Sobre el hecho cultural

La cultura es un espacio en que se produce la lucha ideológica, política y social. Se transforma en arena de enfrentamiento entre Socialismo y capitalismo. Esta situación se percibe al producirse en su seno el hecho cultural, y surge la pregunta evaluadora que remite a sus resultados: ¿A quién o a qué sectores favorece el hecho cultural desarrollado en un momento dado? Su respuesta remite a la ubicación respectiva. Si es el pueblo, las comunidades en general sus beneficiarios, la concepción cultural, sus políticas, líneas y ejes transversales de trabajo son socialistas. Si beneficia a una élite, si exalta los valores y principios de la exclusión, el individualismo y la conciencia individual, el hecho cultural refuerza al capitalismo. En suma, todos vivimos en un contexto socio-cultural, en que la cultura es creación humana colectiva, influye en las concepciones y prácticas sociales de las personas. La cultura organiza la vida de las gentes. La personalidad es consecuencia cultural.

Justamente, organizadas por Fundecem, bajo las líneas del Proceso Revolucionario conducido por nuestro líder Hugo Chávez Frías, por el líder de Mérida Marcos Díaz Orellana y por el PSUV, se ha constituido una programación que vincula comunidades con el sector cultura. Una de ellas está referida a la defensa, preservación, divulgación y profundización del patrimonio cultural tangible e intangible del estado. Forma parte de los principios socialistas, de los espacios por los que se debe luchar, por ser expresión de identidad cultural, por permitir procesos de recuperación de nuestra memoria histórica. Lo cual constituye doctrina, teoría del hecho cultural socialista.

En tales consideraciones se han producido tres acontecimientos que marcan y anuncian el rumbo de nuestra gestión cultural. Aparte de la instalación de la Comisión Presidencial Bicentenaria, Capítulo de Mérida, el 27 de noviembre, los días 2 y 3 de los corrientes, se produjo la celebración de los 80 años de la Banda Sinfónica del Estado y la presentación del poemario de Triny Hernández de Somoza (Mamina), preciosa dama de 88 años de edad, bajo el título “Mi casita de muñecas”.

La celebración de los 80 años de la Banda se efectuó en predios de la plaza Bolívar y la antesala de la Gobernación del Estado. Del grupo de melodías interpretadas destacó “Preciosa Merideña”, de Pedro José Castellanos. Asombra el llamado, el gran poder de convocatoria que tiene nuestra música. El río humano desbordó las instalaciones de la Gobernación que se hizo insuficiente para tanto público. Escuchando la Banda nos trasladábamos al 2 de diciembre del año 1929, e imaginamos al maestro Gil Antonio Gil, autor de la música del Himno estadal, dirigiendo los inicios de la agrupación. La Banda hoy es un espacio que agrupa talentos de mucha juventud dirigidos por el Maestro Benjamín Marchán, para ejemplo, deleite y camino vocacional en las comunidades merideñas.

En la presentación del poemario sorprendió el vigor, la vitalidad de Mamina. Con 88 años leyó sus poemas recién creados con fuerza y pasión de visionaria, con la energía de la nostalgia y las tristezas anhelantes del pasado. Uno de ellos dedicado al amor de sus padres: “Mis arquitectos: Mis Padres.” Su primera estrofa: “Mis arquitectos me construyeron en besos de amor/enloquecedor amor quedóse la semilla/empezó a germinar sin ese fragor/cuna maternal finura natural y sencilla.” Vaya tremenda fuerza de vida, de agradecimiento a los padres, de amor y nostalgia profunda derramada en torrentes luminosos poéticos. Mamina asombra por su quehacer poético a los 88 años. La Banda nos enorgullece con la persistencia y superación constante de su arte, por brindarse a las comunidades, por superar lo elitesco. Todos son pueblo. Todos son cultura. Todos ejemplifican la superación humana socialista.

jucecar24@hotmail.com
Fundecem


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5916 veces.



Julio Carrillo


Visite el perfil de Julio César Carrillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Carrillo

Julio César Carrillo

Más artículos de este autor