Salgamos de Chávez

El clamor de una minoría disociada, enloquecida por la descarga de la canalla mediática que se ha convertido en un verdadero problema de salud pública, es: Salgamos de Chávez.

A veces haciendo ejercicios de imaginación colocándonos en el pellejo de esos infelices, nos causan hilaridad ciertas situaciones que imaginamos ocurren en ese submundo de los disociados, pero otras nos provocan asco e indignación y sobre todo por la lenidad de nuestro estamento jurídico, que es demasiado permisivo.

Ciertamente el disociado es un ser enfermo, que necesita de ayuda profesional, porque ha perdido la razón por completo. Imaginemos por un instante la infidelidad en una pareja, si el disociado es el esposo, inmediatamente lo primero que dice es: el culpable de los cuernos que me puso mi mujer, es ese desgraciado, porque la convenció que para ser venezolana digna, tenía que incorporarse al Consejo Comunal a trabajar por su comunidad y fue allí donde encontró al maldito chavista que me la quitó. Si es la mujer, igualito será Chávez, porque es quien alborotó a las mujeres y las mandó a las calles, a luchar por una mundo mejor, a convencer a las mayorías de que el capitalismo es muerte y solo el socialismo es cultura de y para la vida, y allí fue donde su esposo cayó en las garras de una bolivariana, que hasta le hizo cambiar a Globovisión por VTV, a El Universal y a El Nacional por VEA y Correo del Orinoco y a ella una resteada con mujeres por la libertad, por una roja rojita.

Pero hay casos más patéticos yelmo encontramos hasta en docentes universitari@s, que son capaces de negar el fenómeno climatológico que nos afecta e insinuar que si no llueve es culpa de la revolución bolivariana y que la baja en los niveles de las presas generadoras de hidroelectricidad, es por negligencia y falta de planificación del gobierno revolucionario, o que en Venezuela vivimos la más cruenta guerra civil y que se trata de un ex país.

El colmo de todo esto es cuando un "periodista", es capaz de la manera más desvergonzada, escribir que la GN está atacando a "Las manitas blancas" con arañas de acero,una cosa de estas se sale de la lógica de cuidar el puesto y pasa lo patético, porque solamente una mente retorcida y humeante producto de los shocks sufridos es capaz de una reseña en ese sentido. Es como si dijeran que la GN ataca a manifestantes con rastrillos para barrer patios o que utiliza tractores agrícolas con ruedas de púas para perseguirlos.

La lógica te dice que es más fácil y más práctico el uso de gases y chorros de agua, como lo hacen en casi todo el mundo, exceptuando los países "civilizados del primer mundo" como España, Inglaterra y Estados Unidos donde utilizan los bastones eléctricos y las patadas con botas diseñadas para ese tipo de caricias,que únicamente rompen costillas y otras menudencias, pero nada de atrocidades con las que cometen los policías y los GN chavistas que ponen el pecho para parar las balas y las piedras y otras linduras que lanzan los pacíficos manifestantes fascistas que sueñan con provocar la ingobernabilidad en el país y con ello el desembarco de los "Marines"en los diversos puertos y aeropuertos de nuestro país que sería el clímax del sueño de la canalla apátrida, que cada día sueña con derrocar al mulato, que tuvo la osadía de profanar el castillo de Doña Jacinta.

Lo peligroso de todo esto es que en Venezuela la mayoría somos mulatos, aborígenes y pata en el suelo que estamos dispuestos morir de píe antes que vivir de rodillas. Los empresarios de la comunicación , Fedecámaras,cúpulas sindicaleras y demás desestabilizadores están jugando con candela.

El pueblo venezolano de 2010, no es el mismo benévolo de 2002.Ya tuvo bastante con los arteros y criminales ataques a su proyecto,de vida por parte del fascismo apátrida tarifado del imperio, que nuevamente insiste en repetir la receta de abril de 2002.

Quienes saben que no tienen ninguna oportunidad de alcanzar ni siquiera un diez por ciento de escaños en el parlamento están jugando a la salida violenta.

Nuevamente la Coordinadora Democrática, está vez bajo el parapeto de la Mesa de la Unidad, continúa obedeciendo a los mandos de la CIA.

Señores, nuestro consejo es que cojan pausa. Reconozcan que Venezuela cambió y que todos tenemos cabida en esta patria grande, que jamás volverá a ser colonia. Si quieren vivir en paz, bienvenidos a la discusión, a la batalla de las ideas. Si lo que quieren es repetir aventuras, como las del 2002, los aeropuertos están libres y la gusanera miamera, tiene los brazos abiertos a los traidores a la patria. Pero olviden eso de: "Salgamos de Chávez".


cd2620@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3009 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: