Crónicas caraqueñas de música salsera VIII

Una tarde muy lluviosa la del día 26, último lunes de este mes para La Ciudad y su Música en su sesión # 8 preparándose desde ahora con participación y sugerencias de la temática, para el capítulo 2, fue registrado parcialmente por Conciencia TV. En esta ocasión con la presentación del tema "El Vibráfono en las sonoridades orquestales" a cargo del reconocido ejecutante, director, compositor y arreglista, Alfredo Naranjo.

Este ponente comenzó por contar su propia vida desde que nació en el año de 1967 en la popular parroquia de Coche, que dá su nombre a la firma del Tratado de Coche entre José Antonio Páez y Antonio Guzmán Blanco, que puso fin a la Guerra Federal venezolana entre 1859 y 1863, por esa razón en 1992 fue designada como la parroquia de la paz. De Alfredo Naranjo existe una excelente reseña elaborada por Shari Avendaño el 20 de agosto de 2020, titulada "Alfredo Naranjo, el vibrafonista venezolano que hace resonar El Guajeo" (https://distintaslatitudes.net/historias/serie/caribe/alfredo-naranjo-vibrafonista) sin embargo hizo mención a su primer año de bachillerato y la música que escuchaba por gusto familiar, hizo mención de una canción de María Teresa Chacín, de Giordano, de Franco de Vita y por supuesto de la música salsera. Reafirmó sus inicios con el nucleo Coche del Sistema de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de Venezuela. Ahí empezó todo.

Su formación con el Director venezolano Rodolfo Sanglibeni en la práctica orquestal durante 5 años, ha sido decisiva en su carrera musical, obtiene una beca- trabajo y producto de sus ahorros a los 19 años, se va a Nueva York donde le tocó vivir la última etapa del llamado boom de la salsa, donde hizo una gran amistad con el también músico, Rolando Briceño, hijo del compositor y director de bandas marciales o también llamadas bandas secas, del conocidísimo tema de la música popular venezolana llamado "Brujería". Alfredo nos habló de esa época cuando Willie Colón grabó con Soledad Bravo, también del Madison Square Garden con Tito Puente, Patato Valdez y con Rolandito conoció a Marc Antoni. Acá en el mundo de la música de Venezuela, se ha de mencionar el apellido Quintero, que suena a tambores y a la mejor percusión. Frutos de un sólido árbol familiar, con profundas y notorias raíces musicales del barrio caraqueño de San Agustín del Sur, Carlos Nené Quintero y Robert Quintero, tío y sobrino, ellos han escrito su propia historia en la música.

Estudió percusión clásica y llegó a tocar el clarinete, de allí su habilidad para combinar melodía y ritmo, que perfeccionó con mucha practica orquestal, fue alumno del maestro Alberto Vergara, con mucha pasión por la música de Joe Cuba, del estadounidense Steve Nelson, del venezolano Freddy Roldán, pero su gran ídolo fue Dave Samuels, varias veces ganador del premio Grammy, quien se ha establecido como el precursor del vibráfono en su generación. Reconocido como el Mejor vibrafonista del mundo por las revistas Jazzis y Modern Drummer, fue el líder del grupo Spyro Gira, nombrado # 1 de Jazz Contemporáneo, Mejor Artista de Jazz Contemporáneo y del Grupo de los 80 por la revista Billboard. Alfredo nos contó la anécdota del desalojo del teatro caraqueño donde por primera vez vino a Venezuela este vibrafonista, dictaba un taller musical, en la ocasión de darse el evento conocido como "El sacudón" o "El caracazo" el día 27 de febrero de 1989 y posteriormente logró ganar y mantener una buena amistad con quien meses después volvió, consolidándose su amistad de tal manera, que antes de su fallecimiento en abril del año 2019 le dejo su propio vibráfono elaborado con material sintético, que funciona electrónicamente y con el cual este venezolano nos dió una muestra de su arte con sus magistrales ejecuciones.

Históricamente el idiófono conocido desde Africa como Balafón, se dice que está en la génesis de la marimba latinoamericana, donde se utilizan maderas como "El Palo Rosa", "Chontaduro" y otras maderas duras. La diferencia entre la marimba y el xilófono se debe a la amplitud de las escala agudas y graves. En términos de su rango, la marimba generalmente tiene un rango de tres a cinco, mientras que el xilófono solo tiene dos y media hasta cuatro octavas. Músicos como Igor Stravinsky y Silvestre Revueltas utilizaron vibráfono, es decir la sonoridad metálica. La circunstancia de Alfredo Naranjo al haberse criado en Coche, le permitió asistir a muchos eventos en El Poliedro de Caracas, entre ellos el homenaje a Benny Moré hecho por Tito Puente en el año 1978, los fraseos de muchos vibrafonistas como Louie Ramírez con Johnny Pacheco en la charanga y por supuesto no podía dejar de hablar del vibrafonista de origen sueco Cal Tjader que grabó uno de mis temas preferidos "Mi Montuno" en el álbum del Sonido Nuevo (Bamboleate) del año 1967 Alfredo comentó que este maestro vivía en Los Angeles y tocaba en sesiones abiertas con Mongo Santamaría.

Se dió una práctica participativa de lo que es "El guajeo"; como dos o tres melodías sonando simultáneamente y el acercamiento a otros géneros musicales como la gaita zuliana y el grupo Guaco, así como la experiencia con el percusionista Miguel Urbina y el grupo Mina donde hizo todos los arreglos basados en tambores barloventeños con la experiencia traída por "Miguito" de África Occidental con el maestro Papa Nbaye estudiando el lenguaje del tambor Sabar de los pescadores en la capital y el interior de Senegal (sabar papa mbaye : ndeye ndiaye banaya toth na sabar bi - Bing video) y se preguntaba ¿Qué pasó? con esta propuesta de profundo contenido cultural y que se ubica cerca de la llegada del tambor Djembé a Venezuela, también originario de este país de mayoría islámica con una inmensa riqueza no solo en instrumentos de percusión (idiófonos y membranófonos), sino también cordófonos como La Kora y algunos aerófonos.

Se abrió el derecho de palabra y eran muchas las inquietudes de los participantes y antes de comenzar las intervenciones, Alfredo contó una anécdota personal cuando regresando de una presentación en El Hatillo, donde le pagaron en efectivo una cantidad importante para ese momento, con su costoso instrumento en la parte trasera de su automóvil, y pasada la media noche se quedó accidentado en el Puente de Las Mercedes, se le aparecieron unos individuos con características algo extrañas, sintió un poco de temor y luego que le reconocieron como músico, hasta lo ayudaron y finalizaron comiéndose unas arepas juntos invitados por él. Luego de esta anécdota entre otros la periodista Ana María Hernandez quien trabaja para la Radio Nacional de Venezuela (RNV) y como profesora universitaria en la UBV le pidió que hablara sobre tres tópicos; su trascurrir como músico, compositor y docente, en segundo término ¿Cuáles eran sus referentes? y finalmente hablar algo del grupo "El Trabuco Venezolano" bajo la dirección de Alberto Naranjo, que no son familia, pero si colegas y orientador exigente, el efecto de los timpani en la pieza titulada "El Muñeco de la Ciudad" permitiendo reflexionar en la interrogante de si existe ¿soberanía musical? Me llamó la atención la experiencia contada de un niño llamado José Luis de muy corta edad que ejecutaba el vibráfono con mucha maestría, inspirado en la música de los super héroes del comic los Power Ranger.

En relación a los textos en las letras de las canciones por él creadas, hizo referencia a un tema cantado y grabado por Marcial Istúriz, titulado "Mujer". De la música instrumental grabada con su jazz band "Cosechando" destacan los temas hermanos "Amigos" y "Entre Amigos", le comenté en privado que este último era mi tema preferido, aunque no se considera músico de jazz, para mi gusto tiene su sello personal identificable. Nos demostró de manera práctica y sencilla, porque utiliza dos baquetas en cada mano, donde desarrolla la línea melódica y construye las armonías que acompañan sus solos y ejecuciones. Hizo un jingle para la Misión Vivienda Venezuela que se hizo muy famoso y fue estrenado en el teatro Teresa Carreño, donde el presidente Hugo Chávez mencionó su nombre como creador del tema.

Finalizó la sesión con tema exclusivo, un vals para piano del ilustre compositor venezolano nacido en el estado Zulia en el siglo XIX, Heraclio Fernández (1851-1886) "El Diablo Suelto", que se ha convertido en un referente de la música venezolana en cualquier parte del mundo, sirviendo para dar muestras de virtuosismo por las especiales modulaciones de este tema instrumental, que Enrique Hidalgo le puso una letra para ser cantado por Gualberto Ibarreto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 763 veces.



César Quintero Quijada


Visite el perfil de César Quintero Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



César Quintero Quijada

César Quintero Quijada

Más artículos de este autor