Corpoelec no es el problema ni el enemigo

El gran Víctor Hugo sostenía que: “No hay nada más estúpido que vencer, la gloria está en convencer”. Iniciamos esta crónica parafraseando a este gigante de la literatura universal, para llamar la atención a cerca de las denuncias que en contra de Corpoelec y su gerencia vienen haciendo directivos de la Federación de Trabajadores de la Industria Eléctrica (Fetraelec). Diríamos que no hay nada más absurdo que utilizar la descalificación apriori, sin pruebas sino simplemente con enunciados, cuando tenemos intenciones de crear un discurso o una matriz de opinión en contra de algo, o de alguien sin convencer a nadie.

Vemos como unos directivos de esa federación, porque dudamos que sean los trabajadores como pueblo quienes acompañen esta matriz de opinión, se empeñan en hacer creer al país, que Corpoelec está en manos de una burocracia ineficiente y corrupta, enemiga de los trabajadores, en otras palabras, una olla podrida. Esto con la finalidad de justificar la puñalada que en contra del proceso quieren aplicar con una marcha calienta calle, convocada para el viernes 25 de septiembre en Caracas, en cuyo anuncio tácitamente reconocen que no tienen el poder de convencimiento suficiente, al anunciar públicamente movilizarían 10 mil trabajadores, que no lograron esa movilización. Preguntamos, sin mala intención ¿Cuántos somos los trabajadores del sector eléctrico en el país? ¿Que porcentaje representa la movilización anunciada? Ahí dejamos eso. Cada camarada que saque su propia conclusión. Pero lo cierto es que todavía no logran convencer a nadie con sus superfluos planteamientos.

Los directivos de esta federación tienen un proyecto para relanzar al sector eléctrico y hacer el milagro que el Ingeniero Hipólito Izquierdo y su tren ejecutivo no han podido hacer en poco más de un año de constituida Corpoelec, como ente rector del sector. Pero se trata de un secreto bien guardado, como aquella cuña de Corpoturismo hace unos 20 años. Un secreto bien guardado, porque quienes hemos seguido los comunicados emitidos por esa organización no hemos visto ni siquiera las líneas gruesas de ese plan mucho menos los pormenores de su contenido.

Tienen una olla de corrupción por destapar pero tampoco han podido destornillar la varbula de la olla para quitar la presión y abrir la tapa. Es decir ni más ni menos que como las pruebas del fraude electoral que salieron a buscar Ramos Allup, Antonio Ledezma y Pablo Medina, cuyos seguidores todavía los están esperando para reclamar el triunfo del filósofo del Zulia, que está esperando el resultado de la investigación allá en Lima.

Es decir que han caído en la vieja práctica de los rumores y de aquella prédica del doctor Goebels, a cerca de que una mentira repetida una y otra vez se convierte en verdad, pero afortunadamente el pueblo venezolano derrotó a Goebels y demostró que puede más la capacidad y los poderes creadores que mil mentiras repetidas una y otra vez.

Por eso decimos a los camaradas que están propiciando marchas, para darle la razón al, oposicionismo, que no hace más que denigrar del proceso, pero sin presentar pruebas, de la ineficiencia y corrupción del gobierno bolivariano; que nos convenzan, que nos presenten pruebas de la corrupción y que nos cuelguen en la red, ese maravilloso y milagroso proyecto para relanzar el sistema eléctrico nacional y les acompañamos en sus marchas. Pero antes tienen que convencernos, de que todo eso es tangible, que no tienen ninguna coincidencia con “La mesa de la unidad”. Que tienen la razón, que Corpoelec e Hipólito son los malucos. De lo contrario seguimos creyendo que Corpoelec no es el problema ni el enemigo.


Periodista CNP 2414. cd2620@gmail.com. cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2628 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: