¿La cultura Polar? o la publicidad en tiempos de revolución

A propósito de un reciente trabajo aparecido en este medio, donde se señala con pruebas fotográficas, la “invasión” de la Polar a los espacios de la Galería de Arte Nacional, no pude menos que sentir dolor, puesto que ni en los mejores momentos de la 4ta. República, creo que se vio una intervención publicitaria como esta en esas instalaciones.

Para nadie es un secreto, el hecho que esa edificación ha sido inclusive alquilada para la realización de eventos y actividades comerciales nocturnas, con la excusa de la captación de fondos para su sostenimiento. Este pudiera ser punto a tratar en otra reflexión. Sin embargo lo que nos sorprende en esta oportunidad, es que creo (y digo creo, porque no tengo cifras ni fotos en la mano), que hasta el momento este alquiler, sé hacia sin mayores intervenciones sobre la fachada del lugar que alberga la más importante colección de artistas plásticos venezolanos.
Por lo visto, está no es la única institución del Estado que es “invadida” por la cultura Polar, puesto que vasta llegar al Poliedro para sentir, que la “dominación Polar” se ha consumado: la profusión de vallas con “bikinis” al exterior e interior del lugar, intervienen a tal punto el recinto, que pareciera que entramos al “Paraíso Playboy”. Igual pasa en el Metro donde la “Dominación Cantv” anda por sus fueros sobre nuestro corcel de hierro, mientras la mayonesa se pasea del torniquete a la pared como si nada.

¿No será que hace falta que en este proceso constituyente, en este proceso de construcción de la Revolución, se estimule la discusión sobre como será esa revolución cultural, especialmente en las instituciones vinculadas al campo de las artes.?

¿No será que deberá discutirse el papel de la publicidad, especialmente su presencia en las infraestructuras del Estado? Pues en esto de cambiar los hábitos del consumismo la publicidad no esperará pasivamente, por el contrario, invade, afoca, y obliga a que la veamos, a que notemos su presencia cada día más. Vasta con asomarse por la ciudad.

Creo que es bueno que las instituciones del Estado, prediquen con el ejemplo en cuanto a la transformación cultural, y en cualquier caso podrán publicitar de manera visible y llamativa, el servicio que prestan, y los programas que desarrollan: Exposición del Artista X, Concierto de la Orquesta Z, etc. Pero no puede ser que lo que predomine, sea la publicidad de productos, que además en el caso de la cerveza, por ser un producto alcohólico mas restringida debería ser su publicidad. Y OJO que conste que tomo cerveza, no soy ninguna puritana, y no profeso religión alguna pero creo en Dios y Jesucristo.

La publicidad en tiempos de revolución en mi opinión muy personal, en cualquier caso, deberá contribuir en el caso de las instituciones del Estado y sus infraestructuras, para la formación y el anuncio de actividades. Y puede contribuir poderosamente para la formación en valores, y para enaltecer las instituciones como bienes de orgullo para el pueblo venezolano.

Revisemos la estética bolivariana, pues las señales de la dominación, son cada vez mas grandes. Sino me cree, vaya para el Poliedro y vea, y por favor lleve una contribución para los y las compatriotas que allí permanecen mientras se solucionan sus problemas ... Bastante se lo agradeceremos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1728 veces.



Tibisay Maldonado


Visite el perfil de Tibisay Maldonado Lira para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: