La corrupción, Maduro y la nueva Asamblea Nacional

Esto les dijo el Presidente Nicolás Maduro Moros a los candidatos a diputados por la Revolución el pasado 20 de noviembre, a solo diez y seis días de las elecciones que se realizaron el 6 de diciembre último: "Estoy hastiado de bandidos (..) No podemos tapar lo que está mal, debemos destapar lo que está mal y buscar las causas, las razones para solucionarlos (..) quiero que en este periodo de la AN hagan valer las potestades constitucionales y legales que tienen para ejercer contraloría sobre el Gobierno Nacional (..) Necesito la ayuda (de ustedes) como voz de la nación para meterle la lupa a tanto (s) corruptos vestidos de rojo rojito que anda por ahí (..) ya basta de tanta rata vestida de rojo, escondida robando y traicionando al pueblo. Hay que ubicarlos, interpelarlos..."

Más claro, imposible. De manera que no hay excusa alguna que pueda esgrimirse con la finalidad de sacarle el cuerpo a ese llamado del Presidente para llevar adelante una lucha frontal e implacable contra la corrupción.

Elegidos por mayoría nuestros camaradas en dichas elecciones y ya en funciones desde el pasado 5 de enero, hemos considerado que pudiera serles muy útil para cumplir con esa convocatoria presidencial, transcribir las sugerencias y recomendaciones que hemos venido reiterando desde hace varios años sobre ese terrible cáncer y las estrategias que debemos seguir haciendo no solamente para impedir que siga haciendo de las suyas, sino para extirparlo de raíz.

Veamos nuestras propuestas:

1) Reforma de la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República y del Sistema Nacional de Control Fiscal (1), con la finalidad de que el ente Rector, la Contraloría General, retome las competencias del Control Preventivo del Gasto y del Pago sobre la ejecución presupuestaria de todos los organismos públicos, Centralizados y Descentralizados.

Los sorprendentes adelantos tecnológicos en el campo de la informática, garantizan no solamente la viabilidad de ampliar el abanico de la actuación de contraloría preventiva externa, incluyendo a todos los entes públicos, sin excepción alguna, sino que aseguran, por demás, la rapidez de los procesos e, inclusive, la detección, en segundos, donde y quien o quienes pudiera ser el o los responsables de manipulaciones indebidas o de las demoras injustificadas.

Vale recordarle a los lectores que dichas competencias del control preventivo las mantuvo la Contraloría por muchos años por vía resolutiva sobre la base de una favorable interpretación de la Ley Orgánica de la Hacienda Pública Nacional de 1936 y que fueron recogidas y ampliadas, con el debido rigor, muchos años después, en 1975, con la primera Ley Orgánica que tuvo el ente rector, hasta que las mismas le fueron mutiladas durante la segunda presidencial de Rafel Caldera, en diciembre de 1995, bajo el falaz argumento de que retardaban la gestión administradora del gobierno...

2) Aprobar una Ley Especial para la protección de denunciantes y testigos en el tema de la corrupción.

Sobre esta propuesta, es interesante observar que, si mal no erramos, en 2013, el órgano Contralor sometió a la Asamblea Nacional un proyecto de Ley bajo el título: "Ley Para Facilitar e Incentivar la Denuncia por Hechos de Corrupción contra el Patrimonio Público y Proteger a sus Denunciantes y Testigos", el cual sólo llegó -entendemos- a que se aprobara en la Comisión de Contraloría de la Asamblea, a finales del 2014, y que de allí no pasó, por lo que es cuestión de que ese proyecto sea rescatado.

Se trata de un instrumento fundamental dentro de una real y efectiva política de Estado para combatir con éxito a los corruptos, pues con dicha norma legal se alejan los temores para quitarle la careta a los zánganos corruptos que tanto daño le hacen al país.

3) Revisar exhaustivamente, dentro de la mayor rigurosidad, las declaraciones juradas de patrimonio de los funcionarios del Estado que tengan la exclusiva competencia para el manejo de los dineros y bienes públicos y de forma selectiva, las declaraciones correspondientes al resto de los funcionarios públicos que tengan la obligación legal de formularlas.

) Hacer públicas las declaraciones Juradas de Patrimonio en la página oficial de la Contralora General de la República de todos los funcionarios que manejen dineros y bienes públicos.

Sobre esta propuesta es menester observarle a los compatriotas Diputados que nadie está obligado a desempeñar cargos públicos, por lo que quien decida aceptarlo, ya sabe que está sometido a dicha condicíón.

Nosotros creemos relevante y de gran impacto que la Ley ordene la publicación de esas declaraciones de patrimoniales, dado que con ello se logra que el país nacional sienta que, efectivamente, la gestión del máximo órgano Rector del Control Público hace hasta lo indecible porque la función pública sea lo más transparente y pulcra posible, pues se muestra como muy obvio que dicha medida se constituye en un formidable disuasivo que frena toda posible tentación de aprovecharse de un cargo en el Estado para robar dineros y bienes públicos.

5) Instalar canales expeditos para la denuncia, por todos los rincones del país, los cuales hoy en día no existen, y, por supuesto, que estos operen bajo normas que en absoluto se pretenda que el denunciante se presente con el "expediente probatorio" de los supuestos hechos delictuosos que va a denunciar, lo cual no descartamos que pudiera ocurrir en determinados y muy contados casos, pero que en la mayoría de ellos, aquellos que se asumen ese compromiso con la Patria, generalmente no tienen las pruebas para sustentarlas, ya que no debemos olvidar que quien roba hace hasta lo indecible para no dejar rastros de sus fechorías, por lo que solamente manejan la sospecha basada en razones de mucho peso, como pueden ser aquellas que se derivan de ver a determinados burócratas que de la noche a la mañana cambian sus ‘modos de vida’ y de ciudadanos sencillos, que lo eran antes de asumir un cargo público (nacional, estatal o municipal), devengaban ingresos suficientes para llevar sólo y únicamente una vida modesta y sin excesos, ahora se los ve de la noche a la mañana exhibiendo riqueza, sorprendente en extremo, vidas dispendiosas y, casi siempre, ostentosas…

¿Quién no ha conocido a alguno de estos ‘personajes’?

Al pie de página transcribimos unas cortas palabras del Comandante Hugo Chávez Frías (2), dichas en un "Aló Presidente", el día en que se conmemoraba el décimo aniversario de la designación de los Constituyentes de 1999 (25/04/2009), las que, como verán, son muy elocuentes respecto de este tema del funcionario ladrón y las tales pruebas…!!!

Sobre esta propuesta, vale que resaltemos estas reflexiones que nos surgen respecto de ese tipo de denuncias:

a) Quienes se atreven a formularlas, asumen una gran responsabilidad, pues no olvidemos que corren el grave riesgo de que si su objetivo fue hacer sólo daño a terceros, tendrán que vérselas con la justicia, pues la Ley Contra la Corrupción, en su artículo 82, contempla de uno a tres años de cárcel para quienes así actúen, Sobre este punto, sería conveniente valorar la conveniencia de elevar dicha sanción hasta los cinco años (Ley Contra la Corrupción y para la Salvaguarda del Patrimonio Público)

b) Un indicio es más que suficiente para escudriñar y llegar a detectar las pruebas necesarias que permitan identificar a los directos responsables de una determinada irregularidad y esto lo sabe hasta el más bisoño de los expertos en investigaciones y tareas de inteligencia, lo cual es perfectamente verificable con quienes manejan esas estructuras estatales de policía contra el crimen organizado de todo tipo y,

c) Se ha demostrado hasta la saciedad, inclusive aquí mismo -en nuestro país-, pues conocemos de varios casos de denuncias que se han manejado sobre la base de montarle, luego de un laborioso trabajo de inteligencia, una celada a la persona que ha sido denunciada, la cual concluye atrapándolo en el preciso instante en que recibe la coima. Durante nuestra permanencia en el Organismo Contralor, en el área del Control Previo (1961/1985), fuimos parte de gerencias que pusieron en práctica ese modus operandi y recordamos que siempre se obtuvieron óptimos resultados…

Esperamos que esta nueva Asamblea Nacional entienda que la lucha contra la corrupción jamás tendrá éxito si solo se queda en los discursos, por más encendidos y amenazadores que éstos fuesen, sólo será posible con el ejercicio permanente e implacable del CONTROL PREVENTIVO EXTERNO, de la fiscalización y la supervisión permanente y rigurosa...

________________

Notas:

(1) Texto de la Ley Orgánica de la Contraloría General: http://www.oas.org/juridico/spanish/mesicic2_ven_anexo_34_sp.pdf

(2) Palabras del Presidente Chávez en ese "Aló Presidente" de abril de 2009: "…si yo, por ejemplo, en este momento renunciara a la Presidencia de la República y bueno, me voy. Dentro de un mes o una semana o mañana mismo aparezco yo en Apure con un hato, yo que no tengo una hectárea, ni nunca tuve. Ah, Chávez ahora tiene un hato, mira las camionetas que carga, mira y ahora anda en un avión, Chávez, oye, el tipo compró allá en las islas del Caribe, por allá en cualquiera de ellas, ahora tiene una mansión. Bueno, resulta que sin duda Chávez robó, se robó la plata del pueblo. ¿Quién puede dudarlo? Mira, pero no hay pruebas. La prueba son sus bienes, la prueba es su estilo de vida. ¿No es así, señor Contralor, verdad? Si él no demuestra de dónde sacó dinero y de dónde saca dinero para sostener un nivel de vida de ese tipo, pues Chávez tiene que ir a prisión, hay que decomisarle o quitarle todos los bienes que adquirió. Bueno, hagámoslo, hagámoslo…". (Tomado del artículo "Lineamiento de Hugo Chávez Frías: guerra a muerte contra la corrupción", publicado en Aporrea el 1 de agosto de 2009, bajo la firma de Henry Escalante).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 839 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: