El período de mayor peligro en la vida de Chávez

Carmona sale de Fuerte Tiuna hacia su residencia al amanecer del viernes 12 de abril de 2002 y decide descansar una hora y luego partir con destino a Miraflores para iniciar la formación del nuevo gobierno. A las 8 a.m. estaba en su casa el Coronel Gustavo Díaz Vivas, designado subjefe de la Casa Militar. A las 8:30 a.m.,  la caravana se desplaza fluidamente hacia el Palacio y llega a Miraflores antes de las 9 a.m. El Regimiento de la Guardia de Honor, a cargo del Teniente Coronel Jesús Morao, rinde los honores militares, con la banda de guerra y la bandera nacional bajo la voz: “con vista al ciudadano Presidente de la República”; como también ocurrió en la mañana del sábado 13, Carmona creyó que por haberse efectuado aquel protocolo La Guardia de Honor reconocía al Presidente del Gobierno de Transición, a Carmona nunca le pasó por la cabeza que el día siguiente, por iniciativa propia  y al mando del mismo Teniente Coronel Morao la Guardia de Honor tomaría el Palacio y arrestaría a las pocas  personas que todavía se encontraban dentro. De manera que cuando Carmona el día 12 ingresa al Despacho Presidencial, encuentra un ambiente de tensa calma.

Chávez había quedado bajo custodia de la Fuerza Armada en Fuerte Tiuna. El Coronel Julio Rodríguez Salas sin ninguna autorización superior le había  facilitado un celular  con el cual Chávez pudo hacer varias importantes llamadas.  A Carmona se le informa como a las 10 de la mañana que un grupo de personas del pueblo hacía presencia en las inmediaciones del Fuerte Tiuna expresando su inconformidad ante el secuestro del Presidente, por lo que Carmona ordena se traslade a Chávez a la Base Naval de Turiamo para así evitar creciera el número de adherentes. Durante el  trasladado del preso Chávez a Turiamo, a cada momento surgía la idea de algún oficial militar que la mejor manera de neutralizar las simpatías hacia Chávez era asesinándolo, y hasta uno de ellos llegó a decir “muerto el perro se acaba la rabia” El que Chávez haya salido vivo durante el transcurso de toda esta acción siniestra contra él y su pueblo, se puede considerar fue un verdadero milagro del cielo. En esos momentos iniciales Carmona solo contaba apenas con la colaboración del Contralmirante Molina Tamayo y del Coronel Díaz Vivas. Uno de los problemas más serios en aquel instante era la debilidad organizativa y logística por lo que se decide que el primer acto público consistirá en la convocatoria a Miraflores a representantes de instituciones públicas, a la representación laboral del país, a la iglesia, a la sociedad civil y a las ONG´s  para dar a conocer los planes, su colaboración con el gobierno provisional, conformar el gabinete de gobierno  y conformar un Consejo Consultivo de la Presidencia. De inmediato se  comenzó hacer los contactos necesarios para la integración del equipo de gobierno. El presidente de la CTV se presentó a las 10:30 y se reunió con Carmona., se cambiaron ideas de la situación nacional incluyendo el levantamiento del paro vigente desde el día 9 de abril. Al final de la reunión, Carlos Ortega sugiere la designación del Dr.  León Arismendi, profesional serio, de centro-izquierda, Viceministro de Planificación con Teodoro Petkoff durante el gobierno de Caldera, como Ministro del Trabajo. A eso de las 11 de la mañana del viernes se efectúa la reunión con la sociedad civil y las ONG´s en el Salón de los Espejos y ante el atiborrado salón comienza los actos.

La preparación del controvertido decreto de instalación del Gobierno de Transición y de Unidad Democrática  no fue nada sencillo. Mucho se especuló sobre su origen. En la redacción del decreto se escuchó a juristas civiles y militares, entre ellos a los Doctores Allan Brewer-Carías, Carlos Ayala Corao, Cecilia Sosa, Daniel Romero, Juan Raffalli, Gustavo Linares Benzo, José Gregorio Vásquez, al Coronel Julio Rodríguez y Daniel Romero. El criterio que prevaleció como premisa fue el de la confluencia en ese día de razones válidas para invocar los artículos 350 y 333 de la Constitución, ante el vacío de poder, En otras palabras, el régimen anterior deslegitimado en su desempeño y que condujo al país a la más grave crisis de la historia, registrando un amplio prontuario de atropellos a la Constitución, a las leyes y a la Carta Democrática Interamericana. Además, en una versión preliminar del Decreto se llegó a considerar la restitución de la Constitución de 1961, dada la forma atropellada y excluyente como se aprobó la Carta Magna de 1999 por parte de la Asamblea Nacional Constituyente, por la manera en que ésta fue electa y por la dictadura constituyente instaurada con el aval del TSJ. El júbilo de los presentes era extraordinario, posteriormente los pasillos de Miraflores fueron llenándose de gente y Carmona pudo saludar a varios dirigentes nacionales de los partidos políticos venezolanos.    

joseameliach@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3988 veces.



José Manuel Ameliach Núñez


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a141280.htmlCd0NV CAC = Y co = US