encerrar a las personas que cometen los delitos.

 

MICHELLE ALEXANDER: Sí, y se ha demostrado ser completamente falso. Si nos fijamos en los datos muestran que los estados que han hecho un atracón de encarcelamientos no tienen necesariamente los índices de delincuencia más bajos que los estados que han encarcelado personas a un ritmo menor. No hay una conexión clara entre las tasas de encarcelamiento y los índices de criminalidad. De hecho, en ciudades como Chicago y Nueva Orleans, Nueva Orleans es la capital de encarcelamiento del mundo, ya sabes, tienen algunas de las tasas de crímenes violentos más altos del país también.

 

Y lo mismo puede decirse de Chicago. De hecho un creciente número de investigadores y sociólogos creen ahora que la tasa de encarcelamiento, los altos niveles de encarcelamiento, en realidad pueden ser un elemento que contribuye a los altos índices de delincuencia. Porque estás encarcelando a un porcentaje tan grande de una comunidad o de una población, que garantizas que esas personas van a ser bloqueadas del trabajo, bloqueadas fuera de la vivienda y de la vida, en estado de desesperación por el resto de sus vidas.

 

Así que espero que a medida que construimos este movimiento para acabar con la encarcelación en masa, no vayamos a caer en la tentación de tener argumentos puramente fiscales sobre de la necesidad de una reforma, sino asegurarnos de que la forma en que realizamos nuestra labor de sensibilización ayude a inspirar mucho mayor cuidado, compasión y preocupación por las personas que han estado encerradas, que han sido echadas de sus trabajos y que se nos ha enseñado a despreciar.

/....

Ver entrevista completa en inglés:

http://readersupportednews.org/opinion2/287-124/21164-the-racist-plague-of-mass-incarceration-and-americas-future


 

Enero 2014

Traducción: Alfons Bech



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3705 veces.



Alfons Bech

Militante obrero, y revolucionario marxista. Miembro de de la CCOO, la federación sindical más grande de España. Activista político de L?Aurora y EUiA.

 albech12@gmail.com      @alfonsbech

Visite el perfil de Alfons Bech para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a179789.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO