Acerca del IV. Objetivo Histórico del Plan Patria 2013-2019

Geo política internacional de los pueblos y no de los mercados

La geopolítica internacional desde los organismos multinacionales de gran poder económico (Banco Mundial, OMC, Foro Económico de Davos), es definida por el español Bernabé Gutiérrez, miembro de la Geopolitical Bussines Club, como “la disciplina que estudia sistemáticamente los factores, relaciones y tendencias macro políticas, analizando cómo afectan a países, compañías y mercados”.

Para esta organización, por cierto formada por 80 ex jefes de Estado tutelados por el FMI, núcleo elaborador de fórmulas y esquemas de dominación, “embellecidos” en jergas y fraseología tecnocrática, ve esta disciplina como el campo del diseño de estrategias de expansión del Capital, desde el estudio de los mercados nacionales, hasta la intervención multifacética en los países potenciales a sus intereses inherentes, construir hegemonía que asegure la lógica acumulativa capitalista y depredadora del ecosistema, en su fase más aguda ante la presente crisis.

La visión Geopolítica continental y alternativa es el resultado del internacionalismo de las luchas (en actual proceso) contra-hegemónicas impulsada por los pueblos, este concepto debe responder a esas aspiraciones emancipatorias.

La Revolución Bolivariana, epicentro del movimiento antiimperialista, debe edificar una correcta geografía política internacional que apunte en la construcción de la nueva sociedad, post-capitalista, para ello debe sostenerse inicialmente en objetivos integradores de los pueblos, como ejes transversales de lucha, que permitirán la creación del autentico relacionamiento internacional solidario en conquista de una sociedad más justa, en paz y armonía con el ambiente.

El caso del proceso venezolano, vemos en el continente (Suramérica, Centroamérica y el Caribe) el espacio geográfico básico (1er anillo) de asiento del proyecto emancipatorio, el sueño Bolivariano de la Patria Grande. Para ello es necesario integrar: En lo Político, nos permitirá encontrar e incorporar a la más amplia variedad de fuerzas populares, movimientos sociales, partidos que emprenden las principales batallas desde la lucha social. La convergencia de las fuerzas motrices, por la lucha de comunes, constituirá la base fundamental en la nueva institucionalidad multinacional continental.

La Revolución Bolivariana debe incorporar e instar a la integración con carácter participativo y protagónico de los frentes políticos a esta nueva institucionalidad. Frentes tales como el Foro de Sao Paulo (Partidos Políticos), Vía Campesina (Movimiento Campesino), Organización Continental Latino Caribeña de Estudiantes (Movimiento Estudiantil), Encuentro Sindical Nuestra América (Movimiento Obrero), Movimiento Indígena, entre otros. Estos espacios han emprendido las principales luchas contra el neoliberalismo en Latinoamérica, incidiendo posteriormente en la actual correlación de fuerzas. En Soberanía y Defensa, el imperialismo estadounidense, en el marco de su programa de recolonización (Documentos Santa Fe) ve en Latinoamérica la principal fuente de recursos energéticos y estratégicos en pro de mantener el inviable modo de vida de su sociedad.

Por ello, la presencia militar de los EEUU en nuestro continente no es casual, la instalación de más de 40 bases militares a lo largo del Caribe y el arco andino-amazónico, siendo Colombia su principal enclave y las modalidades de golpes de estado (Honduras y Paraguay) son auténticos obstáculo a la integración latinoamericana. Para ello la postura de Cuba, manifiesta en la intervención de Raúl Castro durante el encuentro de la CELAC, realizado en Caracas, de convertir Latinoamérica territorio libre de bases militares extranjeras y nuevos tipos de colonias, debe ser una política central ha abordar.

En lo Económico-Social, apostar al fortalecimiento de las instancias estratégicas, ALBA-TCP, dar un mayor carácter social al MERCOSUR, apuntar en el consenso de construcción del proyecto de desarrollo económico-social regional, donde prime la reducción de las brechas de pobreza, desigualdad y exclusión social de nuestros pueblos, integración y complementación de los encadenamientos de los aparatos productivos nacionales, fomento de la ciencia y tecnología de quiebre a la dependencia del “1er Mundo”, la menor generación de impacto ambiental posible en los grandes proyectos de infraestructura de integración regional, preservación de los recursos naturales.

En síntesis, estos serán los Objetivos que constituyen las aristas en la planeación de una geometría del poder continental, sustentado en una nueva lógica económica donde no sea el punto de partida el desarrollo desenfrenado de realizar valores y ganancias basadas en necesidades artificiales, sino aquellas donde cada ser humano o cada ciudadano y ciudadana de nuestro continente tenga lo apropiado para vivir y con qué vivir.

Abraham Carrillo
uranio72@gmail.com
twitter@abrahambarbudo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2857 veces.



Abraham Carrillo


Visite el perfil de Abraham Carrillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: