Los camaleones de la Revolución

El socialismo significa entre otras muchas cosas, el hacer de la administración pública lo que es la de toda empresa comercial, una función técnica, servida por técnicos pagados para tal servicio; eliminando la corrupción y el robo. El socialismo significa la conversión de la política en administración y la sustitución del gobierno capitalista, para ponerlo al servicio del pueblo. Socialmente se busca, que mejore la vida de la generalidad de las comunidades, que todos tengamos trabajo con un salario justo, que seamos alimentados, abrigados, domiciliados humanamente, y darles salud y educación gratuita para todos, aunque se tengan que privar otros de lujos, suntuosidades, y estúpidos derroches. ¡Ta’mos claros!

Ahora bien: Uno observa que algunos gobernadores, muchos alcaldes y directores de institutos del Estado, cuando se montan en el coroto llegan con una mano adelante y otra atrás, pero al poco tiempo se les ve con tremendas camionetootas, se salen del barrio donde vivían para mudarse a las urbanizaciones de la burguesía, andan vestidos con ropa de marca, hacen francachelas, toman whisky de 18 años, consiguen barraganas; algunos abandonan a su familia inclusive. Considero que su salario no da para tanto lujo como estos funcionarios derrochan, mientras tanto existen montones de compatriotas que no tienen una vivienda digna por culpa de estos sinvergüenzas.

La mayoría de estos funcionarios a la fecha han ejecutado si acaso el 60% del presupuesto asignado a sus gobiernos, y tienen los reales depositados en bancos donde se cogen los intereses que estos generan, aparte del soborno o engrase que les dan los empresarios a cambio de negocios. ¿Por qué no se implementa una ley donde los intereses pasen automáticamente a engrosar el capital de la institución, y banquero que no cumpla con la tal ley esté obligado a reponerlo de su propio peculio? Creemos que con estas medidas se evita la corrupción y estos funcionarios prestaran un mejor servicio al pueblo.

Alguien nos puede explicar porque no se castiga con cárcel quitándoles lo robado a estos zánganos corruptos, no son acaso más dañinos y ladrones que muchos delincuentes comunes que se encuentran en las cárceles del país, por robarse una gallina, por no tener con qué alimentar a su familia que pasa hambre, ¿cuál es la diferencia? Por culpa de estos sinvergüenzas el pueblo carece de muchos servicios o les llegan a destiempo, perjudicándoles en salud, trabajo, educación, vivienda, alimentación y calidad de vida. No es por culpa de estos delincuentes la apatía que tienen muchos compatriotas por el Proceso revolucionario, ya que no contactan a las comunidades y tratan de averiguar cuáles son sus problemas solucionándoselos; donde se está aprovechando la oposición por medio de las redes populares para penetrarlos e incorporarlos a sus filas. ¿Por qué la Revolución todavía no llegó a las zonas más marginadas, donde existen muchos compatriotas que están pasando por dificultades económicas de salud y educación? ¿No es acaso obligación de los alcaldes ésta labor? En vez de estar robando el erario público, o haciendo negocios sucios y fraudulentos.

A estos “revolucionarios” lo que les interesa es el real y el poder para mantenerse arriba. Las ideas de una Patria mejor, donde todos tengamos iguales oportunidades, las consideran pendejadas. ¡Pendejadas!, todo lo que huela a socialismo. Estos bandidos odian la Revolución y la utilizan para su propio peculio. Veo por mi parte con vergüenza e indignación, que con estos bárbaros sin ideología no puede haber socialismo, ni triunfo posible. Estos sinvergüenzas sólo piensan en hacerse con el poder sin importarles el pueblo, ni el daño que hacen, les importa un pito, el Proceso revolucionario ¡Maldito sea todo aquel que se aprovecha de la Revolución para ver si llega arriba y se hace rico a costilla de los demás.

Por los lados donde yo vivo, un compatriota compró un terrenito, al tiempo empezó con las bases para construir un casita, un poquito de arena, un poquito de piedra picada, unas cabillas, unos bolsitas de cemento, etc., y así poco apoco después de un largo tiempo llegó a vaciar el pisito (PB.) de la construcción, más tarde empezó con las columnitas hacia primera planta, echó bastante tiempo en esta labor, luego vació la losa de entrepiso y comenzó las columnas del techo, al paso de los meses empezó con la construcción del mismo, luego empezó con algunas paredes, en estos menesteres pasó más de año y medio. De pronto la construcción adquiere gran velocidad: los acabados de una casita humilde son reemplazados por acabados de primera; se hacen grandes inversiones en la estabilización de taludes, (se me olvidaba decirles que por estos lados la mayoría de los terrenos están en pendientes de 45º o más) muros, pantallas atirantadas, cerramientos perimetrales de primera, kioscos para hacer francachelas, camionetootas último modelo, lujoso mobiliario, circuito cerrado de televisión, útiles de gimnasia y juegos que uno sólo encuentra en parques de atracciones o clubes donde sólo asisten los ricos.

A pesar de que el Comandante Presidente nos recomienda ahorrar el consumo de la electricidad, este “rojo-rojito” tiene una gran cantidad de potentes luminarias en los exteriores toda la noche encendidas. Será que le regalan el consumo de la energía eléctrica.

—Por aquí también pululan otros “rojo-rojitos” como el susodicho.

—¿Algún bondadoso camarada me puede explicar si de esta manera se hace socialismo?

¡Qué pasó allí! Se preguntan los vecinos donde la mayoría son escuálidos, (ya que este señor y su propiedad son la comidilla diaria de todos estos energúmenos) ¿Cuál fue el milagro? ¿Al señor le tocó un Kino multimillonario? ¡¡¡Nooo!!! Simplemente, el mencionado señor llegó a la dirección de un Instituto Autónomo del Estado. Chupó de la gran teta llamada Venezuela.

¡Cuántas más cosas se les ocurrirán a estos fascistas pitiyanquis al ahondar en las humanas acciones ante el espectáculo de tamaña opulencia, conociendo tanta pasión innoble como la oposición encierra! Aquí mismo, en esta villa babilónica y no poco hipócrita, tenemos ejemplos de lo que la oposición organizada… a la mayor gloria y servicio del imperialismo depredador.

Hubo una época en que reinaron los hombres más brutos y sanguinarios, allá en los albores de la humanidad; otra de los más belicosos y duros; otra de los más astutos y corrompidos; la ha habido de los más inteligentes. Se acerca la edad de los hombres honrados, la edad en que se acomoden mejor al medio los que posean cualidades morales superiores, verdaderas cualidades morales.

Muchos compatriotas, por culpa de estos “rojos-rojitos” sinvergüenzas y ladrones, están perdiendo la fe en nuestro Proceso revolucionario, y se vuelven contra los que tratamos de liberarlos de quienes los tienen esclavizados.

¡Camaradas! Si no somos capaces de superar estos actos de inmoralidad y corrupción de algunos funcionarios y erradicarlos de nuestra Revolución. Después sólo nos quedará el sueño. El sueño de algo que pasó.

¡Se acuerdan de aquella canción! ¡Lo que pudo haber sido y no fue!, bueno.

Salud Camaradas.

Hasta la Victoria Siempre.

Patria. Socialismo o Muerte.

¡Venceremos!


manueltaibo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3143 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a90589.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO