No afloje doctora, apriete que atrás espantan

Al menos hasta ahora la doctora Luisa Ortega Díaz, no ha sido sometida al ostracismo mediático gracias a que es blanco de todos los ataques arteros y cobardes, por parte de los representantes del delito y la impunidad que abogan por la intimidación de esta digna representante del Ministerio Público, para ver si encuentran algún punto vulnerable que la obligue a recular en su posición, firme, ética y profesional.

Cada vez que la vemos en pantalla con su gallardía, y aplomo, su indeclinable posición de lavar la cara de la justicia y hacer de su cumplimiento y respeto a la Ley, un templo, nos sentimos más orgullosos de ser venezolanos y sobre todo hijos de una venezolana rebelde, cuya estirpe no puede estar mejor representada que en Luisa Ortega Díaz,una digna heredera de María León, otra criolla que cada día nos da lecciones con su juventud acumulada, sus ganas y deseos de hacer bien las cosas. Damas como estas

con ese corazón ancho, inmenso y generosos como la sabana misma, son los pilares de la revolución, porque como decía El Ché , en una carta a su madre, desde la cárcel el 15 de julio de 1956: “Para las grandes obras se necesita pasión y para hacer la revolución se necesita pasión y audacias en grandes dosis, cosas que tenemos como conjunto humano” y pudiéramos decir, que a las venezolanas y venezolanos,nos inundan esas condiciones.

No importa camarada que cada día se presenten en las pantallas energúmenos a solicitarle que renuncie, no importa que la tilden de arbitraria, no importa que le endilguen todos los epítetos, que la desesperación y la disociación lleva a la mente de estos infelices que mas temprano que tarde tendrán que recurrir a los servicios de los psiquiatras.

Frente a esas destempladas posiciones usted tiene un pueblo que la ama, que la cuida, que le da cada día más fuerzas para continuar saldando esa deuda social, que por más de 500 años había acumulado la patria, con sus hijos, como era la ausencia de la justicia y el desborde de la impunidad, que alcanzó la máxima cresta con aquella infausta sentencia del TSJ sobre los actos terroristas que el fascismo puso en boga los días 11,12 y 13 de abril de 2002, con el  “Vació de poder y el grupo de oficiales de la FAN, preñados de buenas intenciones”. Eran tan buenas sus intenciones, que mientras ruleteaban al Comandante Chávez, discutían sobre la manera más expedita de sacarlo de este mundo y sus fuerzas de choque en la calle masacraban al pueblo desarmado.

Para este sábado la oposición nuevamente planifica acciones de violencia, con la supuesta marcha pacífica para solicitar la libertad de los “presos políticos” (¿...?).¿Acaso los facinerosos pagados por la Alcaldía Mayor para agredir a los funcionarios de la Policía Metropolitana y destruir bienes de la nación son políticos? Bueno, la verdad, que reflexionando un poco tienen razón, porque para la oposición y la cúpula de la Iglesia Católica, los ciudadanos sometidos a juicios por delitos comunes son “presos políticos”,tales son los casos del periodista Gustavo Azocar, con una acusación privada, por presunta estafa en contra de una emisora y de la Lotería del Táchira. El sujeto apodado “El Maraco”, capturado infraganti en una manifestación de “Manitas blancas”, con un camión ful de bombas molotov y sacos de piedra, con la intención de atacar a la PM y crear caos en la capital de la República Bolivariana de Venezuela, los comisarios expulsados de la PM y condenados por delitos contra los derechos humanos,cometidos durante la tragedia del 11,12 y 13 de abril de 2002,son presos políticos. Nixon Moreno, acusado por la justicia venezolana por presuntos actos de homicidio frustrado en contra de un agente de la policía de Mérida, que está paraplégico por el disparo recibido y tentativa de  violación en contra de una funcionaria de ese mismo cuerpo policial, la cual escapó a un empalamiento,gracias a la presencia de refuerzos policiales, en el sitio de los hechos, que evitó que los aberrados cumplieran la sentencia que habían dictado contra esta madre de familia, ahora Licenciada en Educación y a la cual pretendían penetrar con palos que estaban buscando, mientras la mantenían desnuda en una casa abandonada y bajo la amenaza de pistolas y escopetas. Manuel Rosales, ex gobernador del Zulia y ex alcalde de Maracaibo,  asilado en Perú, donde se refugió para no responder ante la justicia venezolana por presuntos hechos de enriquecimiento ilícito y actividades mafiosas. Eduardo Lapi, ex gobernador de Yaracuy, fugado de la cárcel de esa misma entidad federal, donde purgaba pena por presuntos delitos de corrupción durante su gestión oficial, y ahora, Didalco Bolívar, acusado de la presunta apropiación indebida de bienes del Estado valorados en sumas multimillonarias y Oscar Pérez, buscado por presuntos delitos de instigar  violencia contra la PM y bienes del Estado, son perseguidos políticos de este rrreeegimen autoritario, que está reprimiendo a los venezolanos. Donde no hay libertad de prensa ni expresión, pero ellos se dan el lujo a través de los medios de comunicación masiva, hasta de nombrarle la madre al Presidente Hugo Chávez, llamarle, tirano, hampón y delincuente, sin que nadie les castigue. Menos mal que estamos en una dictadura.

Ahora mismo estos “perseguidos políticos” están ejerciendo funciones de peones o agentes del narcogobierno de Colombia y del  imperio, trabajando en función de la marcha internacional, que en contra de Chávez y Correa, aúpa el narco número 82, según los expedientes desclasificados de la CIA, que le tenía su ficha, cuando Uribe era Senador por el narcotráfico en Colombia.

Frente a esta treta de la oposición golpista y del fascismo internacional,apliquemos las enseñanzas del Che, movilidad constante, vigilancia constante y desconfianza constante. Este viernes 4 de septiembre la movilización debe ser efectiva, todos a la Plaza Bolívar en cada una de las ciudades venezolanas, vamos a movilizarnos por la Paz y contra la agresión del narcoparamilitarismo colombiano y del imperio norteamericano.

Vamos a demostrar que somos un pueblo en revolución, que cada día fraguamos más nuestra consciencia de clase que nos ha de conducir del mundo de la necesidad de manera definitiva al mundo de la revolución socialista bolivariana.

Vamos como un solo hombre a decirle al Continente americano, todos rodilla en tierra, al grito de: Alerta...Alerta ...Alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina. Vamos a decirle a nuestro Comandante...ordene, que es tiempo de avanzada. Y a Nuestra valiente Fiscal: No afloje doctora, apriete que atrás espantan. 

Periodista * 

CNP 2414 cd2620@gmail.com  cadiz2021@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1973 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: