Mezerhane y Zuloaga ¿Víctimas?

La incandescente “opinión pública” nacional e internacional manipuladora y manipulada por el conglomerado mediático golpista criollo y de sus aliados y alineados internacionales ha acordado ametrallar con sus manidos argumentos de violación de los derechos humanos, del libre pensar, disentir y opinar, que supuestamente se está dando en Venezuela. Estos criminales de la desinformación han creído conseguir en el desfalco del Banco Federal y el acaparamiento de los rústicos, la excusa de que los involucrados, Mezerhane y Zuloaga, son perseguidos del “reeegimen” por ser críticos del Gobierno Venezolano, a través de las “inocentes” opiniones emitidas por esa “basura” llamada Globovisión (que me disculpe Enrique Mendoza por utilizar sus palabras y no ser tan original como el) y de las cuales este par de dos, son sus financistas.

A estos angelitos se les buscó una deslumbrante aureola de víctimas de la represión “chavista a los medios” como lo acaban de asegurar la CIDH y que cito textualmente de la agencia EFE: “El Gobierno de Venezuela continúa reprimiendo la libertad de prensa y está corriendo hacia límites intolerables, advirtió hoy ante el Congreso de EE.UU. la Relatora Especial para la Libertad de Prensa de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Catalina Botero Antes de la sesión de preguntas de los legisladores. Botero dijo que en países como Venezuela “la ley criminal ha sido utilizada para encarcelar a periodistas y otros a los que el Gobierno acusa de ofender a funcionarios o instituciones públicas. Más adelante, en declaraciones a los periodistas, Botero enfatizó que la situación en Venezuela “es grave pero es reversible”, y las autoridades venezolanas deben comenzar a adoptar los compromisos internacionales. Este pronunciamiento, es la punta de un compendio jurisprudencial internacional tarifado y mediático que se quiere promocionar como la verdad verdadera. Para rematar esta señora, Catalina Botero, entre otras cosas ha sido magistrada auxiliar de la Corte Constitucional de Colombia y gran parte de sus “estudios” han sido financiados por institutos españoles y gringos, es decir, no es de extrañar su postura comprometidamente lacaya y anti-venezolana y es por eso que esa frasecita donde enfatiza que la situación de Venezuela “es grave pero es reversible”, hay que tomarla en el contexto en que lo dijo y donde lo dijo.

Del otro lado, es decir, del nuestro, el contraataque mediático revolucionario se ve minimizado contra esta asquerosa amenaza, como si las televisoras, radioemisoras y prensa que ha impulsado y apoyado nuestro proceso abundantemente en toda la geografía patria, no encontrara motivos suficientes para defender al Gobierno Bolivariano y por ende, al liderazgo del Camarada Comandante Chávez, blanco de los francotiradores de la contrarrevolución y del imperio financista. Debemos dar a conocer ampliamente el porqué el Banco Federal ha sido intervenido y no esperar que la gente que confío en esta institución bancaria, crea que el gobierno Bolivariano está realizando un pase de factura política porque lo dice Globovisión a cada momento y utilizando el desespero de los ahorristas como trágica imagen.

Debemos hablar y promocionar todo el año las bondades de nuestra revolución en logros socio-económicos. Que nuestro estamento burocrático ministerial abunde en información y contenido al pueblo de lo que se hizo, se hace y se va hacer y no esperar defender a PDVAL cuando se ataca, sino se ha tenido el tino de defenderlo antes, promocionando sus alcances agroalimentarios en nuestra población y con eso no nos excusamos, pero creamos el sentimiento de defensa en el colectivo a pesar de los errores cometidos. El pueblo beneficiado e informado, no permitirá que este bien común lo destruyan. Pero, con infelices declaraciones como la de su presidenta Virginia Mares, que con gritos trata de recomponer lo que dijo al afirmar que las 40.000 toneladas representa un porcentaje muy pequeño (o insignificante) ante el volumen que se ha distribuido, se le hace un flaco favor a esta gestión, porque 40.000 toneladas son cuarenta millones de kilogramos y con eso se alimentan unas “cuantas” familias venezolanas. Debemos hacer algarabía por todos los logros tangibles de nuestra revolución y mantener una seria y autocritica postura para recomponer los desaciertos voluntarios e involuntarios de los nuestros. Y que estas correcciones estén muy, pero muy por encima del ataque mediático de la canalla opositora, porque hubo una defensa previa y posterior a ultranza, que se promovió desde todo el estamento del gobierno y se incrustó en el sentir del pueblo.

No debemos estar a la zaga. Nuestro flanco débil y por donde siempre nos han jodido ha sido en la promoción de nuestra revolución y lo que ella ha representado para nuestro pueblo y los pueblos hermanos, en contraparte a la promoción del miedo y del terror que hace la canalla con un significativo éxito en términos reales y relativos. No hemos podido en 10 años empoderar de manera absoluta este proceso en nuestra gente, a pesar de que hay CDI por todos lados, universidades para todos, alimentos a precios asequibles y de calidad, viviendas dignas, acceso a las telecomunicaciones. Es decir, a pesar todo esto y mucho mas, la noticia de la necesaria intervención de un banco y de que sus responsables paguen y los ahorristas sean protegidos por el estado, ponen en duda todo lo que ha hecho el gobierno y le meten miedo a perder un banco estafador y no siente un verdadero temor de perder las bondades de la revolución, como si todo esto existía en la cuarta república.

No podemos permitir que los medios inoculen a los habitantes de nuestra Bolivariana Patria el llamado Síndrome de Estocolmo, que sufren ciudadanos como los colombianos o españoles. En Colombia a pesar de la cruenta guerra civil, del narcotráfico, del paramilitarismo, de los secuestros, de tanta miseria y muerte que afecta directa e indirectamente al 80% de los colombianos, aun con eso, sus habitantes (asustados o no) les da confianza a gobiernos represores como el de Uribe o al que viene, del niño Santos o como los españoles, que están pasando por una depresión y represión económica con filas de parados (desempleados) pero sus medios los entretienen con cursi y vanidosas informaciones que van desde que usan los príncipes de Asturias hasta cual es la sandez farandulera de moda. En ambos casos, se promociona el miedo y la estupidez como nacionalismo sin reparar en disculpar al estado y quienes los dirigen, por lo que le sucede a la nación. Total, asi es como debemos vivir y ellos son los que nos deben mandar, parece ser su pensar idiosincrático.

Debemos arreciar mediáticamente en promover y defender nuestra revolución y la concreción de sus logros como bien colectivo dentro de nuestro espacio geográfico nacional y allende de nuestra fronteras, tanto a los que creen en el liderazgo del camarada Chávez como a los que no piensan como nosotros, pero quieren un país en paz. Porque NO es posible que cause miedo y duda en la psiquis del pueblo trabajador, lo que digan un par de despostas burgueses explotadores, por encima de la defensa de las miles de operaciones de la Misión Milagro, de la alfabetización de la Misión Robinson, de la socialización de la educación universitaria por nombrar apenas tres logros de la revolución. Pero por si las dudas, ¿Serán Mezerhane y Zuloaga Víctimas? No vale, estoy bromeando, por si las dudas.

(*) Ingeniero

cajucont@gmail.com

cajucont@yahoo.com.mx

cajucont@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2333 veces.



Carlos J. Contreras (*)


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: