La corrupción lacra social incurable

Con la anuencia del equipo de Aporrea y las amigas y amigos, que nos leen, creo conveniente hacer una especie de auto-presentación, pues así como he recibido felicitaciones múltiples por algunos de mis escritos, también he recibido críticas por correos descalificativas y ofensivas por quienes no tienen el menor recato en acusar sin conocer a la persona de trato y comunicación, trabajé en la Administración Pública, administré y nadé en dinero del erario público, no tengo fincas, haciendas, dinero ni casa, vivo alquilado con mi señora, mis hijos gracias al Dios de la Naturaleza son profesionales y todos trabajan, yo escribí una novela, sembré varios árboles y vivo de mi jubilación, me gradué de bachiller a los 40, trabajaba y estudiaba, me hice a punta de cincel, desde joven he sido de izquierda, he disfrutado de la lectura y escritura desde muchacho, leo la historia de Bolívar, Don Simón Rodríguez, Marx, Alexis Carrel, El Quijote, Los Miserables, Literatura, Filosofía, Política y diversas y otras tantas lecturas, aún leo y escribo, poco veo TV, pienso soy autodidacta con orgullo, mejor que tener pruritos profesionales, que enferman a muchos. Fundamos un Sindicato de Empleados al margen de las líneas del pulpo de la CTV, nos aplastaron, me cobraron mi posición y me echaron, gané la demanda, sin embargo no me reincorporaron con 28 años de servicio, esa era la democracia representativa, pero no nos doblegamos, de manera que no seré Santo, como humano no hay quien no cometa errores, pero algo de moral y ética me acompañan a mis 70, y con esos principios me iré al infinito. Me hice a algunas carreras técnicas, que ejercí, logré ser comunicador social, TSU en Publicidad y Mercadeo, Locutor, cursos, corresponsal de guerra y tantas otras cosas útiles en la escuela de la vida. Cuando comenté lo de Lina Ron, traté de no descalificarla en lo personal, solo referí la parte legal y la relación psicológica con su actuación en grupo, la crítica fue por efectuar actos contra la ley y posibles perjuicios a la Revolución. Me disculpan este preámbulo, pero lo consideré oportuno, porque como no soy hombre público, quienes me criticaron, pensaron que era alienado, amigo de la alabanza, fanático político, esclavo del dictador doméstico y otras tantas cosas de insultante descalificación. Mil disculpas, porque no somos amigos de la primera persona, del singular. 

LA CORRUPCIÓN ES UNA LACRA SOCIAL: que heredamos del feudalismo europeo, su colonización en la llamada conquista y posteriormente reafirmado por el Imperio Capitalista, del norte que con el pretexto de América para los americanos, siguieron explotando nuestras riquezas y echaron a las colonias de Europa; tal cual como lo predijo nuestro Libertador en su gesta de emancipación: cartas, proclamas, advertencias, discursos políticos, pensamientos y valiosos documentos que hoy, son guía de nuestros pueblos para terminar de consolidar sus mandatos, pues Bolívar se fue al infinito a muy temprana edad, tenía que haber vivido 40 años más para haber consolidado su revolución; sin embargo hoy renace su inmortalidad y su espada anda por la América Latina y por el mundo. 

A las lacras de la corrupción también se agregan la violencia, delincuencia y otros tantos vicios que heredamos de ese descubrimiento de regresión en vez de evolución, funestos males de un decadente sistema feudal, reencarnado por los conquistadores españoles en nuestra América. La esclavitud con los negros y las masacres a los indígenas, fueron formas aberrantes de corrupción, violencia y delincuencia contra los originarios a los que perseguían, asesinaban para robar las riquezas naturales. De manera que, estos flagelos son importados e impuestos por la España del reino Católico y medieval, por la influencia de la monarquía agraria, Colombia es la herencia más resaltante que queda del feudalismo agrario. Y aún echados por Bolívar y los héroes independentistas, Francia, Inglaterra y Portugal tenían las garras afiladas para no soltar la presa de este continente, pues sabían de los privilegios naturales, ante la decadencia Española, ellos querían el turno, pero los yanquis se las ingeniaron para tomar su lugar. 

Nuestra Constitución contempló el ¨Poder Ciudadano¨ inspiración en el poder moral que Bolívar exaltó en el profético Discurso de Angostura, sabía nuestro Libertador del peligro que nos acechaba por la CORRUPCIÓN COMO LACRA SOCIAL, anunciaba Bolívar, que de nada valen las normas escritas si no se aplican o si quienes las promulgan actúan con espíritu corrompido. La ley si no se ejecuta no es ley aun cuando se grabe sobre piedra. De no ser así, la sociedad latinoamericana sería la más justa del mundo, pues muchas veces nos sobra legislación social, pero nos faltan políticos y jueces de honor y coraje.

Nuestro Libertador sabia de la crisis moral y la carencia de educación de nuestros pueblos. Esos males sociales lo impulsaron a redactar en 1819, en Angostura su Proyecto de ¨Poder Moral¨, torpedeado por quienes nadaban en los vicios administrativos.

¨LA HACIENDA NACIONAL NO ES DE QUIEN OS GOBIERNA. TODOS LOS DEPOSITARIOS DE NUESTROS INTERESES DEBEN DEMOSTRAR EL USO QUE HAN HECHO DE ELLOS¨. Simón Bolívar.

Don Simón Rodríguez, también dejó plasmadas su ideas sobre para que en la educación los maestros, no hicieran de sus discípulos sirvientes domésticos, proclives a caer en vicios y desmanes, no consientan que el comercio asalaríe por su cuenta a los obreros para reducirlos a la condición de esclavos. 

Hemos insistido con humildad, sobre los problemas y peligros de nuestra Revolución con la impunidad, la anarquía al no actuar con el imperio de la ley, como bien lo contempla nuestra Constitución, contra estos vicios malignos que socaban las bases legales de la República. La palabra corrupción es muy popular, anda de boca en boca, el vulgo comenta haciéndose portador de los rumores que la mayoría de las veces, son lanzados por los medios de comunicación, en otras oportunidades sustentados con investigaciones bien fundamentadas, otras son informaciones que lanzan con fines netamente políticos para descalificar, con difamaciones y calumnias, que no tienen asidero legal, forman parte de la guerra psicológica y mediática con fines oscuros y bien develados. 

LA CORRUPCIÓN, a nuestro entender no es difícil detectarla, está la ley para su combate, existe el poder moral, la contraloría, la fiscalía, los especialistas para investigarla y los tribunales para ejecutar y hacer cumplir la ley, además de ciertas normas como es la declaración jurada de bienes para todo funcionario público, esta importante norma permite saber con qué bienes se llega y con cuantos se va. Qué estos pasos no sean cumplidos con rigor, son fallas de funcionarios que deben hacer cumplir los requisitos establecidos, la contraloría popular, es un gran avance para contribuir a evitar la corrupción. Quizá las acusaciones que se insertan en los medios, por sujetos políticos adversos al gobierno que tienen derechos a denunciar la corrupción, pero documentados, con pruebas fehacientes, no con fines inconfesables y netamente políticos, es decir, descalificar a personas o funcionarios del gobierno sin apegarse a la ley. Cuando estas situaciones se presenten y los acusados no utilicen la ley para defenderse, es decir responder con la ley en la mano la calumnia, si no se hace o se calla, es otorgar y dar píe para seguirse en el juego de la mentira y al final se contribuye con el flagelo. 

En mi época de funcionario público, de dirigente social, de columnista en diarios regionales donde estuve, escribí bastante y denuncié los peligros de este flagelo, siempre exaltando a nuestro Libertador y las leyes, fue en la cuarta República, guardo mis artículos sobre esa y otra temática de interés nacional, claro nunca acusé a nadie en particular, no tengo vocación de investigación policial y menos sin tener las pruebas, pero se evidenciaban los hechos y era necesario los alertas, una vez dijimos en nuestro sindicato de izquierda,-qué la corrupción iba tan rápido y tan peligrosa contra la Patria, que ya no había dinero para pagarles a los trabajadores de la Administración Pública-. Y eso lo vivimos, habrá quienes se olvidaron, pero fue con la Revolución que los entuertos se corrigieron y se recobró la quiebra que ya estaba en el abismo. 

LA CORRUPCIÓN COMO LACRA SOCIAL, nos sigue afectando, sigue siendo un peligro contra la consolidación de la República, contra las libertades, la justicia social, la democracia participativa, la economía nacional, la seguridad social de los trabajadores, para los jubilados y pensionados, el trabajo y las finanzas públicas, hasta contra la economía privada que sirve a la República, las actividades del campo representadas por la producción agropecuaria, contra la educación del pueblo, la salud, la ciencia, la tecnología, la investigación, los profesionales, perjudica a las mayorías, conspira contra las leyes, favorece a los que transitan en el lodazal de la corrupción. 

Tomemos la palabra del Presidente para alertar, ejercer el derecho a la auto-crítica y la crítica constructiva, sin llegar a estados de ánimo que nos hagan al extremo del fanatismo, desbocados y al margen de las leyes sociales. En estos días hablamos del problema de las NOTARIAS Y REGISTRADURIAS, que fueron objeto de algunas medidas en relación a sueldos y controles fiscales, y se ha desatado una serie de problemas que están afectando al público que acude a solicitar sus servicios, por el surgimiento de una especie de operación morrocoy, trabas burocráticas, exigencias de dinero extra para agilizar trámites, colas, gestores como siempre apoyados por profesionales que ya no ejercen, estos son informaciones que se escuchan por quienes utilizan por necesidad el registro o notariado de documentos, al parecer en cada Estado ponen sus condiciones al margen de la ley, hay anarquía que se presta para la corrupción, a quienes competa deben investigar, para corregir estas anomalías, al parecer los trabajadores de estos entes no están contestes con los sueldos establecidos, antes eran libres sin limitaciones. Los comentarios son de suma gravedad, han intervenido algunas notarias por irregularidades, esperamos que se solucionen los inconvenientes de acuerdo a normativas legales. 

Las investigaciones de contraloría social, Poder Moral y autoridades competentes para minimizar este cáncer sin remedio, el trabajo debe pasar por todas aquellas instituciones donde hayan comentarios o rumores que hagan sospechar de manejos dolosos contra la Hacienda Nacional y sobre todo en aquellos organismos sensibles a la corrupción por las altas sumas de dinero que se administran, grandes contratos, entes crediticios, recordemos los graves problemas de corrupción que hubo con el dinero de las pensiones, que afectaba a viejos y viejitas, que hasta morían sin disfrute de sus beneficios, la malversación de fondos con las prestaciones sociales que nunca pagaban, el tráfico de influencias y las organizaciones mafiosas que a veces se organizan muy bien y burlan los controles legales. 

La impunidad, la anarquía, la desidia, el dejar pasar y no controlar, el incumplimiento de las leyes, han afectado y siguen socavando las bases que sostienen y garantizan el desarrollo y nuestra independencia, la CORRUPCIÓN ES VIOLENCIA, DELINCUENCIA AL IGUAL QUE LA ESPECULACIÓN, EL TRAFICO DE DROGAS, EL CONTRABANDO, EL SECUESTRO, EL ASESINATO, EL SICARIATO Y EL HAMPA ORGANIZADA QUE ROBA Y MATA, NO COMO ANTAÑO ROBABAN PERO RESPETABAN LA VIDA.  


saguete@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2446 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a84346.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO