Todos merecemos lo que sembramos. ¿No es así?

Depende en qué parte del mundo, cultura, o circunstancia, hay o puede haber mucha gente que niega la verdad, o la oculta, o se hacen los locos, sin embargo, en algunas partes de este planeta este fenómeno natural genético de autopreservación (protección) se ha vuelto más bien una enfermedad crónica.

Venezuela es un perfecto ejemplo de este fenómeno.

Digo esto porque …

Saben, en toda mi vida, habiendo estado en 34 países, trabajando, viviendo, o pasando un tiempo considerable allí, en Norteamérica, Europa, en países Musulmanes, con tribus Indígenas, en África y Asia, y en siete países latinoamericanos, aun en países en guerra (Kuwait, Arabia Saudita, el Sudan), y compartiendo con personas de casi todos los países del mundo, países con culturas muy diferentes como las culturas de Eeyou-Istchee, Islandia, Sri Lanka, Tibet, y Lapland, jamás había conocido un tal extremo de este fenómeno como ocurre en Venezuela, donde la mentira, el ocultamiento, la manipulación, la deshonestidad, la ratería, la piratería mental, emocional y física, el ladronaje, el egoísmo, el individualismo, y la bajeza humana en general se ha vuelto una característica generalizada de la sociedad en todos sus niveles.

Increíblemente, en Venezuela, eso, es mala maña, se llama "la viveza criolla," o "hay que ser inteligente," o "hay que no ser pendejo," y cosas así, otra vez demostrando esa terrible característica humana de evadir y negar la verdad de que no hay absolutamente nada bueno ni positivo en ser así, en ser "vivo."

En otras palabras, en Venezuela, en general, es a menudo considerado una vergüenza ser el "pendejo," ser el que cae engañado por ser inocente, ser el que es burlado por ser bueno, o sea, es mal visto ser una persona buena, humilde, y honesta, y esa es la verdad.

O sea, en general, en Venezuela, hay que ser mentiroso, manipulador, engañador, rata, culebra, ladrón, y corrupto --- y por ende más rico --- para ser "alguien," para ser respetado y admirado, y esa es la verdad. Así es, y nadie puede negarlo, por lo menos no con argumentos lógicos basados en la verdad.

Bueno, de manera macroscópica, sin necesariamente tener que visitar o pasar tiempo en Venezuela, las evidencias de este profundamente destructivo fenómeno son reflejadas por los resultados:

1- los venezolanos y la venezolanas son prácticamente odiados y odiadas a nivel mundial, no por razones políticas, no señor, nada que ver, sino que son odiados debido a este fenómeno, el cual casi no existe en ninguna parte del mundo excepto aquí en Venezuela y en algunos pocos otros lugares del planeta, lo cual me recuerda cómo durante muchos años (1980’s - 1990’s - 2000’s) los rumanos fueron (¿y tal vez que todavía son?) odiados casi a nivel mundial debido a ese mismo fenómeno, el único país (Rumania) que he conocido en mi vida donde esa misma putrefacta "viveza" formaba (o forma) parte integral de la sociedad (una sociedad retrograda en decadencia y sin desarrollo positivo, por lo menos en aquellos días),

(NOTA: Hay otros lugares que en mi experiencia se parecen, pero no de manera tan agarbada como en Venezuela, lugares como por ejemplo Egipto, el Líbano, y las Filipinas.)

2- de acuerdo con informaciones bastante confiables, Venezuela es el país número 2 (después de Honduras) con el numero de muertes más alto del mundo debido a la violencia …

Ver: https://www.worldlifeexpectancy.com/cause-of-death/violence/by-country/

… verán allí en el mapa (link arriba) que este tipo de muy alto nivel de muerte debido a la violencia ocurre más que nada en los países que todavía están en condición de colonización (o de colonia), como lo son la mayoría de los países de África y algunos de Latinoamérica,

3- de acuerdo con la misma fuente, y repito, una fuente bastante confiable, Venezuela es uno de los países con más muertes debido a accidentes de tráfico, Venezuela es el numero 14, y es el único país no-africano que se encuentra entre los primeros 31 países donde más muere la gente debido a accidentes de tráfico a nivel mundial …

Ver: https://www.worldlifeexpectancy.com/cause-of-death/road-traffic-accidents/by-country/


… lo cual significaría, básicamente que 1) la gente en Venezuela no sabe manejar, o 2) las reglas del tráfico en Venezuela son casi no existentes, anticuadas o subdesarrolladas, o, 3) las leyes del tráfico en Venezuela no son respetadas, lo cual supone anarquía social hasta un cierto grado, o 4) la infraestructura vial en Venezuela es inadecuada para estos día modernos, particularmente para acomodar a carros de alto rendimiento comparado al pasado, o 5) la infraestructura de atención médica en Venezuela no sirve, entonces la mayoría de los heridos mueren, o …

… una combinación de estas y otras causas,

(NOTA: Imagínense, aun si Venezuela tuviera un sistema de atención oportuna médica de alta calidad, pero si no tuviera una infraestructura vial adecuada, bueno, las ambulancias no podrían llegar al accidente a tiempo, matando a los heridos, impotentes, y si pudieran llegar a tiempo, bueno, después de haber rescatado a los heridos, no podrían llegar al centro hospitalario a tiempo debido a que nadie le para a las reglas del tráfico, atascando la ambulancia en camino, matando al herido en vía.)

4- es casi imposible en Venezuela tramitar algún documento legal gubernamental sin tener que pagarles grandes sobornos a los funcionarios, por ejemplo, ya van $600 USD que un amigo mío ha pagado al SAIME para renovar su pasaporte venezolano, pero nada, han pasado más de dos años, y nada, él, un venezolano, nacido y criado en Venezuela, hace contratos en el exterior y debe desde entonces --- muy vergonzosamente y sin ninguna explicación lógica --- viajar con un pasaporte vencido y debe pagar a las autoridades del aeropuerto Simón Bolívar (Maiquetía, Venezuela) sobornos para poder salir de su propio país debido al pasaporte venezolano vencido, si señor, así es,

5- compré un pequeño taller en la costa caribeña de Venezuela debido a que los paramilitares colombianos me amenazaban de matarme en mi taller en el Táchira en la frontera con Colombia (¿qué carrizo hacen los paramilitares colombianos en Venezuela?), y ¿saben lo que me pasó?, compré el taller, con tubería de agua, y luz, pero mientras hacía un viaje al Táchira para organizar mi mudanza a la costa, mis vecinos me robaron mi tubería de agua, si señor, entonces desde entonces debo comprar mi agua por cisternas y quedarme calladito y tranquilo porque sino les caería a golpes y les quemaría sus casas, o sea, debo yo, la víctima, quedarme quieto para no causarles a mis agresores "problemas," bueno, aunque, si todavía tuviera mi tubería, eso no importaría de todas maneras ya que en los últimos 3 años el agua por tubería solo ha llegado unas 5 veces, o sea, una vez cada 6 meses, más o menos.

(Así es Venezuela, no recomiendo que se vengan para acá, ni de visita.)

CONCLUSIÓN

Bueno, no tengo ninguna conclusión que compartir con ustedes ya que (me imagino) ustedes conocen mi predicamento, sin embargo, creo que ustedes sí tal vez tendrán, por lo menos dentro de ustedes, dentro de su decepción, dentro de su o rabia, o disgusto, alguna conclusión propia.

Saben, la otra mañana me desperté con un dicho que mi cerebro inventó durante la noche, y decía:

"Cada quién merece lo que tiene."

Pero, así como todas las ideas que me vienen a la cabeza en la mañana, productos del otro mundo nocturno donde mi cerebro produce ideas, invenciones, música, matemáticas, etc., a otro nivel, esas ideas mañaneras no son necesariamente verdades sino puntos direccionales, o sea, son como índices que pudieran dirigir mi cerebro conciente hacia otra cosa, son como pistas, o algo así.

Bueno, se lo dije a mi esposa y ella me miró como mal, y me dijo que eso no es así (sé que no lo es), pero me dijo que existe otro dicho que dice algo al estilo de:

"Todos merecemos lo que sembramos."

¿No es así?

P.S. No he podido trabajar mucho sobre mi proyecto "El Proyecto Oscar Heck" recientemente debido a los problemas locales (vecinales) que tenemos con el agua y la luz que se fue unas 20 veces el los últimos días, sin embargo, pueden visitarlo, el sitio web, si quieren, y si tienen ideas, están bienvenidos a compartirlas conmigo. Gracias! Siempre muy agradecido a ustedes y a Aporrea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1525 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: