“Donde las leyes flaquean, los pillos se pavonean”

¿Qué esperan para meter presa a esa loca, ¡perdón! Señora loca?

¡Dios mío! ¿Hasta cuándo tendremos que calarnos los venezolanos/as decentes, honestos, normales, del bando que sea, a la lunática de la Mari cori?

Es que no se cansa de arremeter contra nuestro país y de atacar a quién se le atavíese en su limpio camino trazado por el iluminado del Capri. Acusa al caimán de su misma charca, Ramón Aveledo, de ir a pedirle permiso a su amo y señor, al halcón negro de Obama, para dar otro golpe de estado, cosa que disgustó mucho a la señora loca en cuestión, porque le quitó el honor de arrastrarse ante su amo y señor, y, sin la menor vergüenza manifiesta a su honesto profesor, Carrera Damas, que lo de ella para salir de este réegimen no es por la vía pacífica ni democrática, sino, por “confrontaciones no dialogantes, no electorales.

Pero ahora, con su cara bien lavadita, y con sus ovarios bien puestos, vuelve a hacer de las suyas con una carta faltándole el respeto a la inteligencia y a la moral de las FANB, a los nuevos oficiales y de ñapa, nada más y nada menos, que al Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela misma, llamando flagrantemente a desconocer al Primer Mandatario tildándolo de ilegitimo, usurpador, violador de la Constitución y de aprovecharse para imponer su ideología.

Y es que la señora orate, en su delirium tremens producto de su última despechada, y, fiel sirviente del señor de las tinieblas, supo utilizar bien la mentira y la manipulación cerrando su misiva maquiavélica con estas líneas:

“Como ustedes, cada minuto de mi vida se lo dedico a defender nuestro país y nuestra democracia a la venezolana. Ni la amenaza, ni la mentira, ni la violencia debilitarán nuestras convicciones y nuestro espíritu de lucha. Sé que ustedes, al igual que todos los venezolanos, aspiran vivir y servir en un país donde su trabajo sea respetado y valorado. Es nuestro compromiso y lo haremos realidad”. Muy claro su sueño trasnochado de volver a la “democracia puntofijista y regalarme el país a los gringos.

¿Qué más esperan las autoridades para meter presa a esa señora loca? ¿Cuándo le harán pagar al señorito Capri los once muertos? ¿A Bocaranda? ¿Al Aveledo? A… y pare usted de contar. Debería haber la misma contundencia, o más contundencia que la lucha contra la corrupción. Los actos de estos “señores” incitan al odio, a la violencia, a la muerte y son reincidentes de traición a la Patria, por mencionar unos. “Los pueblos a quienes no se hace justicia se la toman por sí mismos más tarde o más pronto”. Voltaire.

Cierro este escrito con un pensamiento del Poeta griego Sófocles (495AC-406AC), muy acorde con lo antes expuesto. “Un Estado donde queden impunes la insolencia y la libertad de hacerlo todo, termina por hundirse en el abismo”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3443 veces.



Elmer Montero

Licenciado en Comunicación Social,locutor,productor radial,escritor,compositor,músico,poeta.

 elmersanto@hotmail.com      @elmersanto

Visite el perfil de Elmer Montero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elmer Montero

Elmer Montero

Más artículos de este autor