64 años de corrupción

El revolucionario no debe hacer suya la ilusión y la ingenuidad política. Entendida la primera, como el juicio erróneo del militante socialista de idealizar a su dirigentes y considerarlos impolutos. Y en relación con la ingenuidad definida, como toda actuación sin tener en cuenta la perversidad y la ética de los gobernantes o la complejidad de una situación política determinada.

En consecuencia, los adherentes, los militantes de la utopía socialista, que le otorgan consenso a los gobernantes deben orientarse por la concepción materialista de la historia y la dialéctica política y social. Siempre deben evitar caer en un esperancismo desmedido que lo conduzca a la espera mesiánica de que la política y la normativa bien sea leve, severa o draconiana, resolverá el flagelo de la corrupción.

Ahora bien, si revisamos la historia política de los gobiernos en el periodo 1959-2023, encontraremos muchos casos y escándalos relacionados con la corrupción. Desde Betancourt hasta Maduro, ese hecho ha desteñido la gestión de los gobernantes de turno. No sólo en los niveles de arriba, sino también aguas abajo: Ministros, gobernadores, alcaldes y concejales, hicieron y han hecho grandes riquezas por la vía del peculado, "cuanto hay pa’ eso", la concusión, cobro de comisiones ayer 10%, hoy hasta el 60 %, y hurto, entre otros mecanismo de corrupción.

En 64 años, a partir del derrocamiento de la dictadura de Pérez Jiménez hasta hoy, la corrupción ha sido sostenida e indetenible. Ejemplos de casos de corruptelas sobran:

A) En el periodo de la Cuarta República,1959-1998, hemos conocido casos de putrefacción e inmoralidad administrativa, como: RECADI, Los JEEP blancos, la LISTA de corruptos de Piñerúa, el desvió de recursos de CAP, el Sierra Nevada, los tres (3) millones dólares de Vinicio Carrera, El Terminal La Bandera, INMERCA, el Maíz Africano, el Viernes Negro, los robos de los Bancos Latino, el Banco progreso, el Banco de los Trabajadores, la Fundación del Niño, VIASA, la millonada de PDVSA-Primero Justicia, Cemento Andino, la ciudad vacacional, Los Caracas, las Cuentas Mancomunadas en dólares de Cecilia Matos-CAP, entre los más importantes de la los 40 años de la Cuarta República.

B) En el Periodo de la Quinta República,1999-2003, heredera de la corrupción anterior ya conocemos casos, como: CADIVI, PDVSA, el narcotráfico en el 2021, el Plan Bolívar 2000, el Central Azucarera Ezequiel Zamora, el Fondo de Pensiones, Microstar de Eligio Cedeño, el Caso Siemens, el Maletinazo, PDVAL, el caso Banco Bankinves, el caso Didalco Bolívar, FONDEN, FERROMINERA, ALCASA, lavado de dinero en Malta, el Fondo Chino, Ministerio del Deporte, Operación Alacrán, la Tesorería de la Nación, las Cuentas de Andorra, las Cuentas en suiza, Odebrecht, Bolipuertos y ahora otra vez reaparece PDVSA-2023 entre los más sonados.

En ambos periodos, los gobernantes para curarse en salud se rasgaban las vestiduras contra la corrupción solo para utilizarla como estratagema preelectoral o para tapar un hecho irregular que afectaba y afecta a los que gobiernan. Así mismo, como pote de humo ante el fracaso de una gestión lanzan una cruzada anticorrupción, más mediática que real, para aparentar ante el conjunto social la disposición farsa de combatir hasta sus últimas consecuencias esa perversión administrativa.

Hoy muchos se preguntan ¿por qué ahora y no antes, a pocos meses de un nuevo proceso electoral presidencial, se hace pública una nueva cruzada contra la corruptela gubernamental, que existe desde años anteriores? Aquí es donde los revolucionarios deben tener clara la situación y los hechos políticos para evitar que las ilusiones y la ingenuidad controlen la subjetividad.

Cabe destacar, que la mayoría de la corrupción (desfalcos, robos, concusión, despilfarros, malversación y otros modos de corrupción) en la Cuarta República la mayoría de esos hechos se realizó en bolívares y hoy en la Quinta República esos hechos de perversión política se han realizado en dólares y criptomoneda. Aquí es bueno reseñar lo expresado recientemente por el Diputado Germán Escarrá, que los casos de corrupción informados en los últimos días alcanzan la suma de 23 mil millones de dólares.

Por consiguiente, el daño reciente al patrimonio nacional es un hecho irreparable que el tiempo no podrá borrar y la historia lo recordará a las nuevas generaciones. Es un nuevo caso que vuelve a demostrar que la moral y la ética del individuo no dependen de la política, tiene que ver con la formación y los valores más aplicación severa de la Ley. Por tanto, se debe apostar, aunque tengo mis reservas y dudas, a que esta nueva cruzada contra la corrupción se lleve hasta las últimas consecuencias.

Conclusiones:

  1. Hasta el momento actual cuando se administra, como cuentadante de una institución de gobierno, la tentación del dinero, bien sea en bolívares o en divisa, siempre conlleva a que se produzcan algunos hechos de corruptela, unas veces a través de métodos rudimentarios y otras veces a través de métodos avanzados, hoy con las nuevas tecnologías.
  2. En las acciones de corrupción siempre los testaferros juegan un papel de primera línea para proteger al actor intelectual y protagonista de esos hechos que afectan al tejido social y político de un gobierno, de un Estado.
  3. Las corruptelas en las instituciones públicas siempre afectan a los gobernados y depositarios. Ejemplos: maestros, médicos, pensionados, jubilados y demás empleados públicos que solicitan aumentos de salarios y el gobierno les dice NO HAY DINERO; el estado precario y sin material didáctico actualizado con tecnología de punta de las edificaciones de muchas escuelas y universidades del país y el gobierno dice NO HAY DINERO y los corruptos se roban 23 mil millones de dólares y el gobierno dice NO HAY DINERO. Además, los presuntos ladrones de cuello blanco, aquellos que en sus elocuentes discursos nos vendían el socialismo y una sociedad de iguales, traicionaron no sólo su juramento al tomar posesión del cargo, sino que traicionaron la confianza del pueblo.
  4. Según Reuter están pendientes 21 millones de dólares por cobrar en la facturación de PDVSA. A partir de allí surge la siguiente suposición: No se los robaron porque no los cobraron.
  5. Hasta la detención de los implicados en la trama de corrupción de PDVSA denunciada hace pocos días estamos hablando de 44 mil millones de dólares entrantes a las finanzas del gobierno solo por concepto de petrolero. A ello se debe agregar los ingresos por tasas e impuestos nacionales recaudados por el SENIAT y los 6 mil millones de dólares quemados en el 2022 y en lo que va de 2023 para frenar el dólar y el gobierno continúa diciendo NO HAY REAL PARA AUMENTOS.
  6. Hasta el 20 de marzo en lo que va de año el BCV ha realizado 19 intervenciones cambiarias para colocar o quemar en lo que va del primer trimestre en la banca pública y privada 964 millones de dólares, 100 millones más que el mismo trimestre del año 2022.Y NO HAY REAL.
  7. Mientras los ricos (la burguesía) en el país son más ricos y los pobres y trabajadores aumentan y son más pobres y los dirigentes del gobierno y del PSUV (Ministros, gerentes, gobernadores diputados, Alcaldes y concejales) que a cada momento prometen e invocan en sus discursos un "Estado democrático y social de derecho y de justicia", no obstante, los hechos de corrupción informados permiten presumir que se roban los dineros de la nación y del pueblo.

Por último, de la narrativa de este editorial surgen varias conjeturas:

a) Se puede suponer que los hechos de corrupción conocidos finalizando marzo de 2023 es el resultado de una guerra a cuchillo entre grupos por la administración de las instituciones (empresas públicas e instituciones funcionales) que dan forma a los distintos poderes de la estructura política del Estado y Gobierno actual.

b) Entre el modo operandi de corrupción en la Cuarta República y la Quinta República no existe ningún tipo de diferencia.

c) Se puede descifrar que los hechos de corrupción conocidos en los dos periodos se diferencia entre sí por el tipo de moneda que de manera indebida se han apropiado los corruptos. En el primer periodo la mayoría de los casos de irregularidades se cobraban en bolívares y en el segundo periodo el robo ha sido en dólares y criptomonedas.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1434 veces.



Carlos Mezones


Visite el perfil de Carlos Mezones para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Mezones

Carlos Mezones

Más artículos de este autor