Bolivia: el gobierno de Evo Morales desconoce al gobierno paralelo creado en Cochabamba



Sectores sociales radicalizados derrocan al gobernador de Cochabamba Manfred Reyes Villa, un ex militar que organiza bandas fascistas en el centro de Bolivia. Evo desconoce al nuevo gobierno regional y busca eliminarlo.

Rebasando el control organizativo, sindical y político del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), los sectores más radicalizados y luchadores del pueblo de Cochabamba, en el centro de Bolivia, conformaron anoche un "gobierno prefectural revolucionario" , en reemplazo del prefecto (gobernador) Manfred Reyes Villa, un ex militar ultraderechista elegido por voto popular.

El nuevo gobierno prefectural, conformado por 15 delegados de organizaciones sociales y populares, fue, sin embargo, desconocido de inmediato por el gobierno nacional del presidente Evo Morales, que ratificó su respaldo a Reyes Villa con el argumento de "no vulnerar la legalidad democrática". La dirigencia sindical leal al MAS también le dio la espalda.

El denominado Gobierno Prefectural Revolucionario, cuyo presidente es Tiburcio Herradas, surgió por presión de la multitud concentrada en un cabildo abierto, convocado para echar a Reyes Villa, que la pasada semana había organizado y enviado bandas fascistas para masacrar campesinos y cocaleros: dos muertos y más de 150 heridos.

Reyes Villa había respaldado a la oligarquía del oriente y sur del país en su propósito de lograr una autonomía orientada a fracturar al país, por lo que el MAS del presidente Morales, desde el gobierno central, había organizado y lanzado a sus bases campesinas y cocaleras, junto a otros dirigentes de la Central Obrera Departamental, para poner a raya a Reyes Villa e impedir que Cochabamba se convierta en otra plaza fuerte de la oligarquía, tal como ahora lo son Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, donde los comités cívicos y prefectos de derecha ejercen el control con apoyo ciudadano y con el respaldo de bandas fascistas.

Empeñado en una guerra de posiciones con la oligarquía, la intención del MAS de Morales era detener el avance derechista, pero sin llegar a derrocar a Reyes Villa ni a romper con la oligarquía, con la que está enfrentada por el tema de la Asamblea Constituyente.

Esta intención, sin embargo, fue desbordada por la movilización popular, exacerbada por la represión policial y los ataques de las bandas fascistas que operan con la cobertura y protección de la Policía. Los sectores radicalizados quieren, por el contrario, derrocar a Reyes Villa y, después, destruir el poder de la oligarquía.

La acción radicalizada de las masas fue, sin embargo, rechazada desde La Paz por el gobierno de Morales. El vicepresidente Álvaro García Linera dijo que para el Ejecutivo, Reyes Villa seguía siendo prefecto de Cochabamba e insistió que el Gobierno no irá contra el voto democrático. "Sigue siendo el Prefecto. Aunque esté en Santa Cruz, es Prefecto de Cochabamba y lo hemos invocado a que regrese a hacer su trabajo y hasta que el voto del pueblo no diga lo contrario, él es el Prefecto".

En el mismo tono, en Cochabamba, los dirigentes campesinos y cocaleros del MAS repitieron, la mañana de este miércoles, el mismo libreto de Palacio.

"Desconocemos a estos dirigentes (del Gobierno Prefectural Revolucionario) porque no han sido elegidos por la mayoría de las organizaciones sociales (…) Hay que ir por la vía legal, por el referéndum revocatorio de mandato (que próximamente sería considerado en el Congreso nacional)", dijo uno de los dirigentes de los cocaleros leales a Morales. Otros parlamentarios del MAS de Cochabamba también condenaron las acciones del Cabildo. Reyes Villa, de quien se dijo que se hallaba anoche en Cochabamba, procedente de Santa Cruz, también rechazó la constitución de la denominada Prefectura Popular.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4707 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter