Paramilitares y algo más

En lo particular no podía imaginarme otra reacción de los medios de
comunicación, que la que han asumido frente a la captura hecha por el
gobierno de un centenar de mercenarios colombianos dentro de nuestro
territorio.

Si a Cisneros y su corte no le pareció noticia el hecho de que las tropas
estadounidenses violaran los derechos humanos en Iraq, pero le pareció
perfectamente creible que Chávez en persona ordenara el asesinato de los
soldados de Fuerte Mara; había que suponer que la captura de paramilitares
cerca de Caracas sería presentada como un show publicitario del gobierno;
no en balde ellos forman parte del plan.

Ahora, lo que si resulta asombroso es que ante la cruda realidad de una
oposición enloquecida y dispuesta a llevar el país por el mismo camino de
Colombia en su afán de retomar el poder; se encuentre un grupo de
venezolanos envenenados en su espíritu que justifiquen el hecho.

Cien personas dispuestas a enfrentar cargos por terrorismo, tenencia
ilícita de armas, permanencia ilegal en el país y asesinato; sólo para
permitir que el gobierno monte un show, es algo que bien puede caber en la
cabeza de Martha Colomina; pero es difícil entender que quepa en la de un
ciudadano común, cuyos hijos podrían vivir la triste experiencia que han
vivido las tres últimas generaciones de colombianos.

En Venezuela a pesar de que tenemos algunos problemas importados del
vecino país, nunca hemos vivido con la angustia de saber que en nuestro
territorio hay un ejercito de mercenarios dispuesto a asesinar a quien sea,
por unos miserables dólares y a sumir el país en una guerra de
consecuencias impredecible. Pero ahora, gracias a esos "defensores de la
democracia" liderados por los dueños de medios de comunicación y
respaldados por el gobierno norteamericano, este mal que ya padeció
Nicaragua, Colombia y más recientemente Haití, está ante nuestros ojos como
un hecho terriblemente probable.

A esos miserables no les bastó con la ruina económica y moral de nuestro
país; ni con la imensa cantidad de dinero de la que se apropiaron. Ahora
intentan retomar el poder por cualquier via, sim importarle para nada el
dolor y la sangre que ello cueste.

Cuarenta años teníamos que no sabíamos de dictadura y ellos nos impusieron
a Carmona; nunca nuestra empresa petrolera había interrumpido su producción
y mucho menos había sido saboteada, y ellos lo hicieron. Desde la época del
general Gómez nuestros puertos no eran bloquedaos, y ellos repitieron la
experiencia. Nunca supimos de políticos que ordenaran el asesinato de su
propia gente para culpar al gobierno, y con ellos aprendimos que era
factible.... ahora esto.

Produce rabia el saber lo que está pasando, porque lo advertimos.
Advertimos de esta posibilidad, desde el mismo primer día del llamado
reafirmazo. Advertimos que no iban a recoger las firmas y que "buscarían"
algunos muertos para embochinchar el país. Advertimos sobre el uso de
paramilitares uniformados para asesinar opositores, culpar al gobierno y
pedir una intervencion internacional.

Ahora bien, tengo que reconocer que lo que nunca imaginamos, fue ver gente
(afortunadamente una minoría) que por el simple hecho de ser escuálidos
respaldaran esta práctica o aceptaran la criminal tesis de un sainete.

Creo en la diversidad del pensamiento, creo en la conforntación de las
ideas, creo en la lucha por ganar espacios dentro del corazón del puebo;
pero que no venga ningun hijo de puta a decirme que tengo que creer en el
derecho que tiene la oposición a recurrir a mercenarios para intentar
retomar el poder.

Tengan ustedes, amigos lectores, la seguridad de que sus planes no tendrán
éxito. Ellos no volverán porque el pueblo está consciente de la gran
diferencia que existe entre ellos y nosotros. Ellos guiados por el odio y
la ambición de poder se dedican a planificar golpes de estado, guarimbas,
asesinatos y a la contratación de paramilitares. Mientras tanto, nosotros
guiados por el amor al pueblo dedicamos nuestro mayor esfuerzo a salvar
PDVSA, a llevar salud y educación al pueblo, a fortalacer Mercal y la
Universidad Bolivariana.

Muy lejos de mi patria me encuentro al escribir estas notas, pero a quienes
tengo la oportunidad de acceder les hago llegar mi más profunda convicción
de que NO PASARÁN.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 3072 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas