Como lo veo lo escribo N° 187

Pueblo no lo creas por completo, aunque parezca cierto

Pueblo cuando leas o escuches por allí que el problema de la comida es el contrabando, aunque parezca cierto no lo es tanto, está demostrado que cuando nuestra moneda tenía cierta fortaleza y el campo y la industria rendía su fruto, el contrabando era al revés, es decir comprábamos barato a fuera, algunos deben recordar el “dame dos del ta barato de Miami”; los pata en suelo lo hacíamos para ahorrarnos unos cuantos bolívares, los negociantes sin conciencia para especular y enriquecerse, algunos sin saberlo, traicionando económicamente a su Patria y a su Pueblo.

Cuando el pueblo escuche que la escases de muchas cosas es culpa de la guerra económica, que nos tienen montada el imperialismo yanqui y unos cuantos malos venezolanos de escuálida mente, no lo ponga en duda, pero no es la verdad completa, está demostrado que nuestra productividad ha desaparecido en muchos renglones, en otros ha mermado la producción considerablemente y los entes productivos que quedan se han quedado estancados mientras la población sigue creciendo. Lamentablemente no se estimuló la creatividad, ni se aprovecharon los talentos, al contrario con la generalización de las descalificaciones se les alejó del sentido de Patria.

Si el pueblo escucha de un ministro, que la atención de la salud no está en emergencia, tal vez se referirá al esfuerzo de todo ese pueblo que con vocación hace milagros para atender a los pacientes, y a los seres queridos de estos, que hacen las mil peripecias y esfuerzos económicos para conseguir los medicamentos.

Si por algún discurso o propaganda el pueblo se entera de que la matrícula de estudiantes ha superado todas las expectativas, créalo, es totalmente cierto, pero la educación no es tan solo la inscripción y la asistencia, algunos han determinado que existe un déficit cercano al 40% de profesores en los liceos, entonces esa gran matricula se reduce en un porcentaje apreciable, si a la calidad educativa se refiere y por lo tanto es una verdad incierta.

El pueblo sufre la inseguridad porque es muy raro el que no ha tenido una relación de víctima con la delincuencia, pero casi nadie le para y sigue sintiéndose libre para disfrutar sus momentos y por lo tanto expuesto a esos avatares de la vida. Lo que no sabe o asume el pueblo es que los peligros se incrementan por la poca atención o abandono de los hijos por los padres por diversas circunstancias, que no les permite el seguimiento y la orientación de sus representados, algo que se asemeja al gobierno que no le da seguimiento a las obras, misiones y entrega de recursos para los ciudadanos y no los orienta con el ejemplo para que sigan el buen camino y un eficiente desempeño.

Sabrá el pueblo cuantas viviendas nuevas están proyectadas y en ejecución, si sigue vigente y consecuente el registro de los que se inscribieron en la misión, si existe un estudio social y la publicación de los que la han recibido. De eso lo único que tenemos por cierto es que se han entregado muchísimas viviendas y que están en construcción un bojote. Ojala nos enteren oficialmente de todo lo relacionado con esta gran misión.

Como pueden observar existen varias deficiencias: la productividad, la salud, la educación, la inseguridad y la información. Lamentablemente la mayoría de los administradores de la cosa pública se olvidan que su lealtad es para la Patria y su Pueblo, y si superiores por alguna razón dejaron de creer en eso, su deber es después de agotar los canales regulares hacérselo conocer a los ciudadanos para que los venezolanos sepan a qué atenerse; algo así como la denuncia del exministro Giordani, aunque a destiempo y que en este momento con el silencio sobre el caso, pone en tela de juicio la reputación y el honor del denunciante y deja sin culpables el robo de los 20.000 millones de dólares y a la mafia corrupta que maneja los recursos de la Patria.

En mi anterior escrito preguntaba “¿A cuánto Pueblo le llega lo expuesto en Aporrea?”, un compatriota me respondió por correo, que al había hecho una especie de encuesta en Mercal, PDVAL y varios organismos públicos y casi nadie visitaba la página de Aporrea y algunos ni sabían que existía, por lo tanto debemos tomar en cuenta las siguientes consideraciones:

a) La mayoría de los que escribimos en aporrea en la búsqueda de una Patria digna, no estamos llegando a las raíces del pueblo, que ni se entera de nuestras advertencias, denuncias o propuestas; y los que las leen, son el resto que escribe en aporrea que no se sienten como pueblo y lo toman por amenazar y descalificar a los que no piensan como él y algunos funcionarios, que si ven en peligro su trayectoria corrupta, utilizan el poder para desprestigiar o quitarle el trabajo al denunciante como se ha visto en algunos casos. También nos leen los escuálidos para pescar en rio revuelto y si tienen algún poder arremeten contra la tranquilidad particular del escribiente; y así como no contamos con la Defensoría del Pueblo, tampoco contamos con el pueblo para que sepa los sinsabores por la que pasan los que se la pasan tratando de alertar sobre los que intentan enterrar el legado de Bolívar y Chávez, que no es otro que darle a Venezuela el lugar que se merece ante el mundo.

b) Debido a lo anterior es necesario hacer un esfuerzo por aumentar los medios difusivos o concatenar los que se tienen, recurrir a los panfletos y a la radio bemba, inclusive tratar de incluir a los conductores de los programas revolucionarios en TV, de manera que el pueblo todo se entere de la situación real que atraviesa nuestra patria e incluirlo verdaderamente en un gran debate nacional, que debe generar los cambios necesarios para que la patria se enrumbe por los caminos de la grandeza moral y económica, que no han permitido los depredadores del mundo valiéndose de los traidores internos y los ineptos que venden a su país por indignos privilegios.

Antes de finalizar debo felicitar de nuevo a los integrantes de marea socialista y a todos los movimientos, individualidades y agrupaciones revolucionarias que en estos momentos están dando la cara en la búsqueda de ese gran debate por una patria digna.

Para los que se pregunten o les pregunten a cual pueblo me refiero, les repito, que Pueblo para mí, es todo aquel que se interese por el destino de la Patria y que hace todo lo posible por serle útil. Un bolivariano o bolivariana que respete y se respete y trate de obedecer las leyes por más injustas que parezcan, pero que no se rinda en su lucha por tratar de mejorarlas, tratando de concientizar a sus compatriotas en cada oportunidad que se le presente.

Atentamente,
Ing. Luis Díaz


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1407 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a193920.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO