La poesía

Hoy día mundial de la poesía aquí mi tributo a quienes transforman la palabra en algo más que la palabra.

Desde esa aurora polvorienta he cabalgado a su lado, fui yo quien osé en una noche al son de meteoritos y molinos fugaces, piropear con mi poesía a su dulce dama del Toboso; mientras él deshacía entuertos, prodigaba el bien y evitaba el mal, hasta por estas tierras rodeada de Lago y palmeras.

Así ha sido, así llegó a nuestra ribera de puente sin paso y agua sin lluvia. Llegó disparando cruces ensangrentadas, secretos guardados en papiros de mariposa y holografías bucaneras sin tacha ni enmendadura; como heredad de aquella Hispania, donde todos los bardos de mi bahía han descubierto siempre la eterna poesía.

De allí vengo. Vengo de enredarme entre el vertiginoso follaje de pájaros dormidos y dantas en celos. Vengo de arboledas crujientes cantándole al paso de la quietud de aguas turbulentas. De allí vengo. Vengo de donde el zumbido aguijoneante de las piedras te saludan a primera vista y sin miedo. También vengo de allí.

Vengo del único sitio. Del mismo que a punto de sudores, gemidos y susurros, uno a uno, he destilado seres vivientes al jadeo de las estrellas. También vengo de los acantilados murallones con sus ventanas sin cerrojos.

Todos saben que vengo de donde las multitudes en medio de sus soledades los días murmuran sus aburridos soliloquios. De allí vengo, primero que el alfa y mucho antes que el génisis. Vengo porque soy lo que existió en la antelación de lo vivido después de la creación y la utopía.

Vengo de allí, porque yo soy la poesía.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1580 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor