Pildoritas 115 (año VI)

Por la vía de la impunidad que favorece a los fascistas, el destino no va a ser otro que el derrumbe de la Revolución

Ahí está una prueba más de la condición innegable, de que quienes controlan la oposición en este país, son fascistas hasta los tuétanos.

El hecho de que quien se abroga el liderazgo, salga a dejar sentado con sus declaraciones que no está de acuerdo con que se le brinde asilo al joven Snowden perseguido por el gobierno gringo, por ser valiente y salir a contarle al mundo cómo desde ese país, con los métodos más sofisticados y la tecnología más avanzada se espía al planeta entero, demuestra lo que ya era una verdad irrefutable, la descarada dependencia del fascismo venezolano a cuya cabeza está el partido de los patiquines, lechuguinos y petimetres que tienen secuestrada y de rodillas la oposición venezolana de tradición supuestamente democrática, lo cual también demuestra que de llegar esa mafia al poder, volveríamos a ser colonia, el patio trasero de USA, que regresaría a manejar nuestras fuentes de energía, nuestras comunicaciones, a continuar las privatizaciones que se vieron interrumpidas gracias a a llegada de la revolución, es decir los avances en lo social y demás aéreas, serían derrumbadas cual las torres gemelas y no habría otra alternativa que iniciar una resistencia tal, que este país se convertiría en un polvorín, por culpa de quienes, no viendo más allá de su nariz, se dejaron engañar por una enorme y bien planificada campaña de desinformación y satanización de la obra revolucionaria interna y externa, con el financiamiento del imperio y la entrega de traidores que conforman el sector de la derecha venezolana, engaño que ya mostró sus logros en los resultados del 14 de abril cuando más de un millón de votantes dejó de sufragar por el candidato, nada menos y nada más que del Comandante eterno.

Si ello sucediera sería también, habría que reconocerlo, incluso de antemano, culpa de la lamentable acción de quienes tienen en sus manos la responsabilidad de accionar los mecanismos legales para colocar tras la rejas a quienes están convictos y confesos de graves violaciones, incluso contra los derechos humanos como es el caso del auto proclamado líder de la oposición, quien sigue campante haciendo y diciendo lo que le viene en gana precisamente por la impunidad que se le ha otorgado, por ineficiencia, miedo o no se sabe por qué razón, que en cualquier país del mundo sería suficiente para que rueden cabezas.

¿Será que no ha pasado por la mente de quienes tienen la obligación de actuar contra el fascismo, que ellos son quienes encabezan la nómina que igual que en el Chile de Pinochet, van a ser masacrados, se la tienen jurada los que pujan por dar al traste con la Revolución?; están a tiempo y pareciera que no razonan con la fuerza de las leyes.-

Ahora bien, cabe la pregunta: ¿Cuál es la razón para que en un país en el que constitucionalmente, se le otorga al pueblo el derecho a la participación, no se realizan acciones de calle, pacificas para exigirle a los órganos de justicia procedan a aplicar de manera implacable las leyes y se juzgue con todo rigor a los asesinos intelectuales de los lamentables hechos del 14 y 15 de abril?

¿Es acaso porque se tiene la duda sobre la solidez institucional?, ¿Es tanta la debilidad del Estado y sus instituciones, que pueda existir la creencia de que cualquier reacción de la derecha no podría ser controlada?

No olvidemos que el biderrotado, no sólo es culpable de las 11 muertes y más de 70 heridos de abril, además del prontuario acumulado antes y después del golpe del otro abril sangriento del 2002, sino que como gobernador del estado Miranda, a diario se pasa las leyes por el forro, como ya se ha cansado de denunciarlo el Consejo Legislativo de dicho estado y no pasa nada, o si pasa, y es lo que sucedió el 14 de abril cuando inexplicablemente casi que se pierde la revolución, porque mucha de la gente que le venia acompañando se cansó de tanta impunidad y no encontró otra manera de manifestar su descontento que dejar de votar.

Creo que estamos a tiempo de evitar el desastre que significaría para la Patria de los grandes Bolívar y Chávez, caer de nuevo en las garras del imperio y perder otra vez la República y la segunda independencia que tanto ha costado conquistar pero que puede ver arriadas sus banderas si no rectificamos a tiempo y procedemos a aplicar las leyes sin temor y con amor por la patria y lo que es peor pasar por la vergüenza universal que significaría la llegada a la más alta posición del Estado, de un sujeto con el prontuario y la calaña moral de quien, hoy por hoy, pareciera no tiene contendiente en las filas opositoras, simple y llanamente porque es una imposición más del imperio.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2448 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: