La inesperada y extraña visita de Mauricio Funes

En verdad, esta inesperada y extraña visita de Mauricio Funes, nos reconforta y devuelve la alegría, en lo que respecta a nuestras futuras relaciones con el presidente recién electo, Fmln y pueblo salvadoreño.

El diario “Últimas Noticias”, en la edición del día miércoles 20, próximo pasado, al registrar lo relativo a la visita del salvadoreño a Miraflores, mencionó que “El encuentro se realizó después que se cancelase a última hora la cita prevista entre ambos mandatarios para el pasado 19 de abril, en el marco de la Cumbre de las Américas, que se celebró en Trinidad y Tobago”. Resaltaremos que lo de “última hora”, como lo hemos hecho, el diario caraqueño también lo encerró entre comillas, como una forma de llamar la atención.

Como es del conocimiento público, nacional e internacionalmente, Funes tomará posesión del cargo de presidente, el 1º de junio venidero. A ese acontecimiento, están conocidamente invitados muchos personajes y sobre todo presidentes. Es más, según lo que hemos sabido por los medios, todos los invitados conocidos y publicitados, desde días atrás habían asegurado su asistencia.

Pero en el caso de Cuba, según leímos, su presidente, Raúl Castro Ruz, no asistiría y no estamos claros acerca de las razones específicas que determinarían esa ausencia.

Del mismo modo, es un hecho conocido que el presidente Chávez y quienes pueden hacerlo, hasta el martes, por no incluir apresuradamente el miércoles, el mismo día de la visita de Funes, no habían informado que estaría acompañando a éste en su ascenso al máximo cargo en el gobierno salvadoreño.

El día 18, dos días antes de la visita de Funes, una noticia procedente del país centroamericano y publicada en Aporrea. Org, dijo “No se ha indicado que Chávez asistirá a la posesión de Funes, pero ni la delegación diplomática venezolana ni fuentes de la presidencia salvadoreña, han informado hasta el momento sobre la visita del mandatario”.

Es más, en días anteriores, la prensa internacional había informado lo mismo con respecto al presidente de Cuba y Venezuela.

De repente, ese día 18, ahora mismo, se anuncia la visita de Funes a Chávez, faltando pocos días para que aquel asuma la presidencia y el 19, veinticuatro horas después, el avión que le transporta, aterriza en Maiquetía y con su comitiva de lujo, se presenta a las puertas de Miraflores. Le acompañaron su esposa Vanda Pignato, el vicepresidente – ojo cosa poco común por razones de seguridad – Salvador Sánchez y el Coordinador General del Fmln, Medardo González, además de otros personajes importantes. Como se dice en el lenguaje del béisbol, se vino casi con “el trabuco” completo.

Quizás esa incertidumbre y luego la visita como apresurada o improvisada, de Funes a Caracas, se deba a las poco diplomáticas y amistosas declaraciones que había venido ofreciendo a la prensa internacional, en las que envolvía a los gobiernos de Venezuela y Cuba.

Sin llegar todavía al máximo cargo para el cual lo eligieron como candidato del Fmln, parecía como particularmente interesado en desmarcarse de Venezuela y el presidente Chávez. Por eso, para el 30 de marzo, insertamos en Aporrea un artículo titulado “Las extrañas Aclaratorias de Funes”, en el cual nos preguntamos por qué trataba de poner barreras y distancias entre el gobierno de Venezuela y Cuba y el suyo. Asegurando que “las relaciones del Fmln con Cuba y Venezuela no condicionarían ni determinarían las de mi gobierno con los de esos países”.

Visto así, toda parecería normal. Pero si lo va repitiendo por allí como una cantaleta, despierta en uno dudas y hasta hiere la sensibilidad. Sobre todo, cuando después de decir aquello, agregaba que “Luiz Inacio Lula da Silva da Silva es y será un referente para su administración”. Y más, si se dice eso, justamente en un momento que la derecha y el pentágono, intentan fomentar diferencias entre los líderes progresistas de América Latina.

Pero llegó a más, en las mismas declaraciones que se puso lejos de Chávez, al hablar de Obama, dijo que había confirmado “el nuevo interés y visión” que éste “tendrá sobre América Latina”. Y consideró que aquel diálogo entre él y Obama era “una expresión de confianza y esperanza”.

En concreto, resultó muy obvio que Funes quería poner la mayor distancia posible entre su gobierno y los de Cuba y Venezuela. Y además, parecía contribuir, quizás sin proponérselo, pero con excesivo instinto de conservación, con la derecha y el Pentágono, para aislar a los de esos dos países caribeños

Todas esas cosas juntas, parecieron enturbiar las relaciones a distintos niveles. Hasta gente del Fmln, se vio obligada a dar declaraciones intentando acomodar las cosas, pues en fin de cuentas, este movimiento es el soporte fundamental de Funes, por ahora.

Estando las cosas tan enredadas que hacían pensar que Chávez no asistiría a El Salvador, de pronto se presenta Funes en Caracas. Después de hablar con Chávez de distintos asuntos que creemos prudente no mencionar, declara que “Nos hemos encontrado con un gobierno y un presidente solidario”. Como si hubiese descubierto el agua tibia o la colilla de cigarro, según una conocida guaracha. Y agregó “El presidente Chávez ha sido muy respetuoso en el sentido de decirnos que las posibilidades de cooperación y de apoyo que pueda dar el gobierno venezolano van a depender de nuestras necesidades…”

¿Qué le queda todavía a Funes cuando dice que nuestro presidente fue “muy respetuoso”? ¿Será qué en verdad cree o creía que el barinés le pediría algo a cambio? Recordemos que antes había declarado que sus relaciones con Venezuela no serían sinónimos “alineamiento y subordinación”.

Funes puede estar absolutamente seguro que esa percepción que le embargó al reunirse con Chávez es la verdadera y que de éste si puede, sin temor a equivocarse tener una “expresión de confianza y esperanza”. Porque, por encima de todo, como le dijo Chávez, “Aquí nos une la conciencia del Libertador y de Farabundo Martí, por la integración necesaria y una gran responsabilidad por nuestros pueblos”.

Ayer, jueves 20 de mayo, el presidente venezolano anunció que el 1º de junio, irá a acompañar al pueblo salvadoreño, Fmln y a Funes. Esperamos que las aguas hayan retornado a su nivel y, como dicen en mi pueblo, “no se cometan desarreglos”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1914 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a78391.htmlCd0NV CAC = Y co = US