Las corporaciones farMAFIAcéuticas, sector empresarial intocable en la revolución

Planta Oeste de Valencia Pfizer paralizada hace más de 18 meses

El más reciente cable filtrado por Wikileaks involucrando a Eduardo Samán, ex ministro del gabinete ejecutivo venezolano en el sector comercio, confirma la tesis de la gran presión que ejerció la burguesía local e internacional sobre el gobierno nacional para su remoción definitiva del cargo hasta el  mes de febrero del año 2010. Y aún más, identifica el sector de la burguesía, en este caso la cúpula empresarial farmacéutica, que de forma hábil y sigilosa logro su terrible objetivo.

Durante su gestión en la cartera de comercio ataco con mayor contundencia las acciones de boicot, acaparamiento, especulación del Grupo Polar, CAVIDEA, Cargill, Grupo Pro, AGP, entre otros; los “peces gordos” de la agroindustria, comercialización y distribución nacional e internacional de alimentos. Los análisis y reflexiones de compañeros y compañeras molestos, reflejados en miles de artículos que rondaron en páginas web de medios informativos alternativos (como aporrea, rebelión, kaosenlared, etc.), importante a subrayar después del silencio sepulcral del sistema de medios públicos, sobre la remoción del compañero, señalaban al sector de la burguesía agroindustrial como la principal fuerza política y económica contraria a Samán, después de las medidas de ocupación temporal que él ejerció a través del ministerio a nivel nacional en fabricas, creando un clima de confrontación (o agudización de la lucha de clases) que los medios de comunicación privados capitalizaron en una gran campaña de satanización del papel del Estado como actor, después de ser a lo largo de la historia económica “regulador” o “vigilante”, en el sector terciario de la economía nacional, la comercialización. Esta fuerte matriz originada por la guerra sucia de las corporaciones privadas de “comunicación” (incomunicación) le dio argumentos a las corrientes de pensamiento enfrentadas a Eduardo Samán a lo interno del gabinete gubernamental de incidir en la reorientación conciliadora de la política económica-comercial durante el periodo de tiempo enmarcado a las cercanas elecciones al Parlamento Nacional.

No considero “grave” o “fatal” si esa fuera la razón para la salida de Eduardo Samán del gabinete, ya que dentro del compás de acción política de las fuerzas revolucionarias es válido en momentos determinados según la correlación y composición de fuerzas del cuadro político local, nacional e internacional en un tiempo determinado, realizar repliegues tácticos para la acumulación de fuerzas en organización, concienciación, movilización de las masas siempre orientado a los objetivos estratégicos, en nuestro caso la construcción del socialismo. Ahora bien, estas acciones siempre deben ir tomada de la mano con los principios revolucionarios, jamás ceder espacio en el terreno de las ideas fundamentales de liberación ante nuestros enemigos históricos, y lamentablemente por medio del pragmatismo (Razón de Estado, coyunturas, pactos, etc.) esto ha ocurrido en casos recientes, como la entrega al imperialismo del camarada Pérez Becerra, Julián Conrado (en proceso de entrega) y el caso de Samán viene hacer un primer precedente de esta práctica equivocada.

Digo esto debido a que le información filtrada por Wikileaks afirma el contacto entre funcionarios del gobierno nacional y la cúpula empresarial farmacéutica en función de detener la iniciativa de una nueva legislación en el área de patentes y registros industriales. Práctica peligrosa y equivocada ya que de un plumazo se realiza un “pacto secreto” con enemigos del proceso revolucionario, en un abrir y cerrar de ojos o en una especie de pesadilla de muy mal gusto que te despierta de forma sorpresiva, desaparece, en este caso específico, la contradicción antagónica Imperio vs Nación siendo esta la contradicción fundamental que sostiene bajo el liderazgo del Comandante Presidente Hugo Chávez Frías la amplia gama de fuerzas progresistas y revolucionarias en estos momentos.

 Los medios informativos públicos ante estos casos ha tenido una postura de no pronunciamiento, línea emanada por supuesto por el máximo órgano rector de la política comunicacional, el MINCI, incluso considero más “seria” esta medida (en realidad también equivocada) ante el contradictorio, fuera de lugar, e insultante pronunciamiento realizado por el conductor del programa de televisión La Hojilla en TV, el día 07/09/2011, en respuesta a los miles de twitteros que solicitaban invitación a Eduardo Samán a su programa (tan invitado en otras ocasiones especialmente cuando fue ministro), catalogándonos de derecha. Es lamentable el deterioro progresivo que viene sufriendo este programa de televisión, carente de creatividad comunicacional-mediática revolucionaria, se está convirtiendo en un equivalente “La Bomba” (programa basura y alienante de farándula transmitido por un canal nacional privado y golpista) versión política nocturna.

Ahora la especie de “inmunidad” de las corporaciones farmacéuticas a las acciones del gobierno nacional ante sus irregularidades, se presentó igualmente, ante la denuncia realizada por el sindicato de PFIZER por la paralización de una de sus plantas (conocida como Planta Oeste), originando el despido de 300 trabajadores y trabajadoras, en su mayoría mujeres en condición de tercerizadas, y la no producción de 200 medicamentos (antibióticos, entre otros) que se elaboraban en esa planta. A través de la iniciativa de la Comuna Regional de Trabajadores y Trabajadoras, espacio creado para los que apostamos en la construcción del poder popular y el socialismo nos solidarizamos en la lucha de los compañeros y compañeras del Sindicato de PFIZER, con la realización de movilizaciones, asambleas y pronunciamientos públicos. En esta lucha destaco a su vez la participación de Eduardo Samán en funciones como Ministro de Comercio en este conflicto, al visitar en varias ocasiones la zona industrial de Valencia, reunirse con el sindicato de PFIZER, recibir informes de las irregularidades (como intentos de los patronos de desmantelar la fábrica y llevar la maquinaría a otros países), y realizar pronunciamientos al respecto de estudiar la medida de ocupación temporal a esta planta.

Lamentablemente esta medida nunca ocurrió (el cable de Wikileaks nos da información del por qué), han transcurrido aproximadamente 18 meses de paralización de esta importante planta, necesaria en la elaboración de medicamentos para la población y dotación a le red de salud pública. Sólo con la organización y sumatoria a esta lucha de los distintos colectivos, frentes, sindicatos, consejos, movimientos sociales que forman parte del Partido Socialista Unido de Venezuela y las demás organizaciones revolucionarias aliadas podrán definir y aplastar a la burguesía y los oscuros intereses económicos de sectores infiltrados en la revolución que no permiten los saltos cualitativos necesarios para el tránsito a la construcción socialista.

(*) Trabajador fabril

uranio72@gmail.com

twitter@abrahambarbudo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2019 veces.



Abraham Carrillo (*)


Visite el perfil de Abraham Carrillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: