Sobrevivir se ha convertido en un lujo

Señor Presidente de la República ‘’Bolivariana de Venezuela’’, Vice-presidente, Ministros, Vice-Ministros, Directores de Despachos, Institutos Autónomos, Gobernadores de Estado, Diputados a la Asamblea Nacional, Alcaldes, Concejales, a todos quienes tengan poder de decisión y ejecución dentro de la Administración Pública, al Poder Público Nacional: Legislativo, Ejecutivo Nacional en sentido amplio y sus vastas atribuciones, el Poder Judicial y su Sistema de Justicia, sus dependencias y atribuciones, del Poder Ciudadano y su Consejo Moral Republicano, (Defensoría del Pueblo, Fiscalía General, Contraloría General),  del Poder Electoral sus funciones, y así todos los poderes, que en conjunto son responsables y garantes de la salud de la República, como con claridad meridiana lo recoge todo el compendio del Ordenamiento Jurídico de nuestra ‘’Ley Suprema’’, Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, única en la historia política y económica de Venezuela, que fue objeto de una Constituyente del pueblo y elevada a consulta popular bajo la figura de Referendo en diciembre de 1999, reconocida, novedosa, analizada en algunos países de Europa, contentiva de nueve principios, cuatro modelos de Estado: Estado de Derecho, Social, de Justicia, Democrático, pluralista, humanista, participativo y protagónico.

         No será un modelo perfecto, pero según la diversidad de estudios y análisis, sí clasifica dentro de un modelo ideal de República Independiente, Soberana, Autóctona, derivada del legado republicano ideado por Simón Bolívar en el Congreso de Angostura  instalado el 15 de febrero de 1819, con la visión futurista que aun cobra vigencia, y nada que envidiar a modelos europeos o de otras latitudes;  en un noventa y cinco por ciento autóctono, de inspiración integracionista, independentista;  las excepciones pocos artículos a enmendar, como es, el perfil y la tipología que deben reunir todos los cargos de elección popular, a fin de garantizar la probidad y eficiencia en la administración de todos los recursos naturales y sus riquezas, además emplear los mejores recursos humanos al servicio de una Nación próspera, y no como hasta ahora ha venido siendo administrada por sectores usurpadores de la ciencia política y económica, al margen de garantizar al pueblo la mayor suma de felicidad posible. Los liderazgos de diversa índole, salvo contadas excepciones, han gobernado 180 años desprendidos del verdadero amor patrio, sirviendo en muchas ocasiones a intereses particulares y foráneos, razones por la que el país atraviesa por momentos de muchas dificultades.

     Un llamado que, también debe llegar y concentrarnos en profundos momentos de reflexión a: la dirigencia de los partidos políticos PSUV, Polo Patriótico, como cabeza del poder, a los partidos de la llamada oposición o MUD, donde hay cuatro partidos que han mantenido una relativa fuerza popular, pero existen otros tantos que también están dentro de las tendencias que hacen oposición a los partidos de gobierno, aunque en contexto de la legalidad, objetivos, metas todos se hacen llamar representación popular o trabajar por el pueblo, por el país, hacen vida activa, tienen representación en sectores del poder ejecutivo y legislativo, producto de los derechos constitucionales a los que se han acogido para tener gobernaciones, alcaldías y diputados a la Asamblea Nacional y Consejos Legislativos de los estados, son entonces los partidos políticos, a través de su dirigencia los que tienen altas responsabilidades, sujetos a normativas legales y de obligatorio cumplimiento; así que el destino y gobernabilidad del país viene descansando desde hace casi sesenta años en los conductores, caudillos, dirigentes, gobernantes políticos, sí estos liderazgos fracasan, fracasa la gobernabilidad y la eficiencia del sistema político republicano, y a estas alturas el balance de los liderazgos gobernantes arroja resultados muy negativos, todos de una u otra forma son responsable del naufragio del barco, y son responsables así, dentro de ese mundo de las apariencias, de la mentira, de la retórica, de sus actos públicos al asumir ante el pueblo altas responsabilidades y no cumplidas a cabalidad, es en parte el sabor amargo por el que estamos pasando actualmente ante un sistema de vida que cada día se ha venido convirtiendo en un lujo el vivir, al no alcanzar los sueldos y salarios de la mayoría trabajadora para poder sostener el hogar.

    Hasta el cansancio se ha dicho, lo hemos escrito, que la diatriba y rivalidades extremas entre ideologías de los distintos partidos, han prevalecido ante el interés de toda la sociedad, del pueblo en general, esa fuerte pugnacidad en extremo con las pasiones o fanatismos, en estos sesenta años, han mantenido la República dividida, anarquizada, al margen de todo ordenamiento jurídico, las leyes han quedado en el papel o letra muerta como en la vox populi se manifiesta, o las leyes se aplican a los conejillos de indias o los más pendejos, como expresara en una oportunidad el Dr. Arturo Uslar Pietri, historiador, escritor, intelectual y uno de los principales integrantes del gabinete estrella del gobierno del General Isaías Medina Angarita, el verdadero fundador de la democracia venezolana a comienzos de la década del cuarenta, el Dr. Arturo Uslar Pietri hizo vida política a partir de 1958 con el arribo a Venezuela del Pacto de Punto Fijo, el cocinado en Nueva York, por tres grandes de la generación del 28, Rómulo, Jóvito y Caldera, quienes dominaron la escena inicial de la llamada era democrática de 1958 y la mantuvieron a través de algunos de sus seguidores más fieles con fuertes variables hasta 1998, cuando agotados en su proyecto político democrático, el pueblo decidió cesantearlos de la confianza democrática, que ese pueblo les dio por 40 años al fracasar en la administración de la República, que endeudada ante el FMI, todo comenzó a privatizarse a fin de poder seguir financiando la burocracia y la corrupción. Continuó la democracia bajo la conducción de nuevo liderazgo, todo parecía marchar viento en popa, hasta que se desvanecieron las esperanzas, porque los vicios, la ley de la costumbre pudo más que los cambios de estructuras prometidos, volvió la burocracia, la corrupción y con estos los graves problemas económicos, todo producto de las peleas intestinas entre los liderazgos políticos nacionales y las fuertes influencias foráneas, que todo lo derrumbaron, para volver a cero, la única herencia buena de esta intentona independentista lo es la Constitución de la República Bolivariana, herencia del legado de nuestro Libertador y Padre de la Patria.

     Los venezolanos y venezolanas, tenemos el deber de honrar y defender la patria, sus símbolos y valores culturales; resguardar y proteger la soberanía, la nacionalidad, la integridad territorial, la autodeterminación y los intereses de la Nación, (artículo 130 de la CRBV). Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos, (artículo 138 CRBV), el ejercicio del Poder Público acarrea responsabilidad individual por abuso o desviación del poder o por violación de esta Constitución o la ley, (artículo 139 CRBV) y el artículo 141 reza textualmente que la Administración Pública está al servicio de los ciudadanos y ciudadanas y se fundamenta en los principios de honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función pública, con sometimiento pleno a la ley y el derecho. Si la autoridad de la ley, velara e hiciera cumplir a cabalidad estos preceptos, la administración pública no fuera una carga de trámites burocráticos, engorrosos, desarrollados en ambientes físicos hostiles, hacinados caso de notarías y registros públicos, tránsito en algunos estados y así tantas oficinas públicas que no cumplen las condiciones mínimas para brindar atención adecuada al público, son viejos vicios que nadie se interesas en corregir, por el contrario cada día se complican más los trámites, ejemplo actualmente hacerse al Pasaporte ha vuelto a ser una odisea, que se presta para la corruptela. Todas estas acciones están en contravención a lo que establece la CRBV, pero no hay ministerio, despacho, dirección, organización, que pueda dedicar el tiempo necesario para erradicar tan dañinos vicios que contribuyen al atraso del país, tan grave el asunto que muchos jóvenes por estas y otras razones emigran, sin que hayan dolientes dentro de tantos responsables por la buena marcha del país.

    La indiferencia, el desinterés, la pérdida de valores humanos y morales, el desamor por la patria, el desacato y poca cultura por la ley, la echonería  o el exceso de vanidad, vivir muchas veces del cuento, de las apariencias y la viveza criolla, carencia de solidaridad, la prevalencia del interés personal ante que del colectivo o humano, el sálvese quien pueda, el egoísmo o exceso de autoestima, la división, el odio, la maledicencia, los complejos de superioridad o inferioridad, la fuerte influencia de los liderazgos políticos en la vida cotidiana del país y su conducción desviada de la real doctrina de la ''Ciencia Política’’ para la exaltación de la gobernabilidad y la democracia con sentido humanista, han desviado a la sociedad por los caminos escabrosos de la violencia, la tirantez, la desunión y alejado los valores de una sana convivencia humana que viva en una sola unidad psicológica para el bien y la justicia, gran parte de los males han venido ocurriendo por la degradación de objetivos filosóficos para la praxis de la ciencia política como es su origen y no como hasta ahora se conduce muy lejos de una democracia del pueblo y para el pueblo.

    En ese sentido pensamos, que también los demás estamentos que forman parte de la sociedad están desligados o muy lejos de su papel fundamental de contribuir para sanar las heridas que en forma reiterativa vienen causando los liderazgos que conducen las organizaciones políticas a quienes se les ha dejado todo el privilegio de ser los elegidos por el pueblo para gobernar y dirigir los destinos del país, y aun en sus consecutivos fracasos, se les sigue dejando en sus manos el absoluto poder de liderazgo, aún con sus errores, fracasos, señalamientos de no ser los más idóneos para buscar el apoyo popular, siguen siendo los elegidos para continuar aspirando a los cargos de elección popular que el pueblo les otorga a través del voto, pero que estos no garantizan retribuir o cumplir a cabalidad con sus responsabilidades ciudadanas para con el país, he ahí el acumulativo de fracasos en 60 años de elecciones populares, y que por lo visto no se vislumbra la búsqueda del origen del verdadero mal que debe curarse de raíz para no proseguir hundiéndonos en el ‘’Excremento del Diablo’’ como sentenciara el Padre de la OPEP en la oportunidad de dejar su testamento escrito sobre los males que aquejaron a la democracia puntofijista.

     Así que, la Iglesia Católica y otras de menor influencia, pero que hacen vida dentro de la sociedad, las otrora llamadas casas que vencen las sombras, es decir las Instituciones Universitarias públicas y privadas, el importante papel de las instituciones educativas de primaria a bachillerato, responsables de formar integralmente a las generaciones en plena efervescencia, las organizaciones de trabajadores en sindicatos múltiples, los gremios de profesionales, los medios de comunicación privados y públicos, las organizaciones comunitarias o populares que por postulados legales deben jugar un papel fundamental para coadyuvar en el progreso del pueblo, las organizaciones culturales, los intelectuales, escritores, los profesionales, las organizaciones estudiantiles, la juventud, las mujeres, los hombres, los condominios, las cooperativas, las asociaciones, los funcionarios públicos que se deben al pueblo y no a organizaciones políticas, es decir la sociedad en su conjunto, debe acoplarse, despertar y reaccionar ante el letargo prolongado, y a la lucha por sacar adelante la República que luce maltratada, exangüe  por el accionar desmedido de quienes debieran luchar unidos para recobrar el rumbo sin brújula y no seguirla hundiendo a consecuencia de su vanidad e intereses mezquinos, es indispensable un despertar de toda la sociedad para luchar unidos por la solución y búsqueda de la fórmula expedita para sacar a flote la economía y el ejercicio de la ciencia política, hundida en el sótano del accionar obnubilado de sectores extremos, que no quieren acceder al libre transitar de las ideas y el diálogo para dirimir las extremadas pasiones del exterminio.

VIVIR NOS SUME EN LA INCERTIDUMBRE DE UN  LUJO INOCULADO POR UNA GRAVE CRISIS ECONÓMICA PROVOCADA POR CAPRICHOS POLÍTICOS MÁS QUE POR FACTORES FORÁNEOS AUNQUE ESTOS TENGAN SU INFLUENCIA Y SEAN FOCOS DE PERTURBACIÓN.

      Vivir es un lujo, aunque suena paradójica la afirmación, pero esa ostentación obligada la debemos pagar a costa de nuestros bolsillos vaciados por los altos precios de los alimentos, las medicinas o el alto costo de la salud, atención médica, cirugías, exámenes de laboratorio, el vestido, los medios de transporte, por ejemplo en los últimos seis meses las tarifas aéreas han subido en un 820 por ciento, según leí en Aporrea a Juan Martorano, quien evidenció la galopante inflación en su artículo del 16-02-17, leerlo y caerse para atrás, pagar 72 mil bolívares en un pasaje aéreo nacional, es para privilegiados, mantener los carros por la gran usura de los repuestos, su mantenimiento, el esparcimiento o diversiones ya son un lujo extremo, comerse un helado, tomarse un café y acompañarlo de una torta o dulce ya no es de la costumbre ahora es un lujo. El alto costo de la vida está cada día en constante ascenso, no acorde con los ingresos por sueldos o salarios, ya un sueldo de 500 mil bolívares no es para darse lujo, sino para vivir del lujo obligado:  Un litro de aceite de oliva cuesta sobre los 40 mil bolívares, este humilde asalariado lo consumía como complemento para cuidar la salud de la hipertensión, el último que compré me costó mil bolívares y lo racioné por casi un año; cuando deseaba comprar otro litro ya estaba por los 10 mil bolívares, hoy un lujo comprarlo.

    Ayer me quedé abismado, estupefacto ante el precio de medio kilo de café en bolívares 9.800, apenas hace pocos meses el mismo café se expendía en 6.500 bolívares el medio kilo, en Valencia adquirí medio kilo de café el Peñón e 5.500 bolívares hará unos 18 días, ese mismo café llegó a Margarita al mismo precio, en Caracas también había un café que costaba 9.900 el medio kilo. El azúcar, aquí en Margarita venden uno Fine Granulated, Sugar, import Miami por bolívares 14.900 los dos kilos, pero este mismo lo venden por kilo en el Aeropuerto de Porlamar en 9000 bolívares un kilo, sin duda un exabrupto en los precios, claro importado, las chucherías que antes se comían hasta saciar las ganas, ahora son un lujo, entre tres mil y hasta 40 mil bolívares comprar chocolates, fuimos a buscarlos para llevarles a los nieticos, y fue imposible adquirirlos en Margarita, un kilo de buena yuca cuesta tres mil bolívares, los lácteos incomprables para nosotros los asalariados, los precios son de lujo.

   Comprar un kilo de pescado en Margarita es mucho más caro que un kilo de carne, imposible comer pescado como mero, pargo, catalana u otro de calidad, hay que conformarse con las pobres sardinitas, los amarillos como suelen decir los maracuchos, plátanos maduros o verdes a 500 bolívares cada uno, de los pequeños los grandes no llegan, el pan en panaderías necesario es calarse unas colas para comprar unas canillas o campesino, ya de mil en adelante un pancito, el arroz de cinco mil hacia arriba, las harinas de maíz aun no llegan a supermercados, por lo menos en Margarita no se ven ni bachaqueadas, como en San Cristóbal y Valencia, que costaban 3800 bolívares hace un mes, no sabemos ahora.

     Comprar hortalizas, verduras, vegetales, frutas, es menester disponer de una buena sumen a de dinero, un kilo de aguacate, que hará unos seis meses aun lo comprábamos en 600 bolívares un kilo, lo utilizábamos por queso o crema de leche, con arepa, yuca o casabe, ya tampoco es posible, es un lujo, un kilo que muchas veces es un solo aguacate y con el riesgo de que se madure o se dañe, cuesta sobre los 3 mil bolívares el kilo, los huevos para con la arepa o la yuca, ya cuesta ocho mil bolívares el cartón de 30 huevos, lo que indica que cada unidad cuesta 267 bolívares, otro producto de la dieta alimentaria diaria que es un lujo, como lujo es comprar la pasta para los tradicionales espaguetis bolognia o napoles, los que sacaban de apuro a uno en una cena o un almuerzo, se compraban por kilos a precios para asalariados, ahora comprarlos cuesta medio kilo cinco mil bolívares y más, se consiguen solo importados, los nacionales desaparecieron del mapa, con razón que ahora en un restaurant comerse un plato de espaguetis pasa de los seis mil bolívares, así que comer en la calle solo es un lujo, hay que comer en casa lo que ‘’haiga’’ como dice la gente, tampoco el casabe se puede comprar, ahora lo que valía 160 bolívares está sobre los 2 mil bolívares, adiós casabe sinsabor dietético y sin colesterol.

    ¿Qué iremos a comer hoy o mañana?  Nos preguntamos muchas veces o coincidimos en expresarlo cuando se trata el tema de la comida, hasta los perritos en casa de asalariados se embromaron, los vemos como la canción del Dueto Criollísimo, cuando en una de sus notas dice: Esa luna que amanece alumbrando pueblos tristes, que de historias, que de lágrimas me diste, algo así, y más allá viene un perro que es puro hueso por el hambre que Dios le puso, así está el de una vecina, por cierto que mi hija lo vio y a pesar de no albergar animales en su casa, igual nosotros, pues como tener a estos animales en pequeños apartamentos y convivir con perros y gatos, pero eso ocurre, es de la cotidianidad, entonces al dálmata de los pueblos tristes le llegó una donación de perrarina, pues una amiga de mi hija que tiene su mascota, y se echa el lujo de exigir, no se comió la perrarina que le compraron, y esta se la entregamos a ‘’Tobías’’ así se llama el dálmata de la vecina, porque ahora los nombres de perros o mascotas son iguales al de las personas, cosas de la vida, suele quererse más a los animales irracionales que a los llamados racionales, al parecer los irracionales muestran ser más amigos, más fieles, más cariñosos, más solidarios que nosotros los humanos.

    Pues bien la situación del país se torna cada día más grave, exige erogar mayor cantidad de dinero para poder vivir el lujo que nos han venido imponiendo la soberbia de quienes tal vez no sufren lo que sufrimos los asalariados aún con los aumentos que gracias a la CRBV y las decisiones gubernamentales nos incrementan nuestros salarios, pero así como suben, bajan, porque las mafias del bachaqueo, del contrabando, del dólar Today, del acaparamiento, la escasez, las importaciones que llegan al país pero a precios de dólar Today, es el gran golpe dado al valor de nuestra moneda, que ahora no vale nada o alcanza para nada, los culpables no lo son el 90 por ciento de la población sino una minoría poderosa políticamente y económicamente, son los que en los últimos 60 años han gobernado al país, sumiéndolo en la pugnacidad y el fanatismo extremo, que ha originado miseria, hambre, división, pérdida de valores, de la disciplina, el respeto a la ley e instituciones públicas y privadas, de la familia, todo originando la violencia política, la inseguridad y la sana convivencia humana derivada de la conducta y el buen sentido de la vida.

    En ese sentido una vez más, nos esmeramos en exponer nuestros puntos de vista, para reflejar o enfocar un situación general que afecta a nuestra sociedad venezolana y en la que cada uno de nosotros tenemos nuestra responsabilidad, no es posible la indiferencia, el letargo de toda la sociedad conformada en numerosas organizaciones, y las que se han ido alejando de cumplir con los deberes para con la patria, así vemos a muchos compatriotas que en vez de luchar aquí, se van por otras latitudes a poner quejas de lo que ellos mismos son responsables por no aportar soluciones en vez de profundizar las dificultades, los problemas de los venezolanos debemos tomar conciencia patria y tratar de resolverlos entre venezolanos, así cada uno piense distinto, pero por encima está los intereses de la madre patria, de nuestro suelo, por lo tanto que cuesta a quienes tienen poderes como la Iglesia, las Universidades, los Gremios de profesionales, los sindicatos, los partidos políticos, los medios de comunicación deponer las armas destructivas e imponer las constructivas en beneficio de una sociedad más unida, cumplidora de sus deberes, de sus leyes para el bienestar de toda la familia, hasta cuándo vamos a seguir empeñados en imponer cada quien sus bastardos intereses al margen de la inteligencia humana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1458 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: