ANC Juicios primero y después acciones

Hace décadas, en la República IV, un personaje-hoy personajillo-de la derecha nacional se preguntó con mucha preocupación y razón acerca de cuánto pesaba la ley en Venezuela.

Lo hacía saturado de oír durante décadas la misma cantaleta de:

Se hará Justicia;

castigaremos con todo el peso de la Ley;

lo haremos caiga quien caiga;

y mil ofertas vacuas más que jamás se

concretaron, porque sólo eran tácticas dilatorias y entretenimientos sicológicos para un pueblo manso… hasta que llegó el Comandante Chávez y entonces el pueblo se esperanzó mucho, al punto de ya saberse de los cambios positivos experimentados en pro de una mejor y más justa distribiciuíon y siembra del petróleo

Hablamos de una mejor distribución de la riqueza petrolera; eso está muy bien, pero sigue muy mal la pésima y torcida distribución de la Justicia.

Muchos delincuentes hasta confesos siguen intocables; la burguesía parasitaria y rentista sigue sin entregar cuentas claras, por ejemplo. Los señalados como antipatriotas por connotados funcionarios civiles y militares siguen pendientes de justicia, una justicia que no se ve por ningún lado y que nos ha dado la impresión de que dichos gobernantes parecieran no estar hechos del tejido necesario para aplicar justicia con Justicia y oportunamente.

Digamos que seguimos oyéndoles:

Las oferta gubernamentales de lo que piensan hacer;

de lo que harán,

de lo que los delincuentes merecen,

de los delitos cometidos,

pero no se ve ningún castigo concreto.

A quienes se les ha visto en comisiones delictivas in fraganti no se le podría ciar para que comparezca con la mayor brevedad para que aclare y dilucide su actuación?

A los rarísimos casos de castigos concretos, uno que otro Alcalde que no tardan mucho en recibir mansiones por cárcel, y por lo demás no se trata de ningún burgués sino, a lo sumo, de un consumado servil de la burguesía, uno de esos pobres importados malagradecidos a quienes este país les socorrió oportunamente a sus ancestros y a quienes luego se convirtieron en comerciantes especuladores y hoy hambreadores.

Digamos que la burguesía sigue gobernando, sigue teniendo el control judicial, sigue una pésima distribución desigualitaria de la Justicia que seguirá vigente mientras los ejecutores y distribuidores de Justicia no descargue de sí su carga alienante recibida durante siglos por los descendiente de los soldados pobres de Bolívar logran sacudírsela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 771 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a251635.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO