¿A quién benefició la disminuición del IVA?

Creo que muchas decisiones justas y muchos esfuerzos de buena voluntad para mejorar la condición económica del venezolano, debido a una carencia de planificación y sobre todo de supervisión, terminan por ser vehículos de beneficio para los sempiternos hambreadores del pueblo. Desde que el Presidente Chávez , anunció la reducción del IVA hasta el 11%, las esperanzas de muchas personas de que iban a ahorrarse un poco de dinero de sus menguados salarios se elevaron, igual que la ambición de los comerciantes e industriales que comenzaron la planificación para que esa porción del IVA que ahora no tenían que pagar al fisco pasara a sus bolsillos y no a los del pueblo.
Entonces como pasa en muchas de los emprendimientos de nuestro gobierno bolivariano, donde las palabras planificación, supervisión, contraloría y fiscalización parece que desaparecieron de su diccionario, comenzó una escalada de precios que por razones no bien entendidas no se ha reflejado ni en las caquécticas estadísticas del BCV. Se produjeron aumentos tanto en los artículos regulados, no se por quien, y sobre todo en los no regulados, que en muchos casos superaron el 100%. Dándose la insólita situación que los precios de las supuestas ofertas aparecidas mucho antes del 1 de Marzo, en donde estaba incluido un IVA del 14%, no presentaron ninguna variación después de esta fecha, y cuando los clientes preguntaban sobre el IVA, los alentados vendedores respondían que ya estaba calculado el 11% en el precio.
Por ejemplo, una nevera de 16 pies costaba al principio de Enero 2007, Bs. 1.700.000, luego a principios de Febrero su precio era Bs. 3.400.000, y ese último precio se ha mantenido después del 1 de Marzo, en ambos casos el IVA incluido era 14% y 11% respectivamente. El precio de un paquete de galletas de soda paso de Bs. 1.300 en Enero a Bs. 1.900 en Febrero y ahora esta en Bs. 2.050. En otros términos, no hubo rebaja de precios en ningún artículo y lo que sería un beneficio para el pueblo resultó una fiesta para los hambreadores de siempre.

Como se ríen los especuladores, estafadores y criminales del comercio y la industria de las acciones del gobierno. Como se ríen de las bravatas del Presidente del INDECU, del SENIAT, o de cualquier funcionario público que en un alarde de eficiencia nunca cumplida, vocifera que le caerá todo el peso de la ley a los trasgresores de la misma. Pero parece que esa ley tiene tan poco peso que flota y se eleva tan alto como los precios que pretende controlar. Hasta cuando tendremos que soportar programas pésimamente planificados e incompetentemente ejecutados, por funcionarios que se les pagan elevados sueldos para que no hagan nada (no se donde diablos quedó la iniciativa de rebajar los sueldos a los altos funcionarios públicos), donde están las medidas de control, donde la contraloría y fiscalización necesarias en este país donde parece que para que el ciudadano cumpla una ley tiene que tener al lado un gendarme con una peinilla. O es que se cree que los empresarios nuestros son los niños del coro de una iglesia, o blancas palomitas de inocencia.

Hasta cuando no entenderemos que no puede haber un estado socialista con una economía de mercado, eso se parece al arroz con mango de “un país dos sistemas” de la China de Deng Ziao Ping, donde excepto el control del gobierno por parte del Partido Comunista, las transnacionales hacen los que le da la gana con los obreros que contratan, y donde la clase dirigente exhibe un boato que supera al de los antiguos mandarines. Mientras no comprendamos que la política de control de precios no podrá nunca controlar la inflación especulativa, mientras dependamos de la política de mercado, y que es necesario que por el bien colectivo que lo que se regule son las ganancias a obtener por los bienes vendidos, sea que este sea arroz, pollo o una nevera. Por que esa división de artículos regulados o no regulados es macabra, acaso una nevera, no es un bien necesario y esencial que requieren el 100% de las familias, o tendremos que regresar a las cavitas con hielo, para que el bodeguero no este raspando nuestros bolsillos lánguidos con la venta de hielo todos los días.
Debería por lo tanto regularse las ganancias de TODOS LOS BIENES, manteniendo una supervisión permanentes sobre los costos de producción o importación, e imponerse fuertes multas y cierres definitivos a aquellos negocios o empresas que transgredan los controles, pero es un control de ganancias que debe abarcar toda la cadena de producción o importación, y distribución. Porque en un estado socialista verdadero toda actividad comercial e industrial tiene una base social o mejor un propósito social. No es posible que nos llamemos socialistas y sigamos dejando que los ladrones de siempre esquilmen tanto a sus trabajadores como a sus clientes. Toda ganancia debe ser regulada aun la del ejercicio libre de la profesión como en el caso de los médicos, abogados, etc. Porque la usura, y el enriquecimiento a costa del pueblo no puede permitirse, a menos que queramos mantenernos en un mango con arroz chino, en una indefinición ideológica y conceptual de donde solo salen gananciosos los corruptos y los vivitos.

Si esto continua de este tenor, vamos directos al despeñadero, porque la integridad y solidaridad socialista no puede convivir con la hipocresía y el egoísmo capitalista. Ya estoy viendo a los empresarios tragarse la próxima rebaja del IVA al 9%, si no se toman medidas urgentes. Ya veo también las jugosas ganancias que ellos van a obtener con la reconversión monetaria. Desorden, desidia, incompetencia, corrupción, complicidad y tantos otros males que afectan los propósitos justos del gobierno socialista, no se quitaran con las amenas pero superfluas charlas de 100 Misiones Moral y Luces, es hora Presidente Chávez de que se tomen medidas heroicas, por que con pañitos calientes puestos sobre la frente no se quita esta fiebre, porque no es un resfriado momentáneo sino que es Paludismo. Porque las bases del proceso se la están tragando a destelladas entre los lobos vestidos de ovejitas revolucionarias, que gritan a más no poder una palabra que solo queda en sus labios porque no pueden tragarla como es el socialismo, y los empresarios que aparentando inclinarse ante los anuncios del gobiernos, urden cuanto maniobra pueden para aprovecharse de las medidas anunciadas y crían cuervos que pintan de rojo rojito para que estos le saquen los ojos a nuestro sufrido y siempre decepcionado pueblo.

Conduélase de este pueblo y eche de su entorno, cual Jesus en el Templo, a toda la partida de aduladores, incompetentes y corruptos que lo han rodeado, y tome de una vez y por todas medidas que sean efectivas y que alcancen al pueblo, y no que se disipen en la burocracia como la niebla. Creo en su deseo de cambio, creo en su amor por el pueblo, pero también creo que es hora de que tenga oídos para oír y ojos para ver, no se le nublen los sentidos ante las palabras de sus supuestos amigos. Si la divisa es Patria, Socialismo o Muerte, hagamos realidad la divisa y que esta no quede en palabras, el socialismo para ser pleno debe ser un gobierno efectivo, no un desgobierno como en tantos otros sistemas de izquierda han sido, y por lo cual se han hundido. Trascender las costumbres, complicidades y falacias de la IV república debería ser nuestro lema. Hagamos honor a nuestra sangre heredera de Bolivar. Que las credenciales de este gobierno que serán escritas para la historía sean Integridad, Eficiencia y Efectividad. Gracias por escucharme.

antber_2002@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7132 veces.



Antonio Bermúdez


Visite el perfil de Antonio Bermúdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Bermúdez

Antonio Bermúdez

Más artículos de este autor