¿Es política la confrontación?

Se tiene plena conciencia, que la confrontación en Venezuela cubre totalmente el ámbito de la política y ese carácter que asume la confrontación, penetra en cada una de las áreas de la vida nacional. Sin embargo, hay hechos situaciones que producen duda y en esa duda, se encuentran razones para darte otra explicación o comprender, que existen otras elementos cuya aparición frecuente, alimentan la confrontación y le colocan unos determinados condimentos para elevar los niveles de los conflictos.

A veces solemos leer artículo de opinión u oír exposiciones en las cuales se argumenta muy bien el problema del odio y racismo que se cuela en la lucha política. El asunto se entiende, pero como la situación ya es parte de la rutina diaria, uno va como acostumbrándose y pierde las condiciones para medir las características que ese fenómeno tiene actualmente y de sus  (posibles) consecuencias a futuro. Este jueves (29/07/2010) tuve necesidad de realizarme un examen y acudí a la clínica Zambrano ubicada prácticamente en el centro de la ciudad de  Barcelona y cuando estaba entregando la muestra, llegó un señor mayor que por lo que dijo era accionista de la clínica, pero una vez ofrecido el saludo sólo al jefe del laboratorio, las siguientes frases que soltó fue para  calificar a los que militan en el proceso de cambio, como “chavistas de mierdas”. Lo que dijo después, sobresalieron las frase “Chavistas coños de madres” y “carroñeros”. Este último calificativo vino porque supuestamente se había enterado que en Caracas se produjo un volcamiento de un camión full de pollos podridos y “pudreval” (así expresó) llevaba  alimentos podridos para a esos “Chavistas de mierdas carroñeros”.

Esto frases la hemos oído tanto que ya nos parece parte de una rutina, pero en lo personal, prefiero que el cuestionamiento por parte de los opositores de arriba y los envenenados se focalice en situaciones más en el ámbito de lo estrictamente político y programático, porque es probable medir las consecuencias más dura de la confrontación en este terreno. Cuando los cuestionamientos o las “opiniones” se fundamentan bajo estos  “argumentos” o calificativos de “Chavistas coños de madres y carroñeros”; el escenario se construyen con otras variables y  las consecuencias de esas situaciones son total y completamente imprevisibles. No hay capacidad para imaginarnos los acontecimientos o las situaciones que este “ungüento” de odio-racismo-política puede fabricar. Aún recordando los sucesos del 11 y 12-A, las acciones que este adoctrinamiento de globoterror puede desencadenar no son fácilmente predecibles.

No es que le estemos colocándole un extra para interpretar o comprender las freses: “Chavistas de mierdas, Chavistas coños de madres y carroñeros”. Todas estas frases son parte de la rutina que va alimentándose con otros bombardeos mediáticos donde lo “político” pasa como a un segundo nivel y cobra sentido el odio, el racismo y el trauma que ese tipo de gente lleva por dentro al  sentir que otras personas “distintas” socialmente a ellos, tienen también la oportunidad de tener un MERCAL y PDEVAL que le ofrece productos alimenticios más económicos.

No es únicamente Mercal o PDEVAL que sirve para alimentar a los “Chavistas de mierdas y carroñeros”. Así cómo hay instituciones, que según su nivel de odio sirven para alimentar a los carroñeros, hay también instituciones para  educar a esos carroñeros. Sólo hace falta leer los artículos de César Villarroel y las declaraciones que  hoy  mismo  (jueves 29/07/2010) ofrece el Secretario Académico de la UCV, Prof. Amalio Belmonte para entender  el sentido de este odio y resentimiento. No les preocupa para nada, que las universidades autónomas públicas se hayan convertido en instituciones claves para profundizar y ensanchar los privilegios de una clase social y reproducir un determinado modelo societario; eso no se cuestiona porque está muy lindo y contribuye a ensanchar las diferencias entre los venezolanos. La desigualdad es su lema y como es parte sustantiva de su proyecto que se nutre del odio, no tienen ninguna dificultad para cuestionar de frente cualquier intento de introducir un sistema de ingreso que sea más igualitario y equitativo. No lo dicen claramente, pero la “razón” del cuestionamiento a ese sistema, sugiere que no es viable porque hay el riesgo de llevar a esas universidades a los carroñeros o a los hijos de esos carroñeros chavistas coños de madres.

evaristomarcano@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1372 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a105021.htmlCd0NV CAC = Y co = US