Mientra las celestinas de la hamponcracia gozan una esférica

A pesar de ser víctimas de la desigualdad social que genera este sistema corrompido, estas honorables, heroicas y valientes mujeres venezolanas, hayan o no podido comprar la ropa interior que las hace sentir y parecer más hermosas, aunque a la mujer venezolana no le hacen falta esos trapos para ser las mas bellas del planeta, eso jamás les ha impidido cumplir con su responsabilidad en la escuela y centros de salud. No obstante, como venezolanas que sienten a su país, no dejan de sentir cierta arrecherita cuando, no sin asombro, que un montón de celestinas de la clase política hamponil se gasten en un solo día miles de dolares robados al país y que son los que las maestras y enfermeras se merecen para mejorar su situación y las de sus familias

Sin embargo debemos zarpar, con este artículo, para irlo denunciando en voz alta, que el robo de los bienes públicos por parte de la hamponcracia madurista-posición de derecha-fedecámaras ha producido en la vida diaria de los trabajadores de la salud, de la educación y de toda la clase trabajadora venezolana una vida cotidiana llena de desgracias y herrumbres insalvables. Por eso esta clase política hamponil hay que impedir siga dirigiendo el país.

Lo cierto es que la situacion política en Venezuela está envuelta en una trama asquerosa. El ritmo de los acontecimientos es vertiginoso poniéndose de relieve el desmoronamiento moral propio de la clase dominante y en consecuencia esta en riesgo la vida de todo un pueblo. Apenas tiene uno tiempo de pensar o de escribir unas cuantas lineas de lo que va sucediéndose, pero todo cambia a cada rato y lo que ayer, por ejemplo, se consideraba como una irrefutable verdad hoy ya no lo es.

Asi son las sociedades cuando están en crisis de parto, cuando están a punto de dar a luz una situación revolucionaria, así está la sociedad venezolana: la hamponcracia que ya no puede sostenerse como hasta ahora han gobernado, porque los niveles de empobrecimiento y hambre y desigualdad se hacen insoportable en el pueblo y por consiguiente, los de abajo, el pueblo mismo, ya no quieren seguir siendo gobernados por una clase política hamponil.

El asunto consiste, esencialmente, en que el pueblo venezolano se está moviendo en una profunda crisis de dimensiones históricas, no es una simple crisis, no es cualquier crisis, tampoco cabe dentro de una reducción simplista que resulta de una visión rígida que se desprende a su vez de una falsa conciencia sobre lo que está ocurriendo en Venezuela, o sea, el pueblo venezolano se encuentra parado frente a una encrucijada de vida, intentando por su cuenta, tomar la decision de si escoge continuar en el peor de los caminos, que es el que nos impuso la hamponcracia madurista con la oposición de derecha y fedécamaras, es decir, seguir sobreviviendo, como unos esclavos asalariados, en el camino del fracasado modelo del capitalismo mafioso, o , tomar un camino radicalmente distinto, lanzarse apoyándose en sus propias fuerzas e inteligencia, que son suficientes, para construir la Sexta República.

Examinemos lo siguiente. En enero reciente, la indexación salarial fue la consigna central con la que se fueron a la calle las clases trabajadoras venezolanas. Hoy, con la puesta en escena del robo de los 23 mil millones de dolares que tendriamos de multiplicar por 10 para acercarnos al verdadero monto robado, ha quedado suficientemente claro que cuando la hamponcracia madurista, apoyada con la participación de la hamponcracia de la oposición y fedecámaras, se niegan a aprobar la indexación salarial a las clases trabajadoras, no hacen otra cosa sino cumplir con los planes dictados por las corporaciones capitalistas extranjeras para imponerle al pueblo venezolano un paquetaso neoliberal, que está demás decir, tiene al mundo sumergido en una crisis de dimensiones universales a punto de una conflagración mundial.

Con el alegato de que no hay dinero para aumentar sueldos y salarios, ha quedado claro, que la hamponcracia madurista-oposicion de derecha-fedecamaras estan dispuestos ha acabar con la organizacion y voluntad de lucha del pueblo venezolano por conquistar una vida buena. Entonces, en este escenario cuál es el tipo de lucha les queda a las clases trabajadoras, que no sea el de la convocatoria de una huelga general, y no ponerse a esperar, como condición para convocarla, a que todo el mundo esté convencido. Se trata de iniciarla e ir agitando y organizando la incorporación del grueso del pueblo trabajador a la lucha.

La hamponcracia madurista sabe que su tiempo se les agotó y también lo saben la posición de derecha y fedecamaras que tienen negocios sucios llenos de corrupción con el gobierno. El escenario que aquí avisoramos, a pesar de la represión, las persecuciones de los maestros y enfermeras, a pesar del autoritarismo que se hará más patente en las filas del gobierno, pero también el retraso en las "vanguardia del pueblo", lo que preveemos es el nacimiento de una situación revolucionaria y para ello las clases trabajadoras deberán prepararse organizativa, política y elevar la conciencia de clase para sí, levantando un programa correcto de país donde quepamos todas y todos los que creamos en la vida y nos opongamos a todo tipo de desigualdades.

Posdata: por cierto, también los maestros y enfermeros sueñan con comprarse interiores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1251 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: