El Charrasqueo del Pájaro Libre

Apuntes en torno a la Libertad absoluta del Cantor Julián Conrado: Ráfaga de Amor (IV)

Hemos estado cumpliendo con las invitaciones recibidas, por varios estados del país, compartiendo con poetas y cantores en este hermoso 10mo Festival Mundial de la Poesía, en Homenaje (más que justo) al Comandante Supremo Hugo Chávez, el más nuestro de los nuestro y, a tres humanistas, Chelías Villarroel, J. A. Escalona Escalona, del hermoso pueblo jardín de Sanare, estado Lara, y Carlos César Rodríguez. Juglares de la alegría y el canto popular de Venezuela, cuyas obras son recogidas con infinito amor por los pueblos y sus tradiciones.

En cada estado visitado, se siente una infinita “Ráfaga de Amor”. Es el canto vivo de nuestros poetas libres (aunque tengamos pájaros enjaulados). Ese amor desbordado y ese canto libre, es el resultado de un corazón que se multiplica a pesar de que unos pocos ágrafos de la vida misma, tengan privado de LIBERTAD, al poeta cantor Julián Conrado. En cada espacio, una abuela, un joven rebelde, un cantor campesino y hasta los militantes políticos aliados al sueño verdadero del Comandante Chávez, se me acercan para preguntarme por Julián Conrado. Para darme una carta y un abrazo para extendérselo al cantor colombiano, detenido en Caracas-Venezuela, por no se sabe, según los jueces, pero no importa, es un jipi guerrillero y cantor, dicen ellos, y hay cosas más importantes.

En el año 1977, nuestro Padre Cantor Ali Primera grabó su disco La Patria es el Hombre, en cuyo proyecto, temas como Canción en dolor mayor, Tonada de un pueblo amaneciendo, La canción del Tiple y el bachaco fundillúo, forman parte de una línea políticamente reflexiva, del llamado a la unidad por la concientización popular y el despertar definitivo de nuestras filas revolucionarias. Pero en este mismo disco, Ali nos entregó un mensaje claramente bolivariano, “La guerra del Petróleo”. Es el exhorto político para la unidad bilateral de dos pueblos hermanos, Colombia y Venezuela. Inicia el tema diciendo “a mí me daría dolor, que nos matemos mi hermano, ven amigo colombiano vamos juntos a luchar, nuestros lazos de amistad, por siempre perduraran, somos hijos de la Patria que nos dejó el Libertador”. Y literalmente hace el llamado, sin menosprecio y con actitud revolucionario “ven amigo colombiano vamos juntos a cantar, por segunda independencia vamos juntos a luchar”. Musicalmente nos entrega una cumbia alegre, mientras se intensifica la guerra civil y el paramilitarismo en Colombia, financiado por los gringos.

A caso no es la misma historia y el mismo llamado que interminablemente nos hizo nuestro Comandante Supremo?, son los mismo pueblos hermanos, con similares características sociales, con las mismas e intensificadas diferencias políticas de hacen 300 años. Santander asesino a Bolívar. La oligarquía neoliberal asesinó a Gaitán, a Camilo Torres y millones de campesinos, luchadores sociales. Son los mismos arlequines que buscan la muerte del cantor colombiano Julián Conrado, detenido, como hemos dicho en Caracas.

Faltara aun más referencias históricas, literarias, musicales, filosóficas, comunitarias y políticas, para otorgarle la definitiva LIBERTAD al compañero Conrado? ¿Que faltara? ¿Qué se esperara?, causa curiosidad, al saber lo de la suma multimillonaria de los verdes que se ofrece por la cabeza del juglar colombiano, todo por desajustarles los proyectos necrofilicos, sus trampas asesinas, por medio de denuncias liricas, es decir, cada canto de Julián Conrado es alerta viva sobre los pueblos y devela los descarados movimientos del narcotráfico, el paramilitarismo, la corrupción del palacio de Nariño y sus títeres seudo mandatarios.

Conrado es un Cantor pueblerino, a quien se les arrebató sus pequeños huertos y se le masacró parte de sus familias, solo por ser campesino. Como desplazado, se unió espiritualmente a la canción, y en honor a un compatriota suyo, adquiere el nombre de Julián, con quien va a crear innumerables canciones que llaman a la verdad, al despertar social, a la unidad política cultural del pueblo colombiano y hasta latinoamericano. Canciones como “Coca y CIA” expresa el disimulo de los EEUU de la lucha por erradicar el cultivo de la droga, utilizando venenos sobre las tierras fértiles del campesinado, acabando así con la flora y la fauna y solo sirven para desplazar poblaciones en masa.

Aquí citamos parte del tema, para el análisis de todos:

“Marihuana Coca y Amapola se reunieron para dialogar (…)

Marihuana dijo voy hablar:

Los gringos que no me crean tan boba  (…)

Coca se levantó de la silla y dijo “está muy buena la reunión, para seguir con la discusión, voy a hacerles mi aporte enseguida:

Es terrorista quien nos fumiga, es un matón de la naturaleza… Y hay que hacer una revolución que a la naturaleza redima…

¡No más muerte por fumigación!

Dice Amapola la locutora “solo queremos ser medicina”

De la chica culpan a Maíz pero el siendo arepa es más feliz

Caña Dulce da miel deliciosa, y el gringo (la usa para volver) a la gente ociosa (…)”

Este es el motivo real por el cual acusan al Cantor de terrorista. Y es que en definitiva lo es, aterroriza la muerte, el odio, la mentira, la corrupción. Terrorista de la impunidad y de la invasión irrespetuosa de las soberanías. Ese es Julián Conrado, a quien hemos conocido desde hace más de una década, por medio de sus cantos, cuando decir cantos es decir lucha a favor de nuestros pueblos.

Este es Julián Conrado, y canciones de hace muchos años lo corroboran, su pensamiento sigue intacto y la lucha más intensa, dura como un “Guayacán”, tal como suele responder moralmente. Hay quienes con poesía decimos: Yo soy Julián, Me llaman Guillermo, me dicen Conrado, y canto despierto, Soy Julián porque soy selva virgen, Soy pueblo en pleno parto, Soy amor en canto nuevo, Soy libre amor, pero de verdad.

En una Carta escrita por el mismo Camarada Cantor, al Comandante Chávez, le dice: Yo soy un patriota colombiano que llego a Venezuela después de una larga lucha, viejo y enfermo, buscando alivio para mi salud y con la idea de más adelante levantar una pequeña granja de una hectárea, con gallinas ponedoras y engorde de cachamas que me sirviera para el sostenimiento. Y luego seguir, con el favor de Dios, componiendo y cantando canciones para animar la lucha de los pueblos en la búsqueda de su libertad y felicidad. Eso es lo que he hecho desde niño.

Termina otro día, otra semana. El Cantor Conrado sigue privado de libertad. Seguimos luchando, seguimos cantando.

Sin tanto perendengue, le cantaremos a la paz.

Amando Venceremos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2487 veces.



Neybis Bracho

Escritor, editor, actor y promotor cultural. Licenciado en Letras de la Universidad de Los Andes. Licenciado en Educación Mención Desarrollo Cultural de la Universidad Simón Rodríguez. Investigador de la historia del arte contemporáneo latinoamericano y europeo. Colaborador de varias revistas culturales y políticas del país. Ha sido publicado en la Biblioteca Hispánica de España, así como en varias Antologías poéticas de Venezuela (Imaginar la Distancia, poesía larense del siglo XX de Yeo Cruz, II Antología de Poesía de la Asociación de Escritores del Estado Mérida 2006, Artesa Poética de La Patana, Mérida 2001, Antología Festival Mundial de Poesía, Venezuela 2011). Actualmente se desempeña como Docente de la Cátedra de Literatura e Historia de Venezuela en el L.B Julio Segundo Álvarez de Carora. OBRA LITERARIA: Ha publicado los poemarios Glaciales (Ediciones AEDAS 1997), Vergeles de Rosas (UCLA 1998), Clepsidras y Sombras (ULA 1999), Púlpito de Faunos (ULA 2002), Contra Silencio (Gobernación del Edo. Mérida Ediciones GITANJALI 2002), Vástago de Abril (Axawa Editores. Primera Edición 2003), Fuentes de Luces (Axawa Editores 2007. Publicación acompañada con un CD con la voz del poeta, en una selección de varios libros del autor) Oficio de Existir (Fondo Editorial CONCULTURA 2008), Memoria de Viajes (Axawa Editores 2009). Ceremonia de Fuego (Axawa Editores 2010). Cuaderno de Relámpagos (Axawa Editores-LibrOris 2011) América Espada (Axawa Editores 2012). Cuenta con una obra inédita entre las cuales se encuentran: ALI Guitarra Izada (Ensayo sobre la canción de Ali Primera), Hora Ceniza (Poesía), Versos de la Vieja Sombra (Poesía), Prosa sin Pasado (Poesía), De La Vieja Aldea (Crónicas, anécdotas y memorias de Calicanto). Artemidoro y Otros Cuentos (Narrativa).Versos Furtivos (Poesía), Versos Dispersos (Poesía).

 nevallejo@yahoo.com

Visite el perfil de Neybis Bracho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Neybis Bracho

Neybis Bracho

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a168424.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO