La ira contra Iris

Hace días atrás, conocerse la noticia sobre la decisión con rasgos de supremacía de elevarte en responsabilidades, afloraron los odios en las malvadas mentes cuarto-republicanas, en las filas de los enemigos para atacarte despiadadamente, camarada. Sin el respeto debido hacia el ser humano, ni por tu dignidad de ser mujer, madre e hija, los miserables mazamorreros, los contaminados con la peste verde, lanzaron sus flechas envenenadas para despedazarte, desprestigiarte y descalificarte. Precisamente, quienes te atacan son los mismos quienes un día  quisieron patearte allá en los jardines del Capitolio; son los mismos asaltantes de residencias de gobernantes, los cobardes de siempre que se declaran demócratas, cuando en realidad son la escoria humana que le ha hecho mucho daño a esta tierra de gracia.

 Esos mortales son parte de una camada de gente orgullosa y arrogante, que han evolucionado en el pecado con fines de encender la llama de la venganza irracional. Esa es su naturaleza de mente distorsionada, torcida y de alambre de púa, con maquinaciones pecaminosas y de una voluntad humana perversa. Sigue caminando Iris, segura para liberar a lo que haya que liberar y volver tras las rejas de la justicia a esos de cuello blanco que desafían el espíritu revolucionario de las leyes, esos que se creen intocables porque son escuálidos “harto panas” de las oligarquías internas y del imperio. Trabaja intensamente, como siempre los has hecho, para cambiar la cultura de la violencia en las cárceles por otra que rescate al ser humano de los abismos de la irracionalidad.

 Esa es la senda del reto que tienes por delante, trabajar incansablemente para consolidar el proyecto revolucionario de la nueva vida y de la nueva patria. Los horizontes constitucionales de la  República son conceptos de expansión y ampliación, cuyo carácter filosófico es acelerar los cambios revolucionarios para mantener el ritmo de la realidad política. Sólo para recordar, volvamos los ojos hacia atrás, sobre la historia del año 2002 y encontraremos los tizones prendidos para incendiar la constitución, el Estado Y la revolución. Gracias a Dios, durante los últimos años se han ido rompiendo las cadenas  de la ignorancia política, por lo que ahora tenemos el aliento de la vida para enfrentar con las ideas, con la fuerza y con los puños si es necesario, cuando aparezca por allí un mazamorrero mutante, dándoselas de becerro cabriolo y cutis dermis-epidermis, queriendo humillar  con sus voz de aliento fuerte.

 Deja que ellos sigan arrastrándose en esas mareas de la adversidad humana, donde predomina el egoísmo, la crueldad, el odio y la maldad rayana.  Sigue actuando con razón, porque la razón es el método de la vida. Así te ataquen y desaten su ira contra ti, recuerda que estas blindada por tu practica de verdad, esa que no es inventada, sino auténtica, de luchar de frente y sin miedo, para vencer a los hipócritas, a los escuálidos que se la dan de demócratas, cuando en realidad son escorias, tal como ya lo hemos dicho y como se los ha repetido Jorge Giordani en par de oportunidades.
 Suena esos barrotes para darle otra oportunidad a los que han cometido delitos simples, pero también refuerza los barrotes que parezcan débiles para albergar al filósofo del Catatumbo y sus pupilos de nuevo tiempo. No olvides que la peste verde no sólo te ataca sino que quiere tu destrucción. 
 

eduardojm51@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2988 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a128423.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO