Feministas y sexodivers@s se movilizarán a favor de la despenalización del aborto

Este viernes 28, Día Internacional por la Despenalización del Aborto en América Latina y El Caribe, grupos de activistas se desplazarán en corto y simbólico recorrido desde la Plaza Bolívar hacia la sede de la Asamblea Nacional, donde entregarán documentos petitorios de la legalización de la interrupción del embarazo. Aunque el aborto sigue siendo anatema dentro del debate sobre la Reforma Constitucional, las y los activistas insistirán en llamar la atención de las más altas autoridades del país sobre el grave problema de salud pública que representa la clandestinidad del aborto.

"Ni de la Iglesia, ni del Estado: mi cuerpo es mío"
"Personas libres, Estados laicos"
"Sexo cuando yo lo deseo, embarazo cuando yo lo decido"
"Yo también aborté, Yo decido"
"Por la vida de las mujeres, despenalización del aborto"
"Saquen los rosarios de nuestros ovarios"

Paredes, callejones, plazas, rostros, afiches, voces, múltiples y diversos gritos en todos los idiomas han lanzado estas consignas a lo largo y ancho del mundo desde la década del 60, cuando los movimientos feministas y libertarios las popularizaran rebelándose contra la hipocresía y doble moral de Gobiernos e instituciones milenarias que defienden "el orden natural de las cosas". Y tal cosa, no existe.

Es por ello que este viernes 28 de septiembre, el Grupo Ese junto con Movimiento de Mujeres Clara Zetkin, el Movimiento Manuelita Sáenz y los grupos sexodiversos, realizarán una movilización desde la Plaza Bolívar hacia el Palacio Federal Legislativo, donde formalmente se hará entrega a las diputadas y diputados integrantes de la Comisión de Reforma Constitucional, el documento "Yo también aborté, Yo decido", por la inclusión de la despenalización del aborto en la Reforma Constitucional que se debate actualmente.

La acción está enmarcada en la Campaña por la Despenalización del Aborto en América Latina y El Caribe que se consensuó en 1990 durante el V Encuentro de Feministas de la región, aunque es a partir de 1993 cuando se emprenden las acciones coordinadas por parte de los países signatarios. De toda América Latina y el Caribe, apenas en el Distrito Federal mexicano, Cuba y Guyana despenalizaron el aborto en todos los casos.

En Venezuela —de acuerdo a las cifras divulgadas por fuentes ligadas a las instituciones hospitalarias— murió semanalmente "una mujer por aborto inseguro en el año 2002 y esta práctica representa 31% de las muertes entre adolescentes de 15 a 19 años en el país".

Según cifras del Ministerio de Salud y Desarrollo Social (MSDS) del año 2003, cada semana murieron dos mujeres en Venezuela por prácticas abortivas en clínicas clandestinas. Y esta realidad se ha agudizado hacia su incremento, con el agravante de que el subregistro es enorme y las estadísticas y sistemas de información inexistentes no permiten diseñar y aplicar políticas públicas que reviertan la dramática situación actual: nuestro país exhibe el primer lugar de embarazo precoz en toda América Latina, de acuerdo al informe de la Organización de Naciones Unidas, "ya que existen 98 nacimientos por cada mil muchachas entre 15 y 19 años, siendo entre otras causas de esta situación, la falta de información en cuanto a las consecuencias de las relaciones sexuales sin protección".

Para la socióloga Jessie Blanco, docente de la Universidad Central de Venezuela y activista del Grupo Ese, esta campaña regional ha contribuido a la sensibilización sobre las graves consecuencias del aborto clandestino, pero el proceso ha sido lento e insuficiente para alcanzar los resultados que se esperan.

"En los últimos años hemos podido visibilizar y debatir sobre el aborto, identificar los obstáculos y también a los aliados de esta lucha, pero las consecuencias las siguen sufriendo las mujeres pobres que continúan criminalizadas y condenadas a morir por la ausencia de políticas públicas consistentes que eviten tantas muertes", señaló Blanco.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5725 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter