Crónicas caraqueñas de música salsera X

Esta semana que comienza el día lunes 10-10-22 (bonito número), pero luctuoso debido al decreto de luto nacional por tres días desde el día domingo en horas de la tarde hizo el presidente Nicolás Maduro, por el desbordamiento de 5 quebradas en Las Tejerías, Edo. Aragua y Miranda por las torrenciales lluvias, declarándose la misma "Zona de Tragedia" por el deslave que ha cobrado hasta el momento 36 víctimas y 56 desaparecidos, por estas torrenciales lluvias que han afectado a casi todo el país.

Correspondió luego de la presentación de Carlos García, la clase magistral # 10 a cargo de Andy Durán, referida a la orquestación en la música salsera. Una buena iniciativa que da muestras del uso inteligente de las tecnologías de la información TIC´s fue el uso que le dio Paco Monterrey del grupo Archivo Caribeño en las redes sociales del cual recibí un aviso tipo reporte para manifestar que se estaba fuera de peligro por las inundaciones que nos han afectado. Aunque el maestro Durán no habló mucho de su infancia y juventud, nació en el año 1949 y me alegró mucho enterarme que somos colegas, por haber estudiado administración y en la música porque en su adolescencia sintió el despertar de la música animado por su padre, cuando descubrió agrupaciones del momento como la Orquesta Sans Souci, la Sonora Matancera, Pérez Prado, Billo’s, Negro Piñero, Chucho Sanoja, y las que serían figuras determinantes en su carrera: Tito Rodríguez y Tito Puente. Como lo dice en una entrevista hecha por Maritza Jiménez (Hija de Porfi Jiménez) para el diario El Universal, en julio de este año.

Estudió teoría y solfeo en la Escuela José Ángel Lamas, comenzó con la trompeta, la cual dejó por sus niveles de exigencia, en coincidencia con mi caso personal, abandoné la trompeta, porque tuve que devolvérsela a su dueño que me la había prestado y hasta ese momento duró mi experiencia académica en música.

El maestro Andy Durán se abrió paso como arreglista y copista de diversas agrupaciones y artistas nacionales. En 1978, aun ejerciendo la administración, creó su primera orquesta, Palladium, con la que comenzó a poner en práctica su gusto por el jazz latino y la música bailable, en los timbales y sus primeros arreglos frente al piano. Al año siguiente, Ray Santos le escribió diez arreglos para esa banda, un trabajo que conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Palladium pronto da paso a Andy Durán y su Latin Jazz Big Band, nombre artístico más ligero y de connotación internacional con el que el músico decidió en 1982 abandonar definitivamente la administración para entregarse a la música. Tres años más tarde lanzó su primer Long Play, Mambo salsa, recopilación de los mambos de Pérez Prado "con una pincelada de salsa y actualidad", totalmente financiado por él y dos cercanos amigos, Elías Wenklar y Alberto Forsyth, en el que figura como cantante.

En estas cinco décadas ha hecho de todo, declara. Desde "tocar, bailar, cantar, silbar, copiar, componer, dirigir, arreglar, grabar y producir", hasta vender sus discos. "Pero mi gran placer es arreglar y orquestar, jugar con los acordes y timbres de una big band, vale decir, mi instrumento". El difícil tema de las disqueras, a las que considera "una especie en extinción", lo ha llevado a financiar prácticamente sus discos: "Es necesario que el artista sea totalmente libre para plasmar su expresión artística. El negocio de las disqueras es vender discos y tener beneficios económicos, y eso casi siempre está en conflicto con el arte puro y honesto". Expresó que su banda para muchos circuitos era como clandestina, siendo invisibilizada por algunos y reivindicada por otros que se alinean al latin jazz, yo entre ellos. En todo caso, nuestra música tiene muchísima riqueza y variedad.

La segunda parte de su exposición dio una gran demostración de sus habilidades como docente, partiendo desde el uso de la batuta, las características de un director musical, con sus dones histriónicos incluidos, las enseñanzas de la bailarina y docente participante Profa. Hera Muro y una serie de detalles que tiene que afrontar un director de orquesta o de un grupo musical por pequeño que sea, cuando lo que cuenta además de los papeles o escrituras musicales, es la interpretación que deje satisfecha a la audiencia que se enfrenta. De un tiempo para acá se ha propuesto tener una banda culta que pueda ir a estilos variados.

Muy interesante su disertación en cuanto a la forma de marcar la rítmica, que puede ser binaria con el compás compartido o con el compás 4x4, de igual manera para la música ternaria de los valses, pasajes y joropos en 3x4 y 6x8 que caracteriza nuestra música popular tradicional, por no decir folklórica y que según algunos es sesquiáltera o hemiolada (una cosa que contiene la unidad y una mitad de ella.),como se siente en la música tuyera y otras parecidas, dándole ese carácter de batalla entre tiempo binario y el ternario. También se dice que está en razón de tres a dos y matemáticamente en términos de aritmética musical pudiésemos hablar del tiempo compuesto del 5x8 presente en muchas de nuestras expresiones musicales, como el merengue caraqueño, la gaita zuliana, el joropo oriental y el barloventeño.

Es poco el tiempo que tenemos en estas sesiones, para abordar todas estas complejidades en nuestra música latinoamericana y las fusiones que se dan con otros géneros, pero acá en Venezuela, es indudable que muchos de nuestros músicos y artistas en general, llevan estos códigos sonoros sembrados debajo de la piel y en nuestra conciencia, de manera natural, esto hace que nuestra musicalidad sea tan especial en este proceso que hemos denominado el "mestizaje" y que se refleja no solo en la música sino en otras manifestaciones culturales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 572 veces.



César Quintero Quijada


Visite el perfil de César Quintero Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



César Quintero Quijada

César Quintero Quijada

Más artículos de este autor