Arco Minero, la izquierda, los militares y el capital

“LOS OPORTUNISTAS GRANDES Y PEQUEÑOS, PROMUEVEN INTENSAMENTE LA NOCION DE QUE ELLOS SI TIENEN UN AMPLIO CRITERIO, QUE VIERON NECESARIA LA ACCION CIVICA ELECTORERA Y EJERCEN LA CRITICA VOTANDO, NO ASIMILAN SIQUIERA, NI ACEPTAN, QUE LAS MAYORIAS LES RECHACEN CON EL ABSTENCIONISMO, NI MUCHO MENOS PERCIBEN QUE SU AMPLIO CRITERIO, ES EN REALIDAD LA MAS CORTA DE LAS VISIONES, COMO MANIFESTACION DE LAS ATADURAS DE LA POLITICA DE MASAS DE LA BURGUESIA Y SU DEMOCRACIA, ESTOS CON SU PROPAGANDA, CON SUS MERCENARIOS, INSISTE EN CONFRONTARSE CON LAS POSICIONES REVOLUCIONARIAS, RECURRIENDO A BAJEZAS SOBRE LA NATURALEZA DE NUESTRAS ORGANIZACIONES, EMPLEANDO LA CALUMNIA RESPECTO A NUESTROS OBJETIVOS”
Felipe Cuevas Méndez, Crisis de los Fundamentos del Capitalismo
.
Hay temas, que por sí solos entran en el debate y dan para hablar largo; opiniones, análisis, conceptos, predicciones, encuestas. Doctores técnicos, ilustrados, pitonisos y pelabolas, todos esgrimen sus argumentos, convicciones y creencias acerca del tema, generador de fantasías elucubraciones,  malestar y emociones de todo tipo, como producto de la intensidad con que se asuma la cuestión y los intereses en juego

La dinámica informativa y el metabolismo político, determina el tiempo de duración de esa especie de excitación mediática, y por supuesto; la jauría desatada pone límites a lo conveniente, según los resultados esperados a partir de las matrices de opinión, montadas en laboratorios de guerra psicológica o de cuarta generación como le gusta decir a quienes manejan grandes medios y disponen de recursos para manipular a la respetable opinión pública.

En nuestra condición de ciudadanos de esta patria y militantes de la lucha por preservar la vida en el planeta, expresamos abiertamente nuestro criterio, sobre asuntos que desde el punto de vista moral y ético nos competen, a riesgo del aquelarre que se puede armar por la reacción de quienes se abrogan la condición de iluminados y defensores a ultranza de la oficialización de la conciencia, también por las aspiraciones políticas de algunos por entrar en esos espacios privilegiados para amasar recursos del estado e impulsar liderazgos desde la administración de la renta. Es decir, promotores del rentismo político y barragano.

En los últimos días, y a propósito de la firma de acuerdos, contratos y memorandos de entendimiento para la exploración y explotación de minerales metálicos y no metálicos en lo que han llamado “ARCO MINERO DEL ORINOCO” (AMO), hemos sido testigos de la negociación  por parte del gobierno de una extensión territorial inmensa (112.000km), para dichas actividades; se ha negociado con empresas transnacionales y nacionales “amigables” con el ambiente y se ha prometido ganancias para el país que según el interés del vocero autorizado, van desde $8 mil millones hasta $80 mil millones.

Hasta ahí, pudiéramos quedar en el campo de los beneficios para el país, que atraviesa quizás una de las circunstancias económicas más difíciles recordadas en la contemporaneidad, y que los expertos en campañas mediáticas, hicieran lo propio para “concientizar” a la población sobre la conveniencia histórica de aprovechar nuestro potencial en esa zona para capear el temporal, mientras superamos el “ modelo rentista petrolero” para salir de esta crisis provocada por agentes internos y externos que quieren acabar con el mal ejemplo que resulta ser la revolución bolivariana, chavista y antiimperialista y entramos en la dimensión de la nueva “economía productiva”

Todos los discursos oficiales, van dando vueltas alrededor de la condición clientelar del beneficio para todos y el reparto equitativo de ingresos, prometen hasta 60% de esos “ingresos” para sostener misiones y grandes misiones y seguir impulsando la cara social de nuestro proyecto político (cosa con la que estamos totalmente de acuerdo), ahora bien; desde el punto de vista histórico, conviene establecer algunos parámetros para aclarar aspectos relativos a las dimensiones y alcances de esos acuerdos, contratos y memorandos de entendimiento, como vía para lograr el apoyo general del pueblo venezolano y que en su oportunidad sea ese mismo pueblo, quien ejerza controles a los desmanes que puedan cometer estas empresas que no han dejado de ser voraces para arrancar de las entrañas del planeta tierra los recursos necesarios para aumentar los caudales del capitalismo y plagar de miserias y enfermedades los territorios en que actúan.

Muchas han sido las reacciones ante esta decisión tomada, expresiones como: “cambiar espejitos por pepitas de oro”, “traidores” “entreguistas” “violadores de constitución” “mafiosos” y otros calificativos, que dejan de lado el verdadero debate, ese que debe nutrirse con categorías políticas que establezcan la condición de pueblo soberano, libre e independiente, un debate donde se ponga de manifiesto la lucha de clases y la propiedad social de los medios de producción, que además haga de la democracia participativa y protagónica, herramienta para construir nuevas relaciones. En ese propósito, las izquierdas tienen mucho que decir y una responsabilidad histórica ineludible

Despachar con descalificaciones y ofensas el debate necesario, ha sido la estrategia utilizada desde siempre, para impedir que asuntos importantes se hagan de dominio público, y se queden en el plano del comadreo político que tanto gusta a quienes aspiran beneficios y evaden sacrificios. Algunas preguntas habrá que responder antes de asumir la irresponsabilidad que resulta de la solidaridad automática: por ejemplo:

Cuál es el capital de cada una de las empresas que van a entrar en el negocio minero y petrolero del AMO?
Quienes integran la directiva de estas empresas?
Por cuánto tiempo se dan los contratos?
La empresa militar que participa, es de propiedad social?
Quien es el dueño de Guainamo Mining company?
Cuál es la participación accionaria del estado en estas empresas mixtas?
De qué manera participan las comunidades organizadas?
Porqué las empresas extranjeras tienen representantes nativos y con apellidos iguales?
Porque se contrata con empresas a las que en 2003 le fueron revocados los permisos?
Esas interrogantes buscan generar las condiciones necesarias para un debate político de altura, sin que medie la condición asalariada de quienes, sin razonar atacan despiadadamente a quien se atreva a romper la armonía de un coro que solo tiene agudos y busca adormecernos en las bondades supuestas, derivadas de las intenciones de repartir la renta y hacernos partícipes como beneficiarios y cómplices, no como sujetos pensantes y decisores.

*COMUNICADOR POPULAR

 

Franco__rivas@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1088 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a232293.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO