Los delicados corruptos

Como no saben lo que el pueblo desea encuentran mas cómodo decretar lo que deberían desear, así, empiezan los delicados funcionarios en relación directa con el pueblo para ellos, la masa representa una clientela, los delicados corruptos son una maquina traga dinero.

Estos tecnócratas no sirven al pueblo lo instruyen desde arriba, rodeados de secretarias y asesores consideran a la gente un compuesto de inoportunos, asesoran a los ministros y al presidente sobre las verdaderas necesidades de la gente, incluso saben cómo resolver el calentamiento global y los cambios climáticos… saben todo.

Estos delicados malcriados por las comodidades y las delicadezas que brinda la corrupción encuentran odiosa la sonrisa social, trabajan por una servilidad interesada, presumidos, explotan para sí la revolución, hacen del trabajo publico un laberinto de diligencias que con rapidez se asemeja a una pesadilla, los tramites son un monopolio económico contaminado por la política, política acostumbrada a utilizar al pueblo como una herramienta para sostener la revolución representativa.

La masa es una maquina maravillosa, cree cualquier cosa que se le ofrezca para salir de la pobreza, ni el salario cada año en alza alcanza, porque, el valor del producto por la especulación se encuentra más arriba del valor de compra, con los precios no hay milagros duraderos por mas revolucionarios que estos sean, el socialismo es fácil según la teoría, los que leen el capital siempre seguirán diciendo es posible, creo, es realizable, y no ven nada mas, cuando se enteran que en el mercado el poder adquisitivo del bolívar fuerte es cada vez más débil, hay una enorme diferencia entre lo que Marx dijo y la realidad.

El pueblo no domina frente a tanta corrupción el peligro de perder la revolución, o simplemente le da lo mismo, cansado, hastiado de tanta demagogia. El peligro comienza cuando la corrupción es política, lo cual coloca al proceso en un vehículo para reemplazar a los comerciantes y productores por comerciantes y productores funcionarios, llevando la revolución al horror del dirigismo y la corrupción operando bajo la sombra del burocratismo, si un proyecto fracasa lo abandonan por otro interpretando las necesidades de los consumidores, cada interpretación es un proyecto que vale millones y consta en los archivos como investigación, es un trabajo realizado.

Dirigismo económico transformado en pedantismo, explota las necesidades de la masa como un buen industrial capitalista. Hace sondeo, ensaya hasta psicoanalizar a la comunidad estableciendo un patrón de conducta con los dirigentes locales, carrusel de corrupción en ministerios, gobernaciones, alcaldías, Asambleas, especuladores funcionarios corruptos diseñando una revolución de la cual no están convencidos.

Psicológicamente confundidos estos delicados corruptos se creen de la realeza, en realidad y subconscientemente la actividad de robar les es agradable, es un ejercicio de poder haciéndose los importantes, a nivel de conciencia, la ética revolucionaria que tanto se habla estropea el placer de la corrupción, en esa mescolanza entre la teoría socialista y la moda de la corrupción, prefieren lo segundo, si el Estado ofrece tanta oportunidad y no sanciona a nadie, sería un tonto no enriquecerse.

Estos delicados ladrones se molestan con la crítica, codician los productos caros, empezaron con las camionetas, ahora compran casas en el extranjero por ser más ricos, laboran inocentemente de su corrupción en una sociedad de consumo que se niegan a combatir. Los capitalistas, socios enquistados en el gobierno aprovechándose de su ignorancia les repiten una y otra vez que es degradante la igualdad en una sociedad socialista, entonces, la autosugestión los inclina a la corrupción.

Ciertamente con los años perfeccionaron los métodos corruptos, es inútil recordarles lo que saben visceralmente, que dependen del pueblo una empresa sana que corrompen, se admite la tesis del corrupto rey plenamente identificado por inteligencia, tardía identificación con alto coste político si se hace pública, la lealtad y sus años como funcionarios se vendría abajo, y el pueblo, el proceso, no están preparados para asimilar tanta infamia y una tardía reacción política, prácticamente el gobierno se quedaría sin funcionarios.

El corrupto rey es el nuevo rico que tiene, como se dice, poder político, es el funcionario que tiene voz e influencias y que el Estado protege para que el proceso no se derrumbe, la investigación a estos funcionarios no resistiría ni cinco preguntas sin salpicar a otro y así sucesivamente, no, es mejor dejar las cosas como están. Esta maquina burocrática es ciega, sorda, y muda a los reclamos del pueblo, estos no pueden obtener nada mas allá de lo entregado por esta máquina. Maquina que no funcionaba cuando todavía funcionaba.

La revolución puede ser humana, desea reorientar la economía hacia la satisfacción prioritaria, salud y educación, pero no podemos pasarnos una vida de revolución con salud y educación gratuita. Y, las verdaderas necesidades del pueblo no pueden, no deben, estar proyectadas por funcionarios corruptos practicando un falso derecho. La reparación del proceso revolucionario no puede consistir en el reciclamiento de funcionarios para introducir más dinero en otra dependencia en una suerte de resultado-recompensa. Hay que revocar los mandatos y fiscalizar, la caridad no es revolución, la participación de la gente en las discusiones que afectan al Estado deben ser públicas igual que las sanciones.

La revolución no debe ser caritativa, la educación gratuita, la salud gratuita, debe ser presidida de una gestión pública gratuita, y si el ejecutivo no puede o no quiere combatir la corrupción, entonces los funcionarios se vuelven ricos por una revolución no pagada o mal pagada.

El fondo del asunto es que, en la vida colectiva que pretende una revolución, la corrupción no debe ser una actitud continua, la ley dura y brutal se impone como ejemplo, Cuba lo práctico, nosotros ¿Por qué no?

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4552 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: