"Uno de los días más oscuros para los derechos de las mujeres"

Eliminación del derecho constitucional al aborto en EEUU causa consternación y condena por parte de activistas y líderes mundiales

Paren la guerra contra las mujeres, entre las exigencias de manifestantes pro-aborto frente a la Corte Suprema de EEUU, tras el veredicto que ilegaliza ese fundamental derecho para las mujeres.

Paren la guerra contra las mujeres, entre las exigencias de manifestantes pro-aborto frente a la Corte Suprema de EEUU, tras el veredicto que ilegaliza ese fundamental derecho para las mujeres.

Credito: AFP

Prohiban las bombas, no los cuerpos, entre las exigencias de manifestantes pro-aborto frente a la Corte Suprema de EEUU, tras el veredicto que ilegaliza ese fundamental derecho para las mujeres.

Prohiban las bombas, no los cuerpos, entre las exigencias de manifestantes pro-aborto frente a la Corte Suprema de EEUU, tras el veredicto que ilegaliza ese fundamental derecho para las mujeres.

Credito: Newsweek

Separación del Estado y la Iglesia, entre las exigencias de manifestantes pro-aborto frente a la Corte Suprema de EEUU, tras el veredicto que ilegaliza ese fundamental derecho para las mujeres.

Separación del Estado y la Iglesia, entre las exigencias de manifestantes pro-aborto frente a la Corte Suprema de EEUU, tras el veredicto que ilegaliza ese fundamental derecho para las mujeres.

Credito: Bloomberg

La decisión del viernes de la Corte Suprema de EE.UU. de anular el fallo de Roe versus Wade y, por lo tanto, revocar el derecho constitucional al aborto, ha provocado una condena generalizada fuera de los Estados Unidos.

Algunos líderes mundiales y defensores del derecho al aborto describieron el fallo como "horrible" y "espantoso".

"Uno de los días más oscuros para los derechos de las mujeres en mi vida", escribió la líder escocesa Nicola Sturgeon en Twitter minutos después de que se diera a conocer la decisión.

El fallo de la Corte Suprema da libertad a los estados individuales para prohibir el aborto.

La votación fue de 6 a 3 y deshizo casi 50 años de precedentes legales que garantizaban el derecho al procedimiento.

Para los líderes y activistas en lugares con leyes de aborto más liberales, el fallo del viernes provocó enojo y resignación sobre el futuro de los Estados Unidos, así como preocupación sobre cómo la decisión podría afectar el problema en sus propios países.

Durante las últimas décadas, más de 50 países han liberalizado sus leyes de aborto, según el Centro de Derechos Reproductivos, un grupo de defensa mundial que se opone a las restricciones al aborto. 

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que la noticia era "horrorosa" y dijo que no podía "imaginar el miedo y la ira" entre las mujeres que pierden el derecho al aborto. "Las mujeres deben poder decidir libremente sobre sus vidas", escribió el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en Twitter.

En una conferencia de prensa en la capital de Ruanda, Kigali, el primer ministro británico, Boris Johnson, condenó la decisión como "un gran paso atrás". El líder del gobierno conservador de derecha de Gran Bretaña agregó que siempre había creído en "el derecho de las mujeres a elegir y me adhiero a esa opinión".

En Francia, el presidente Emmanuel Macron escribió en Twitter que el aborto "es un derecho fundamental para todas las mujeres". "Hay que protegerlo", dijo.

"Estoy muy decepcionado porque los derechos de las mujeres deben protegerse", dijo a Reuters el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus. "Y hubiera esperado que Estados Unidos protegiera esos derechos".

La decisión recibió un apoyo destacado fuera del país, especialmente en Europa del Este y América Latina. En Europa, algunos miembros de la extrema derecha expresaron su apoyo a la medida.

Beatrix von Storch, miembro de alto rango del partido Alternativa para Alemania (AfD) de Alemania, tuiteó el viernes que la decisión fue "buena" y envió una señal de esperanza para la vida no nacida. "Irradiará a todo el Oeste", escribió von Storch.

El Vaticano emitió un comunicado en el que reconoció el "acalorado debate" sobre el tema y dijo que la decisión de Estados Unidos desafiaría a "todo el mundo". El jefe de la Iglesia católica, que se opone al aborto, llamó a "un debate no ideológico sobre el lugar que tiene la protección de la vida en una sociedad civil".

La medida de EE.UU. para restringir el derecho al aborto está fuera de sintonía con la tendencia general hacia la liberalización de las reglas del aborto. Argentina, Irlanda y México han retirado leyes estrictas sobre el aborto en los últimos años.

En Alemania, legisladores derogaron el viernes una ley de 1933 que restringía a los médicos anunciar servicios de aborto. Y la Corte Suprema de Justicia de México despenalizó el aborto en un fallo importante en septiembre pasado.

Venezuela sigue rezagada al respecto, pese a que el gobierno de Nicolás Maduro se auto-denomina "socialista" y pese a las numerosas protestas por parte de colectivos feministas del país a lo largo de los últimos años.

"Pocas veces he estado tan orgulloso de ser parte de la Corte Suprema de Justicia de México como lo estoy hoy", tuiteó el viernes el presidente del Tribunal Supremo, Arturo Zaldivar, en una clara alusión a la decisión de la corte estadounidense. "Todos los derechos para todas las personas. Hasta que la igualdad y la dignidad se conviertan en costumbre".

Se planearon protestas contra la decisión de los Estados Unidos en las capitales europeas, incluida Londres; Edinburgh, Escocia; y París. Algunos expertos en salud dijeron que estaban profundamente preocupados de que Estados Unidos estuviera liderando un pequeño grupo de naciones que se resistían a las leyes de aborto liberalizadas.

Una declaración firmada por más de 100 organizaciones mundiales de atención de la salud calificó la decisión de la Corte Suprema como un "golpe catastrófico para la vida de millones de mujeres, niñas y personas embarazadas" y dijo que Estados Unidos estaba "fuera de sintonía con el compromiso de la comunidad mundial de promover los derechos humanos".

Álvaro Bermejo, director general de la Federación Internacional de Planificación de la Familia, dijo en un comunicado que la decisión envalentonaría "otros movimientos antiaborto, antimujer y antigénero e impactaría otras libertades reproductivas".

"Sabemos con certeza que prohibir el aborto no significa menos abortos y que cuando se promulgan prohibiciones, las mujeres y las personas embarazadas mueren, como hemos visto en todo el mundo, más recientemente en Polonia", dijo Bermejo, refiriéndose al paso de Polonia a endurecer aún más sus ya estrictas leyes de aborto el año pasado.

Polonia es uno de los dos únicos países desarrollados que se ha movido para restringir aún más el derecho al aborto en el siglo XXI. El otro es Estados Unidos.

“En 2018, la gente de Irlanda habló alto y claro. Derogar una de las prohibiciones de aborto más estrictas del mundo. Dar a las mujeres irlandesas sus derechos. Miramos a Estados Unidos como un ejemplo de libertad”, escribió en Twitter Jennifer Cassidy, exdiplomática y académica irlandesa.
 
Con Roe v. Wade anulado, Estados Unidos se estaba volviendo irreconocible, agregó Cassidy.
 
Otras voces de todo el mundo coincidieron. “Un día de gran angustia para las mujeres, las niñas y todas las personas en los Estados Unidos”, escribió en Twitter Debora Diniz, profesora de la facultad de derecho de la Universidad de Brasilia.
 
Vickie Remoe, una escritora de Sierra Leona, agregó que estaba personalmente devastada por la decisión, que vio como “un ataque a las mujeres y punto”.
 
“También me preocupan las implicaciones globales de gran alcance que esto tendrá en el acceso a abortos seguros en todo el mundo”, escribió Remoe en un tuit, “pero especialmente en África”.
 
En EEUU, el propio ex-presidente Barack Obama condenó la medida, pese a que durante sus ocho años de gobierno, no tomó medidas para convertir el aborto en ley y evitar un fallo como le de hoy.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2723 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas