Pagar el ISLR. Un asalariado revolucionario tragando arena

Y hay que afinar el tino, es decir la puntería.

Que aunque diga groserías el pueblo tiene derecho. Ali Primera

Históricamente he sido uno de los pendejos que siente satisfacción cumpliendo con su deber de pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISLR). Desde 1990 lo he declarado religiosamente y sin meter "la coba" para pagar menos. Con un salario mucho más alto que el promedio me sentía satisfecho.

Siempre molesto y crítico porque sabía las mil y una trampas que hacían y hacen los que verdaderamente tienen más rentas de las que requieren para vivir, al recolectar todo lo generado por el trabajo de las mayorías. Los empresarios corruptos que diseñaban las políticas fiscales, usando a las lacras que imponían en los órganos decisorios de la cuarta república.

Pero desde el 2019 he tenido que mascar arena de la arrechera para poder hacer la declaración del ISLR. Increíblemente he tenido que pagar en 2019 y 2020 más del 32% de mi "renta" (de unos 132 millones en 2020, un realero comparado con la mayoría de los empleados públicos). Es decir, producto de mi "enriquecimiento" he tenido que entregarle al fisco la tercera parte de lo obtenido por mi trabajo como servidor público comprometido.

Si alguien me demuestra que algún empresario pague de ISLR, siquiera la mitad que yo, es decir, el 17 %, sería capaz de pagar el 100% de mis ingresos hoy feliz y contento, que gracias a la devaluación serían solo unos 65$. Eso sin considerar que la gran mayoría de los negocios no facturan las ventas en casi todas sus transacciones, quedándose con el IVA y lo correspondiente al ISLR que le corresponde.

Presidente, me avergüenza decirle al personal a mi cargo que deben hacer su declaración y pagar el ISLR en el que le van a descontar unos 1500 bs por cada hijo. Será que sus asesores del Seniat viven en la Luna. Por cierto, gracias por la exoneración de 7.5 millones sobre lo devengado que terminó rebajándome ½ cartón de huevos que bastante falta me hace.

Será que el bloqueo y la necesidad de recursos nos ha nublado la sensibilidad social, priorizando la recaudación, aun a costa de los trabajadores asalariados cuyos salarios oficiales no superan los cuatro cartones de huevo, si tienen suerte.

De paso se oficializan aumentos lineales en los servicios, que en su mayoría superan el ingreso mensual de un pensionado. En lugar de cobrar más a quien más tenga para aliviar la carga a las grandes mayorías que sobrevive con magia y dios y su ayuda.

Camarada Maduro, no me jodas diciéndome que tengo renta excedentaria cuando ni con los buenos bonos que recibo, ni con los ingresos adicionales que no declaro me alcanza para satisfacer las necesidades básicas de mis 4 hijos y mi esposa, quienes se rebuscan para completar lo indispensable para sobrevivir a los estragos del asedio terrible que nos tiene el imperio más poderoso de todos los tiempos.

Presidente, es posible que ni sepa que esto nos pasa a los funcionarios de primera línea que sostenemos la operatividad de las actividades ejecutivas del gobierno, pero usted es el líder, por lo que con respeto y lealtad pero con irreverencia le lanzo mi crítica, esperando sensibilice a quienes toman las decisiones a que no se olviden que debemos recaudar, recuperando la renta que nos quita el capitalismo en plena revolución socialista, es decir, afincarnos en que los empresarios facturen todo lo que cobran, paguen su IVA y no hagan tantas trampas para no pagar impuestos.

Escrito con las viseras, para liberar la arrechera, por

Noel Peralta



Esta nota ha sido leída aproximadamente 571 veces.



Noel Peralta Barreto


Visite el perfil de Noel Peralta Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: