La Ley de Murphy es implacable; PDVSA va derechito a lo sucedido con Abastos Bicentenarios

La Ley de Murphy reza: “Si algo puede salir mal, entonces saldrá mal”. Un poco pesimista esta ley, pero contundente. Cuantas denuncias de lo mal que estaba funcionando la red de Abastos Bicentenarios. Los ciudadanos se cansaron de denunciar irregularidades en su funcionamiento a lo largo y ancho del país, no hubo respuestas, silencio cómplice de las autoridades de turno, ¿recuerda ministro MG Osorio? Algo que era vox populi y al gobierno central y a sus funcionarios no le importo para nada. Un sueño, un legado del presidente Chávez termina mal. Pareciera que el destino de todo lo hecho por Chávez es desmontarlo por el actual gobierno. Abastos Bicentenario será reprivatizado. Vemos una mezcla de sarcasmo o burla, cuando observamos al presidente Maduro esgrimir la “Bicha” también sueño y obra de Chávez a sabiendas que pronto tampoco existirá por el mandato “Plenipotenciario y Cósmico” de la ANC. No sabemos si los Abastos Bicentenarios fueron implosionados por la CIA, el FBI o el Pentágono, lo que, si estamos seguros de que una pésima gerencia, sin controles de nada, personal no idóneo para manejar una red de distribución y expendio de productos, fue la responsable de esta debacle. Ahora bien, si una administración llámese gobierno central no puede mantener en óptimas condiciones a un mega mercado, que podemos aspirar con una industria petrolera la quinta del mundo en manos de ese gobierno.

El trabajo, la operatividad, el tecnicismo, la producción y menos la productividad no se decretan. Seria muy sencillo decir: “Decreto que mañana estaremos produciendo 5 millones de BD de petróleo (meta de Chávez para el 2010), y zúas aparecen los 5MM de BD. No, eso no es posible, igual que decretar el socialismo. La industria petrolera es muy compleja, no es cuestión de utilizar “Agua y Gas” para reventar los yacimientos, va mucho mas lejos, no es tan sencillo.

La corrupción en nuestra industria petrolera es cuestión de décadas, recuerdan aquella película “El Escándalo” (1987); interpretada por Flavio Caballero y Corina Azopardo; Donde un ejecutivo de la entonces Petróleo de Venezuela es hábilmente persuadido por unos revendedores para que colabore con ellos y suministre información confidencial para lograr ganancias fabulosas. Histórica la frase del ya desaparecido Juan Manuel Montesinos al referirse a Flavio como: “Ese es clase media, le encanta una parrilla”, a manera de comprar su colaboración. Esta película fue basada en hechos reales. Estamos hablando de 30 años hacia atrás. ¿Entonces?, ¿Existía la conspiración desde entonces?, ¿Buscaban los revendedores implosionar a PDVSA de ese entonces? Quizás sí, quizás no. En el mundo del petróleo esas complejidades existen. Por ello, todo el personal que labore en cualquier área de PDVSA sea la más insignificante, debe llenar unos requisitos, como si se tratara de la NASA solo para poner un ejemplo.

No todo el mundo puede trabajar allí, suena sectario, pero así debe ser; y por supuesto el partidismo o ideologización de dogmas no son herramientas confiables. El entrenamiento es muy importante, que cada trabajador internalice que esta trabajando en el pulmón del país, y cualquier desvío, omisión, discrecionalidad, afecta no solo la industria sino a 30 millones de habitantes y socios regionales. Este entrenamiento no puede hacerse de la noche a la mañana, lleva tiempo y esfuerzo por parte del estado. La nómina de PDVSA se triplico en tiempo de revolución, la pregunta es ¿Cantidad por Calidad? Sabemos que los presuntos actos de corrupción provienen de la alta gerencia, que son quienes manejan los negocios de logística, distribución, venta, compra de equipos etc. Pero en PDVSA también trabajan compañías extranjeras, quien supervisa el accionar de los chinos, rusos, británicos, canadiense, USA, brasileños etc.? ¿Que la olla de corrupción destapada sea un ejemplo para otras áreas de la explotación minera como por ejemplo el Arco Minero... que estará pasando allí? Amanecerá y Veremos.

Recordar es vivir: En la década de los 70 la industria petrolera venezolana estaba siempre en los dos primeros puestos del ranking mundial, unas veces de primero otras veces de segundo. Hoy hasta la OPEP nos exigen cuentas de cuanto en verdad estamos produciendo, dicen las malas lenguas que no llegamos ni quiera a 1,5MM de B/D.

Notas de interés: El impuesto al Valor Agregado tiene dos consideraciones: a) El primero, que finalmente grava al consumidor final y no a la cadena de producción y distribución; y b) Que no es un impuesto neutral. En cuanto al primer punto, se dice que una de las ventajas del IVA es que cada comprador (llámese productor, distribuidor, vendedor final) puede descontar el IVA pagado en la transacción anterior, de manera que solo paga una fracción del tributo. Pues bien, el consumidor final no puede descontar el impuesto porque no va a vender posteriormente el bien comprado sino a realizar un uso directo del mismo, de manera que él es quien paga la totalidad del impuesto; no puede acreditar lo pagado en las transacciones anteriores. En cuanto al segundo punto, si las exportaciones no pagan IVA, ello quiere decir que el IVA se liquida sobre los bienes y servicios que se comercializan en el mercado interno. Esto significa que son más caros los productos ofrecidos en el mercado interno respecto a la oferta para exportaciones, lo cual conduce a que los factores de producción tengan un sesgo a dirigirse hacia la producción de bienes exportables en contra de los bienes que abastecen el mercado interno.

Notas políticas: 1) Realmente deplorable lo que esta sucediendo con la candidatura del profe Eduardo Samán. El ventajismo grosero y anti político por parte del aparato de propaganda del gobierno nos retrotrae a tiempos que ya considerábamos superados…Vivimos en la IV república. 2) No solo PDVSA debe ir a una revisión profunda, sino todas; las centrales eléctricas, las industrias estatizadas, el arco minero, la distribución del gas, corpoelec, agro patria, las de cemento, de telefonía, etc. y esa revisión debe hacerse conjuntamente al personal; obreros, empleados, nomina ejecutiva y contratistas, de seguro encontraran sorpresas nada agradables. 3) 0800Bombona sigue sin agarrar el teléfono. 4) CANTV no repara líneas telefónicas averiadas, la refieren a una tal “Cooperativa Mi Línea”, pero nadie sabe sus teléfonos y esta cooperativa nunca contacta a los clientes con problemas. Algo está pasando en CANTV.

Pensamiento de hoy: …” Cuando sea posible hablar de libertad, el estado como tal dejara de existir; el estado moderno no es sino un comité que administra los problemas comunes de la clase burguesa”… Friedrich Engels (1820-1895).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3645 veces.



Pedro Patiño

Químico, Investigador de Asuntos Económicos e Históricos, Analista Político, Eco socialista y Bolivariano.

 pedro2.patino@gmail.com      @pjph

Visite el perfil de Pedro Patiño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a255867.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO