Compren Laptops a 75 mil en la isla de Margarita

Los funcionarios de Indepabis y del Seniat conocen con precisión y exactitud la localización de las tiendas de equipos electrónicos que estafan a nativos y visitantes mediante la desproporción de los precios de aparatos y equipos electrónicos en la isla de Margarita. Un simple recorrido pro el Centro Comercial Sambil, Centro Comercial AB, Centro Comercial Costa Azul, Centro Comercial Redoma de Los Robles, locales del ramo ubicados en Porlamar y Juangriego permite ver los precios de impresoras (Bs. 10 mil, 20 mil, 40 mil), cámaras digitales (6 mil, 8 mil, 12 mil), computadoras portátiles o laptops (¡25 mil, 45 mil, 75 mil!)… y hay que pararse aquí para contener la respiración y no morir del susto.
Me dijo un vendedor de una tienda del Sambil que esa laptop mediana que me mostró cuesta en Panamá 1000 dólares y que por eso el precio es de 45 mil, puesto que el dólar está en 44 bolívares. Discutimos esto último. Para traer estos equipos al país los importadores deben poseer licencia de importación, realizar los trámites legales en Cadivi, ingresar la mercancía por una aduana nacional, revisarla, pagar los impuestos y todo lo demás, hermano. Nadie trae en una maleta de equipaje veinte laptops de mil dólares compradas en efectivo en ninguna parte para exponerlas a la venta del público precisamente ahí, en el Sambil.


Los turquitos—así le dicen en la isla a los turcos jóvenes que regentan las tiendas de electrónicas mientras sus padres y tíos regentan las de trapos, equipos electrodomésticos (por cierto, el aire acondicionado de pared de 15 mil BTU marca Haier que Mercal vende en 1.400 bolívares, los turcos lo venden, igualito, en 15 mil, siendo ambos importados con dólar a 6,30) y ramos menos exigentes con conocimientos de electrónica— se reconocen en las calles y avenidas porque exhiben camionetas Gran Cherokee 2013 (según ellos, compradas en dos millones de bolívares en los mercados negros de automóviles), ToyotasFortuner y Hilux, Chevrolet Tahoe y Ford Explorer 2013, todas de tracción 4x4, equipos de sonidos de cien mil bolívares y llantas de diez mil con sus rines 18 pulgadas además de accesorios cromados y luces LED. Todas unas joyas rodantes —lo mejor de lo mejor— compradas con esos sobreprecios que imponen a los pendejos venezolanos como si nosotros nunca viajáramos al exterior y supiéramos los precios reales de esos productos.

Dos laptops marca HP CompaqPresario CQ56-200SS para mis dos hijos me costaron en España en diciembre 2011, 300 euros cada una en la tienda Hypercor y veo por internet que todavía, casi un año después, cuestan lo mismo en esa tienda. En la isla de Margarita venden la misma laptop actualmente en 22 mil por unidad. ¿Quién del Seniat o Indepabis me puede explicar esto? A la de mi hijo, que la utiliza para sus estudios en la universidad se le dañó la batería modelo CT: 6 AZVR 43 SM ZP 060 de esa misma laptop y acá cuesta 2.700 bolívares. Es decir, la computadora me costó hace un año 1.800 bolívares en España y la batería cuesta más que el equipo en Venezuela. Un amigo me hizo el favor de enviármela desde allá. Costó 65 euros la batería y 700 bolívares aproximadamente el envío postal. Esto es sólo un ejemplo personal.


El gobierno nacional, estimado Presidente Nicolás Maduro, debe visitar estas tiendas y apretarles las tuercas pues se la pasan chillando que no hay dólares de Cadivi para importar y luego juegan con los bobos con el sobreprecio justificando que importaron con dólar de 44. Todo un juego, toda una mafia, toda una especulación, todo un delito público para robarle los centavos a quienes necesitamos una computadora para trabajar y estudiar, pues esos equipos no se comen, se emplean para trabajar, para que los turquitos se den la gran bomba de ricachones fáciles, tomando Old Parr en la playita de Parguito y Playa El Agua con sus nenas los domingos y encandilando a todo el mundo de noche con las luces LED de sus monstruos rodantes. Ojo, hablan pestes del gobierno, del socialismo, del chavismo, de esta miseria de país y blabla. Qué maravilla, virgencita del Valle. ¿Qué diría desde el cielo, viendo esto, mi Comandante Eterno?


elpoetajotape@gmail.com
Isla de Margarita, octubre 2013



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10123 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: