¿Hijo de quién?

Hace como dos años atrás, mandé un artículo a Aporrea que no fue publicado debido a que usé demasiadas groserías, intencionalmente por supuesto, lo cual me pasa cuando estoy arrecho o muy triste, cuando me siento impotente frente a las injusticias, cuando por ejemplo ya no soporto más de ver los abusos de poder y las barbaridades --- incluso los crimínense de lesa humanidad --- perpetrados y/o dirigidos por el actual jefe de Estado venezolano y sus cómplices y compinches, como por ejemplo este caso, y este, y este que ocurrió ayer o anteayer, cosas que ocurren básicamente todos los días aquí en este país infernal gobernado y controlado por, principalmente, psicópatas, y eso lo pueden confirmar aquí.

Leyendo el contenido del link anterior, la única conclusión sensata a la cual cualquier ser humano adulto que conoce Venezuela y que tendría un cerebro sano y un corazón honesto podría llegar de manera satisfactoria, sería esa conclusión de que estaríamos esencialmente siendo gobernados por psicópatas quienes [expertamente] usan las fuerzas y las debilidades del actual profundamente corrupto y decadente Estado venezolano para cometer sus crímenes y así enriquecerse personalmente ¡en vez de GOBERNAR como debe ser!

(¡Fueron electos para gobernar, no para enriquecerse!)

Bueno …

Entre los miles de ejemplos posibles del uso oportunista del aparato Estatal para cometer crímenes aquí en Venezuela, existe el hecho de que yo personalmente fui muy violentamente secuestrado, torturado y casi matado a machetazos después que me robaran todo, incluso la casa, en Guiria (Venezuela) en el 2015, donde por lo menos uno de mis secuestradores, uno de los jefes, era un policía del actual Estado venezolano, lo reconocí (y por eso debían matarme, pero me escapé y vivo escondido), algo que ocurre regularmente en este país.

Pregúntenle a cualquier venezolano o venezolana:

¿Quiénes son los peores delincuentes y criminales aquí en Venezuela?

(Esto incluye por supuesto la corrupción como elemento criminal, porque lo es.)

Creo que todos los venezolanos y todas las venezolanas podríamos responder algo parecido a lo que sigue aquí abajo, un listado que va progresivamente desde lo peor (1), a lo menos peor (7) en términos de los montos o cantidades robadas, valorados desde algunos pocos dólares (7) hasta millones de dólares (1):

1- los altos políticos (básicamente todos roban muchísimo)

2- los altos militares (casi todos roban mucho)

3- los gobernantes en todos sus niveles (la mayoría roba)

4- los altos funcionarios públicos (muchos roban)

5- la policía del Estado y la guardia nacional (muchos roban)

6- los comerciantes (muchos roban)

7- los demás ciudadanos (algunos roban).

O algo así, ¿verdad?

Bueno …

Estaba pensando que, tal vez, las personas de Aporrea que no quisieron publicarme hace dos años atrás por ser demasiado grosero expresándome en contra de esta rampante criminalidad Estatal, habrían cambiado de idea desde entonces.

No quiero decir que deberían publicar groserías, no, sin embargo, el hecho de que usé tantas groserías para describir a esa gente de la lista arriba, creo que hoy no les impresionaría nada a la gente de Aporrea porque, posiblemente, esas personas hoy tendrían la misma opinión (o sentimiento) que yo, solo que no lo expresarían abiertamente, obviamente, para no caer víctimas (potenciales) del actual jefe de Estado venezolano y de sus cómplices y compinches, así como ha ocurrido en los casos que les presenté arriba en el primer párrafo de este artículo.

En ese artículo que les mandé, usé la expresión HDP para describir al actual jefe de Estado venezolano, algo con lo cual estoy seguro que por lo menos 50% de la población venezolana de entonces (digamos 2019 - 2020) habría coincidido, pero que hoy, seguramente, por lo menos 80% estaría de acuerdo.

(Todos excepto los corruptos y oportunistas que de alguna manera viven de la cadena privilegiada de la corrupción Estatal, en general por supuesto.)

Esa es mi percepción, tal vez no sea muy precisa, pero no creo que estaría tan lejos de la verdad.

Bueno …

Mientras pensaba en eso, me vino a la cabeza que tal vez a la gente de Aporrea le habría pasado, en sus cabezas, progresivamente, con respecto a la valorización del actual jefe de Estado venezolano, algo parecido a lo que me pasó a mí, por ejemplo:

2013 - hijo de Chávez, votaré por él

2014 - hijo de Chávez, le quedó grande la presidencia

2015 - hijo de Chávez, pero poco parecido

2016 - hijo de Chávez, debe ser su hijo ilegítimo

2017 - hijo de Chávez, ¿Cómo es eso?

2018 - hijo de Chávez, probablemente no

2019 - hijo de Chávez, seguramente no

2020 - hijo de Chávez, ¡jamás!

2021 – ¿hijo de quién entonces?

2022 – hijo de ___________.

(Alegóricamente hablando, por supuesto.)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1010 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: