La indolencia y corrupción, no hay hueso sano

El pueblo del Estado Bolívar no se explica como el comando militar de la guardia nacional acantonado en Ciudad Guayana no ha percibido la irregularidad delictivas que realizan algunos funcionarios de la policía y guardias nacional en los peajes, alcabalas, mercados públicos, CLAP y otros lugares de San Félix y Puerto Ordaz que deben estar vigilados por los centinelas del Estado, pero siempre hay funcionarios irresponsables que se dejan seducir por quienes controlan las mafias suministrándoles los productos destinado a la dieta alimentaria, lo que evita que no lleguen al pueblo consumidor a precios solidarios por culpa de funcionarios inescrupulosos que merecen colocarle los ganchos para que no sigan desangrando al pueblo de Guayana.

Continua el problema con los distribuidores del gas domestico estos señores no tienen paz con la miseria, para ellos nada importa que las amas de casa le falte el gas para cocinar los alimentos, y se aprovechen la necesidad de adquirir el gas para venderle la bombona pequeña a Bs. 500 y no conforme con el precio comenzaron a venderlo a Bs. 1000.

Así están las cosas en Ciudad Guayana, Sr. Gobernador, Sr. Alcalde no se puede seguir permitiendo que estos delincuentes continúen robando descaradamente al pueblo del Caroní, igualmente sucede con los vendedores de hortalizas, los bachaqueros vendedores de yuca, cobran Bs 500 y Bs700 el kilo y a las pescaderías ya no se le puede comprar ni las sardinas que era lo mas barato que ellos venden, ahora cobran a Bs.1.000 por el kilo.

En Ciudad Guayana aumento el índice de mortalidad, debido a la escases de medicamento y muchas personas mueren al no conseguir el remedio para curar la enfermedad, y cuando lo consigue no lo puede comprar por el alto costo del medicamento. En mi caso, tengo sufrimiento de la próstata y el medico me receto la Tansulosina la que eh usado para el mal que padezco. la ultima que adquirí fue en diciembre a un costo de Bs. 1.300 la tableta de diez grageas y el cuatro de enero fui a la misma farmacia el Botiquero en la Avenida Monseñor Zabaleta de Puerto Ordaz a solicitar el mismo medicamento y no pude comprarlo, había cambiado el precio, en Bs. 22.000 la tableta de diez gragea. La caja contiene tres tabletas, pero la venden detallada a Bs. 22.000 cada tableta para convertir la caja en B.s 66.000, que trae tres tabletas. Hasta donde llega la indolencia de estos bandidos, criminales del pueblo Guayana. He llegado a la conclusión que aquí no hay hueso sano, todos están corrompidos y merecen ponerle los ganchos a estos ladrones de cuello blanco.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 542 veces.



Juan Rafael Rangel Ortiz


Visite el perfil de Juan Rafael Rangel Ortiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Rafael Rangel Ortiz

Juan Rafael Rangel Ortiz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a274971.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO