La masacre del 11 Abril de 2002

El 11 de Abril del año 2002 quedará grabado en las páginas de la historia venezolana como uno de los hechos más cobardes y execrables perpetrado por los partidos políticos opositores y sus nefasta dirigencia integrada fundamentalmente por adecos y copeyanos que actuando como asesinos de la más baja ralea, se unieron a otros grupos y factores frustrados para dar el Golpe de Estado del 11 abril de 2001, del cual hoy se están cumpliendo nueve años.

El gran objetivo trazado era adueñarse del poder, así fuera nadando en la sangre y el dolor de muchos venezolanos que cayeron masacrados aquel día de la triste marcha, cuando fueron arengados por Carlos Ortega, Enrique Mendoza, Carlos Fernández y otros tantos miserables que sabían de los francotiradores contratados por la Coordinadora Democrática para asesinar a sus propios seguidores. Ojala que cuando mueran esos asesinos opositores, principalmente quienes planificaron la masacre de abril de 2002, Dios los ponga a fuego lento. Aunque ellos contaron con la anuencia de la tal Conferencia Episcopal, ese grupúsculo de la extrema derecha reaccionaria y de mala fe, de todas maneras no deben contar con el perdón de nadie, ni siquiera de Pedro Botero.

Lo más lamentable de todo es que en el transcurrir del tiempo de nueve años, los asesinos escuálidos andan por allí pasados de parto y con más odio en sus placentas, con refinadas astucias de manipulación para asesinar nuevamente. Precisamente, en base a esas marrullerías han reconquistado algunos espacios de gobierno local y regional. No obstante, su obstinación extrema es volver a tener el poder del Estado, por ello lucen dispuestos a reconquistarlo a cualquier precio, incluyendo desde el asesinato del presidente Hugo Chávez Frías hasta una nueva masacre como la perpetrada ese día del 11 de abril de 2002.

De haber triunfado ese día, seguramente hoy estuvieran celebrando la fecha de la muerte, del terror, la felonía y la traición hacia sus propios seguidores y hacia la patria. Así actúan los asesinos, así actuaron los escuálidos, así siguen actuando ellos, porque no tienen sentimientos, no tienen ideología, ni muchos menos patria. Y digo todo esto porque en la tal Mesa de la Unidad impera el canibalismo político y el postre servido es de mazamorra verde envenenada con la cual pretender aniquilar a los más hambrientos y avaros del poder. Si nos detenemos a mirar esa cena de pirañas, veremos que el agua está revuelta y salpicada, donde al final todos resultarán muertos políticamente.

Son nueve años de unos hechos irracionales y sangrientos que no debemos olvidar, que hay que restregárselos en su cara y recordarles siempre que son asesinos de personas, asesinos de la democracia, asesinos del Estado y sus instituciones. No sólo jorobaron este país durante sus cuarenta años de saqueo, de entrega, de pobreza y miseria, sino que ahora pretenden llegar al poder nuevamente para quebrarle la espina dorsal de la fe al pueblo venezolano.

Sería muy lamentable y con consecuencias graves para el futuro de este país que adecos, copeyanos y demás sectores reaccionarios del país se adueñen nuevamente del poder. Sería algo así como dejar ciega la visión revolucionaria y transformadora que debe tener toda sociedad. No los dejes volver porque te aniquilarían.



eduardojm51@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2929 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a121313.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO