Acuérdense de Abril, Señores


Han pasado 10 años del intento de Golpe de Estado que unos cuantos no percibieron como una conspiración de diversos factores de la derecha y de grupos empresariales, impulsados por el Imperio Equívoco. Sin embargo, otra vez, la historia vuelve a ser contada en pedazos y el relato completo, en algunos casos, ha sido adulterado, mientras que los personajes y los grupos que conspiraron contra el Presidente Chávez y el pueblo venezolano que le dió su voto de confianza, persisten en ignorarlo o en decir que un hombre como Pedro "El Breve" Carmona Estanga no debe ser modelo para nadie.

Es increíble que, luego de 10 años, personajes que "saltaron la talanquera" o conspiraron abiertamente estén libres en la calle, sin que se les toque un pelo, ocupando posiciones de poder o expatriados pero fingiéndose "perseguidos políticos". Igual ha ocurrido con los militares asesinos de la Cuarta República y contra quienes actuaron en ese golpe infame. Hay quien dice, pero no lo ventila en los medios, que no comprende como es que el Compañero Presidente Hugo Chávez no hace castigar a tales militares, mientras que en Argentina, hay gente que la está pagando. Hay quien ve en esta grave omisión de nuestro Gobierno, una especie de "solidaridad automática" con los militares...¿Que hay del relato del propio José Vicente Rangel, dando a entender que no se actuó con la premura del caso para evitar males mayores?. ¿Que hay del general que dijo que Chávez había renunciado?.

No se me olvidan aquel Alfredo Peña, víctima del mismísimo gobierno de CAP en su último gobierno, cuando era director del ayer prestigioso "El Nacional" y que después terminó robando, traicionando y huyendo del país. No se me olvida el viraje de Didalco Bolívar Graterol, desde la Gobernación de Aragua: huyó de la justicia por sus robos y, cosa rara, termina hablando con una emisora del Estado Venezolano amenazando con decir lo que sabe del fulano Ismael García, otro mequetrefe de marca mayor. Finalmente, semejante individuo regresó al país, pasó unos cuantos días en prisión y salió en libertad, tan tranquilo, como si nada hubiese pasado. Días después presumió de apoyar a la Revolución y quiso inscribirse en el PSUV, pero unos votantes con memoria lo sacaron de la cola.

Pero lo más serio, del cuento que nadie dice, es la traición del propio Francisco Arias Cárdenas, quien había recibido dinero de la NED o de quien iba a ser que ONG financiada por la Secretaría de Estado Yankee, como escribió la abogada Eva Golinger en su libro "El Código Chávez". Si no me quieren creer, agarren un ejemplar en Internet o impreso y búsquenlo. Peor aún: este señor se dirigió al programa abominable de opinión del ahora "honorable asambleísta" Miguel Ángel Rodríguez. ¿Y que fue lo que dijo?. Que el Presidente Chávez era el "autor intelectual" de las masacres del 11 de Abril; que era el "jefe de esa banda de delincuentes" refiriéndose a los integrantes de los Círculos Bolivarianos; que su "mente enferma" tenía conocimiento de la existencia de los francotiradores que dispararon a mansalva, que les daba órdenes; que era un "asesino, con toda la extensión de la palabra...un paranoico, un enfermo de poder" con las manos manchadas en la sangre del pueblo de Venezuela. El video en el que pronunció tales palabras, que no sabe si lo borró la gerencia de RCTV, está en varias partes de Youtube.com como  http://www.youtube.com/watch?v=TjZ4sJ504H8. Ahora, que nadie diga que ese video fue manipulado.

Con razón Monseñor Gustavo Ocando Yamarte, al comentar el perdón que le otorgó el Compañero Presidente Chávez a ese caballero, en uno de sus programas, hizo un gesto de desagrado como también lo hice. Ahora habría que recordar una frase que dice que quien traiciona una vez, puede hacerlo nuevamente. Y, para completar, vuelve a ser candidato "de Chávez" a la Gobernación del Zulia. A un perdón, siguió una traición, como bien dijera el Libertador Bolívar.

Celebré el regreso del Presidente pero no entendí su gesto de pedir perdón. Y menos entendí la decisión del Tribunal Supremo de Justicia que expresó que no hubo golpe de estado y que los milicos traidores, grabados por el ahora "desaparecido" Otto Neustald, estaban "preñados", cual embarazadas. Quienes asaltaron la Embajada de Cuba o se expatriaron, o están libres de todo castigo; Capriles Radonsky estuvo preso unos meses por robarse unos dineros; su "amigo del alma", Leopoldo López no pagó prisión y defraudó a quienes creían que iba a seguir hasta el final en su candidatura del autobús que se fue hacia un barranco.

Por eso, aunque me alegro de que esos señores fracasaran en su intento, no puedo menos que reafirmar, como en otra ocasión lo hice, que el Proceso Bolivariano anda pésimo como dijera Alberto Müller Rojas. Y sin embargo, aunque no vaya a votar por un gobernador para nada honrado y una alcalde ladrona que presumen de tener "corazón socialista" seguiré votando por el Presidente Chávez, así me digan que soy masoquista. Masoquistas, en tal caso, son los pobres españoles que, creyéndose estafados por el disque socialista del "Puma Zapatero", tuvieron los santos riñones de votar por un "Mono Rajoy", que se arrojó a los brazos mortíferos del Fondo Monetario. Eso es lo que promete el "amigo" Capriles Radonsky, quien sueña con recibir órdenes de Washington dadas por el otro sirviente de los Sionistas, que no sabe ni donde queda Honduras. Así son las cosas...

¡QUE NO VUELVAN JAMÁS!

maplacom@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2178 veces.



Roberto Arenas


Visite el perfil de Roberto Arenas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Arenas

Roberto Arenas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad