Campaña de la regaladera

La constante donación de Venezuela, de cuanta cosa requieran nuestros países hermanos, es algo digno de admirar en este Gobierno, pero todo tiene un límite y una forma de anunciarla.

Es bueno el cilantro pero no tanto.

Al Presidente se le olvida que el pueblo venezolano tiene aún carencias de todo tipo y ve con cierto resquemor cuando se “regala” algo a otros países, sin haber satisfecho primero nuestras necesidades, amén que están acostumbrados a otro sistema político (capitalismo), el socialismo se logra solo con un cambio cultural, no con discursos.

Es imposible hacerles entender que es bueno regalar o donar plantas eléctricas a Bolivia cuando aquí por ejemplo en Nueva Esparta, vivimos de apagón en apagón. O donar plantas de tratamiento de agua, cuando se nos raciona el agua que necesitamos.

Los oposicionistas dirigidos por los medios, en especial Globoterror, se afincan para criticar al gobierno por “esta regaladera”, sabiendo que el ser humano es por naturaleza cromosómica egoísta. Primero lo mío, luego lo de los demás. Cosa que hasta cierto punto es psicológicamente cierto. Yo no puedo dar felicidad, si yo no soy feliz, no puedo dar salud, si yo no estoy saludable, no puedo dar dinero a otros si yo no tengo.

Esto, manejado hábilmente por los apátridas y los laboratorios mediáticos surte un efecto desbastador en la población.

Como médico he visto el cambio en los venezolanos cuando me preguntan ¿porqué si hay plata para los demás y a mi me deben los cestatickets o tal cláusula del contrato colectivo?. ¿Porqué no hay dinero para construir una carretera y sí se construyen en otros países?. ¿Porqué no satisfacemos la necesidad de viviendas en Venezuela y se construyen allende las fronteras?.

El socialismo debe entrar por casa y el concepto primordial es claro:

El socialismo no es otra cosa que poner el interés colectivo prioritariamente por encima del interés individual. Y cuando hablamos del colectivo, hablamos del pueblo venezolano.

Yo sin ser un “analista” como ahora abundan en los medios de comunicación (no se donde se estudia para graduarse de analista), predigo que si no se cambia la política comunicacional, si no se aclara que es lo que estamos haciendo y se quita la idea de que “regalamos” lo que a Venezuela le hace falta, la derrota es inminente y será causada por Globoterror y los diarios fascistas en poder de los oligarcas.

Ya tenemos experiencia con las propagandas destinadas a defender la propiedad privada, que tanto daño nos hicieron en el referéndum de la reforma.

Ojo pelao Presidente. OIGA A SUS AMIGOS y sobre todo a los que más que amigos de Ud. (nunca lo he visto en persona), somos socialistas por calidad humana, no por ideología adquirida en sus constantes alocuciones.


maos42cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1680 veces.



Miguel Antonio Osío Sandoval


Visite el perfil de Miguel Antonio Osío Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: